El último hablante de la lengua Chaná: el increíble descubrimiento revelado

¿Buscas inspiración? Te contaré sobre una charla TED que acabo de ver. Descubrirás cómo Blas Jaime, un jubilado de Argentina, ha revivido la lengua Chaná, extinta hace más de 200 años. ¡Una historia fascinante que te dejará impresionado!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una charla Tedx que me dejó realmente impactado. Se trata de una conferencia presentada por Blas Wilfredo Omar Jaime, quien nos habló sobre la cultura china y su valor en el respeto a la naturaleza y a los demás seres vivos.

Un pueblo generoso y agradecido

Blas comienza su charla explicando que el pueblo chino es conocido por ser extremadamente generoso y agradecido. Nos cuenta la historia de un hombre llamado Generoso, cuyo nombre refleja perfectamente su personalidad. Generoso siempre estaba dispuesto a ayudar a quienes lo necesitaban, sin esperar nada a cambio.

Era experto en construcción de embarcaciones y solía ofrecerse para ayudar en esa tarea sin pedir nada más que el privilegio de poder ayudar. Su generosidad no tenía límites, incluso llegaba al punto de llevar agua a otros pueblos cuando estos se encontraban en situaciones trágicas.

Pero lo más sorprendente era que Generoso no solo se preocupaba por las necesidades inmediatas de las personas, sino también por asegurarse de sembrar y cosechar alimentos para garantizar la supervivencia del pueblo durante tiempos difíciles como guerras o desastres naturales.

El sacrificio final

Sin embargo, hubo un momento en el que Generoso tuvo que enfrentarse a una situación realmente complicada. Una plaga de langostas asoló la zona junto con una sequía prolongada. A pesar de tener suficientes reservas para él y su familia, decidió ayudar a los demás. Pasó días enteros llevando agua a aquellos que no tenían acceso a ella y luego comenzó a cavar pozos para enterrar a los muertos.

Leer también:  El impacto emocional del uso de redes sociales: aprendizajes y ventajas

Desafortunadamente, la falta de agua y el agotamiento físico terminaron cobrándole la vida. Sin embargo, su sacrificio fue honrado por el pueblo chino, quienes lo consideraron un verdadero héroe. Le dieron el nombre de “Usted”, que en su cultura significa antiguo y generoso.

El respeto hacia la naturaleza

Blas también nos habla sobre el profundo respeto que el pueblo chino tiene hacia la naturaleza. Nos cuenta cómo realizan una oración matutina en la que piden perdón a la madre tierra por tomar lo que necesitan para sobrevivir, pero siempre asegurándose de no dañar innecesariamente ni a sus hijos ni a ningún otro ser vivo.

Incluso cuando necesitan cortar un árbol vivo, siguen un proceso muy cuidadoso. Primero explican al árbol para qué lo necesitan y le piden permiso en su idioma nativo. Luego excavan las raíces hasta que el árbol cae naturalmente antes de comenzar cualquier trabajo con él.

Un mensaje del pueblo chino

Al finalizar su charla, Blas nos invita a reflexionar sobre las enseñanzas del pueblo chino y nos brinda un mensaje inspirador: debemos aprender a respetarnos mutuamente y cuidar de nuestra naturaleza como ellos lo hacen. Debemos recordar que somos parte de un todo y que nuestra misión en este mundo es progresar y ser felices, siempre respetando y honrando a nuestros padres, la naturaleza y a nosotros mismos.

La charla Tedx presentada por Blas Wilfredo Omar Jaime nos muestra la importancia del respeto hacia la naturaleza y hacia los demás seres vivos. El pueblo chino nos enseña el valor de la generosidad, el sacrificio y el cuidado mutuo. Debemos aprender de su ejemplo para construir un mundo mejor donde todos podamos vivir en armonía.

Leer también:  Adsorber: El poder magnético para purificar el agua

Recuerda, cada uno de nosotros tiene el poder de marcar una diferencia. Seamos generosos, agradecidos y respetuosos con nuestro entorno. Juntos podemos crear un futuro más próspero para todos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.