El poder transformador de la música en la educación

¿Sabías que la música transforma la educación? Acabo de ver una charla TED apasionante sobre esto y tengo tantas cosas emocionantes para contarte. Descubre por qué su autora defiende que debería ser central en el sistema educativo. Sigue leyendo!

Hola, ¿alguna vez te has detenido a pensar en cómo la música influye en nuestras vidas? Si eres como yo, seguro que tienes recuerdos de tu infancia asociados a canciones de dibujos animados o momentos especiales con amigos y seres queridos. La música tiene el poder de transportarnos a esos momentos y revivir las emociones que experimentamos en ese entonces.

En una charla Tedx que he visto recientemente, la autora Ruth Ramallo Roque nos habla sobre cómo cada uno de nosotros tiene una banda sonora personal y cómo la música también forma parte importante de cada cultura. Ella menciona que los antiguos griegos estaban muy interesados en estudiar cómo la música influía en las personas y podía cambiar nuestros estados de ánimo.

Aprendiendo a través de los sonidos

Desde que nacemos, estamos preparados para aprender a través de la música. Los sonidos son fundamentales para nuestro desarrollo del lenguaje. Cuando somos bebés, utilizamos modulaciones exageradas en nuestra voz al comunicarnos con otros, lo cual ayuda a crear el lenguaje. Incluso somos capaces de reconocer la voz de alguien cuando estamos en una habitación sin verlo.

La investigación ha demostrado que la música puede favorecer la educación. Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Cambridge publicaron un estudio sobre la relación entre nuestra capacidad para percibir estructuras rítmicas musicales y nuestra habilidad para leer palabras con sílabas fuertes y débiles correctamente. El estudio sugiere que recibir estimulación musical o formación musical puede mejorar esta habilidad.

Leer también:  Explorando la música y la identidad: el poderoso impacto de Simja Dujov

La música en la educación

Maria Victoria Casa, licenciada en música, ha llevado a cabo una revisión de diferentes estudios que demuestran cómo el aprendizaje de disciplinas artísticas como la música durante la infancia puede favorecer el rendimiento académico en áreas como las matemáticas y la lengua. También mejora otras habilidades importantes, como la expresión, abstracción, concentración y percepción.

Por todos estos beneficios, es importante considerar a la música como parte integral del sistema educativo. Sin embargo, lamentablemente no siempre se le da el valor que merece.

El poder de elegir

Ruth Ramallo Roque plantea una situación interesante: ¿qué pasaría si un niño de entre 10 y 14 años contara que su profesora ha puesto como lectura obligatoria los libros de “50 sombras de Grey”? Seguramente muchos padres estarían en desacuerdo con esta elección pedagógica. Sin embargo, cuando se trata de canciones con letras inapropiadas para niños pequeños, parecemos ser más permisivos.

Tenemos que aprender a elegir bien cuando se trata del uso adecuado de la música. Al igual que los libros y películas tienen clasificaciones por edades recomendadas para proteger a los niños y ayudar a los padres a tomar decisiones informadas, también deberíamos considerar esto al seleccionar qué música escuchan nuestros hijos.

El poder desconocido de la música

La autora menciona algo muy interesante: nos dejamos llevar por canciones pegajosas sin prestar atención a las letras y a quién las escucha. En los últimos años, hemos comenzado a criticar las letras machistas del reggaetón, pero muchas veces pasamos por alto la sensualidad y el erotismo que transmiten algunas canciones.

La música tiene un poder maravilloso y desconocido. Nos acompaña en todos los aspectos de nuestra vida, influye en nuestros estados de ánimo y crea una banda sonora de nuestras experiencias. Es hora de llevar este poder a nuestras aulas, como ya lo están haciendo muchos profesores comprometidos con la educación musical.

Leer también:  Descubre la magia de las historias narradas

La música tiene un impacto profundo en nuestras vidas. Desde nuestro desarrollo del lenguaje hasta nuestro rendimiento académico, la música puede influir positivamente en nuestra educación y desarrollo personal. Sin embargo, es importante elegir sabiamente qué tipo de música consumimos y cuáles dejamos que lleguen a nuestros hijos.

La autora nos invita a tomar conciencia sobre el poder de la música y su potencial transformador. Debemos valorar la educación musical como parte integral del sistema educativo e impulsar su inclusión para beneficiar a las futuras generaciones.

No dejemos que la música sea una ciudad sin ley, aprendamos a elegir bien para aprovechar al máximo todo lo que esta arte puede ofrecernos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.