El poder femenino en el reciclaje: historias inspiradoras de mujeres recuperadoras ambientales

Prepárate para una charla TEDx que te dejará sin aliento. Descubre cómo una mujer apasionada cambia vidas y mejora el medio ambiente en Bogotá. ¡No te lo puedes perder!

Imagina por un momento qué sucedería si durante 20 días nos sacamos los residuos de nuestra casa y los depositamos en diferentes bolsas según su tipo. ¿Es posible que aún en pleno siglo XXI sigamos depositando todos los materiales que producimos en una sola bolsa negra? En Bogotá, diariamente se producen 6500 toneladas de residuos, de las cuales gracias a los recicladores se recuperan 1300 toneladas. Esto equivale a un edificio de 17 pisos. Según el último censo, existen 22,500 recicladores en Bogotá, de los cuales 13,000 son mujeres.

Un día saliendo de mi casa vi a una mujer reciclando con sus dos hijos. Me impactó ver cómo esta mujer detalladamente observaba la basura y realizaba la separación correspondiente antes de llevarla consigo en un zorrillo (un vehículo de tracción humana). Fue entonces cuando nació en mí la necesidad y el poder para hacer algo por ellas.

Descubriendo más allá del reciclaje

Como ingeniera industrial decidí ponerme las botas y adentrarme en este mundo para descubrir qué había más allá del simple acto de reciclar. Llegué a una bodega específica en Fontibón, Bogotá, donde encontré a un grupo de mujeres trabajando como hormiguitas.

Estas mujeres tenían la capacidad para separar meticulosamente los materiales que recuperaban en las calles: cartón con cartón, vidrio con vidrio, plástico con PET. Noté la sensibilidad y el amor que ponían en esta actividad. Descubrí que lo hacían así porque deseaban recibir el dinero para vivir, pagar sus arriendos, alimentar a sus hijos y pagarles sus estudios.

Leer también:  Descubre el poder transformador de las conversaciones

En medio de la bodega conocí a Patricia, una mujer con una energía poderosa y un deseo innato de hacer oír su voz. Juntas nos dirigimos a una comisión ambiental local donde Patricia tuvo la oportunidad de hablar por primera vez frente a un escenario. Desde entonces, ha logrado empoderarse y convertirse en líder del proyecto.

Más allá de las manos cansadas

Descubrí que estas mujeres no solo reciclan, sino que también tienen habilidades artísticas impresionantes. Son capaces de crear bolsos, billeteras y ositos hechos con bolsas plásticas. Cada pieza contiene un valor emocional enorme para ellas.

Estas mujeres están ahí no porque quisieron ser las mejores recicladoras del mundo, sino porque la vida las llevó por diferentes situaciones hasta ese punto. Tienen sueños más grandes que este escenario y mil historias por contar.

Acompañándolas en su lucha

Nuestra tarea es apoyarlas, trabajar junto a ellas para sacar adelante su labor dignificada como recicladoras. Estamos presentes desde el principio: en campo, en sus fuentes fijas y en sus rutas selectivas; defendiéndolas de aquellos que quieren maltratarlas.

No debemos tener miedo al acercarnos a una mujer recicladora. No luchemos ni maltratemos, al contrario, brindémosles respeto y cariño. No se imaginan el tesoro que podemos recibir de ellas si les ofrecemos una sonrisa.

La separación de residuos en casa es la pauta más importante que necesitan estas mujeres. Si nos ocupamos de hacerlo correctamente, estaremos ayudando a que no tengan que meter la mano en las bolsas y evitando que se lastimen. Además, enseñaremos a nuestros hijos a valorar su trabajo y a inspirarse en ellas como guerreras valientes.

Leer también:  Descubre cómo las mujeres científicas lideran hacia un futuro sostenible

El poder del agradecimiento

No olvidemos darles las gracias por su labor. Para ellas, escuchar un “gracias” es algo poco común pero muy significativo. No solo debemos entregarles el material separado, sino también pensar en cómo podemos ayudarlas aún más.

Podemos regalarles ropa lavada y planchada al final del año, ya que para ellas tiene un valor enorme. También podemos pensar en formas creativas de reutilizar nuestros utensilios orgánicos para que ellas puedan transformarlos en objetos útiles.

Acompañar a estas mujeres recicladoras es nuestra tarea como sociedad. Debemos brindarles respeto, cariño y apoyo incondicional. Reconozcamos su labor y comprometámonos a separar correctamente los residuos en casa. Cada uno de nosotros puede marcar la diferencia y contribuir al bienestar de estas valientes mujeres.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.