El poder transformador de las palabras: Descubre cómo un discurso puede cambiar el mundo

¿Sabías que un discurso puede cambiar el mundo? Descubre cómo las palabras pueden transformar nuestra realidad en la charla TEDx de René Cardona, y prepárate para ser inspirado. ¡No te lo puedes perder!

Hoy quiero compartir contigo una charla inspiradora que he tenido la oportunidad de ver en un video de Tedx. El autor de esta charla se llama René Cardona y ha clausurado una serie de conferencias hablando sobre un tema tan complejo como el discurso de la vida.

El origen del discurso

Cardona comienza su discurso hablando sobre el lugar donde todo comienza, Lagos de Moreno, Jalisco, México. En el año 1995, un año lleno de creatividad e innovación, nace un discurso que tardaría diez años en entender su verdadero potencial. Este discurso vio la luz en el Día de la Tierra y desde entonces se convirtió en un mensaje capaz de cambiar y transformar al mundo.

La definición del discurso

Para comprender mejor qué es un discurso, Cardona recurre a la cuarta acepción dada por la Real Academia Española: “una serie de palabras empleadas para manifestar emociones, pensamientos y sensaciones”. Así es como él ve a la vida misma: como un discurso. Y cita a Octavio Paz para respaldar esta afirmación: “todos estamos hechos de palabras y somos un discurso andante”.

La conexión entre el discurso y la vida

Pero ¿cuál es el vínculo entre el discurso y la vida? Según Cardona, ambos tienen similitudes sorprendentes. Ambos tienen un origen, deben desarrollarse y fortalecerse; ambos pueden reproducirse pero también extinguirse. Es aquí donde nos hace reflexionar sobre si estamos dispuestos a cerrar el discurso de nuestra vida esta noche o si aún tenemos algo más que decir.

Leer también:  Cambiando el Mundo: Claves para Líderes Estudiantiles

El poder de las palabras

Cardona nos recuerda que nuestras palabras tienen un poder inmenso. Pueden crear o destruir, pueden ser dulces o venenosas. Son como una flecha que impacta en los pensamientos y corazones de las personas. Y lo más importante, nuestras palabras son una única oportunidad para sembrar esperanza, cambio y paz.

El tiempo del discurso de vida

Pero también es crucial entender que el tiempo del discurso de vida es limitado. Cardona nos invita a comprender la fugacidad del tiempo y a aprovechar cada momento para vivir, amar, perdonar y dejar vivir. No importa cuál sea nuestro campo de interés, cada uno de nuestros discursos es genial por el simple hecho de existir.

La historia del colibrí

Para ilustrar su punto, Cardona comparte una historia sobre un incendio en la jungla donde solo quedan un león y un pequeño colibrí. Mientras todos huyen, el colibrí decide ir al río a tomar gotas de agua para apagar el fuego. A pesar de las burlas y críticas de los demás animales, el colibrí sigue haciendo lo que considera correcto.

Nuestro propio discurso

Luego nos plantea una pregunta: ¿cuál será nuestro propio discurso? En un mundo con más de siete mil millones de discursos diferentes, cada uno tiene la oportunidad única e irrepetible de llevar su discurso de vida hacia donde desee. No importa si hemos cometido errores o queremos cambiar, el momento para hacerlo es hoy.

En conclusión, esta charla nos invita a reflexionar sobre la importancia de nuestro propio discurso de vida. Nuestras palabras tienen un poder inmenso y cada uno tiene la oportunidad de ser el mejor discurso de su vida. Aprovechemos cada momento para vivir plenamente, amar, perdonar y dejar vivir. No esperemos al mañana, ya que no tenemos la certeza de anochecer. Seamos nosotros mismos el cambio que queremos ver en el mundo.

Leer también:  Explorando el proceso del duelo: una perspectiva única

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.