El Veganismo: Una Alternativa Ética y Sostenible

¿Sabías que lo que comemos afecta más que nuestros sabores y texturas? Descubre cómo el veganismo puede cambiar tu visión del mundo en este artículo.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir y que me ha dejado completamente impactado. Acabo de ver un video de una charla TEDx muy interesante, impartida por Bárbara Gutiérrez, una joven multifacética que nos cuenta su experiencia como vegana. Te aseguro que te sorprenderá tanto como a mí.

Una vida llena de pasiones

Bárbara Gutierrez es una joven de 22 años con una vida muy activa y apasionada. Es comediante de stand-up, habla sobre cultura nacional, es actriz de doblaje e incluso sabe leer manos. Pero lo más llamativo para muchos cuando se presenta es cuando dice que es vegana.

La reacción en el rostro de las personas es increíblemente diversa: algunos piensan que los veganos son raros o extremistas, otros creen que vienen de otro planeta o incluso nacen con el privilegio para ser así. Pero la realidad es otra: hay muy pocas personas que nazcan siendo veganas; más bien, se trata de un proceso personal en el cual uno se va “deconstruyendo” y no hay vuelta atrás.

El amor hacia los animales

Bárbara recuerda claramente cómo fue la primera vez que sintió amor genuino hacia otro ser vivo. Fue a los 8 años y su compañero fiel fue Zeus, su perro. En una publicación en Facebook podemos ver cómo expresaba todo su cariño hacia él:

“Bebé, no recuerdo muy bien en qué año (perdón por la falta ortográfica, te me fuiste), pero sólo sé que te extraño muchísimo. Todavía me acuerdo cuando te prometí que nunca iba a amar más a otro animal. Eso lo sigo cumpliendo. Te amo, te amo más que a todos los animales. Eres mi razón para existir. Gracias por la infancia que me hiciste pasar. Te amo, Zeus.”

La pérdida de su perro fue un punto de quiebre en su vida y la llevó a cuestionarse muchas cosas desde el ámbito religioso, ya que ella era muy católica desde pequeña. Empezó a preguntarse por qué Dios se llevó a su perro y esto la hizo dudar sobre muchas cosas relacionadas con el catolicismo.

Leer también:  Cómo ser un activista cotidiano y cambiar el mundo

El camino hacia el veganismo

Bárbara comenzó entonces una búsqueda de otros modos de vida, creencias y religiones. Fue así como descubrió el budismo, una filosofía de vida que se adaptaba perfectamente a sus principios y convicciones personales.

Pero aún sentía cierta confusión en este nuevo camino espiritual y recordó tener una amiga con quien podía hablar al respecto. Fueron a comer juntas y Bárbara pidió lo que solía comer siempre: una hamburguesa gigante con todo tipo de ingredientes.

Su amiga quedó desconcertada al verla comer carne siendo budista y le explicó algo muy revelador: el budismo busca renunciar al sufrimiento, incluso en la alimentación; consumir carne implica financiar una industria cruel que genera ese sufrimiento innecesario en los animales. En ese momento, Bárbara tuvo una revelación y decidió que ya no quería formar parte de esa cadena de sufrimiento.

El camino hacia el veganismo

Decidió entonces ver videos explícitos de mataderos y se dio cuenta de la realidad cruel y despiadada detrás de la industria cárnica. Fue así como tomó la decisión más importante para ella en ese momento: ser vegetariana. Aunque al principio fue un poco complicado, ya que no sabía cómo reemplazar nutrientes o cocinar platos variados, poco a poco fue aprendiendo.

Sin embargo, después de cinco meses como vegetariana, descubrió que las industrias lácteas, avícolas y apícolas también generaban sufrimiento innecesario en los animales. Fue entonces cuando decidió dar el gran paso hacia el veganismo.

Al principio no sabía muy bien cómo llevar una alimentación vegana adecuada y se limitaba a comer milanesa de soja con fideos y ensalada. Pero pronto entendió que ser vegano va más allá de la alimentación; es un estilo de vida basado en reducir al máximo posible el sufrimiento animal en todas las áreas: entretenimiento, cosmética, medicamentos, etc.

Leer también:  Erradicando la violencia: El primer paso hacia un mundo seguro

Una vida vegana responsable

Bárbara comprendió también el concepto del especismo: una forma de discriminación moral similar al sexismo o machismo pero aplicada a las especies animales. Se trata de creer que los intereses humanos son superiores e importantes por encima del resto de las especies, justificando así la opresión y explotación animal.

Hace ya cuatro años que Bárbara es vegana y nos cuenta cómo este estilo de vida le ha cerrado por todos lados. Se siente compasiva con otros seres vivos, ayuda al medio ambiente reduciendo su huella de carbono y utiliza productos sustentables. Además, cuida su salud gracias a una dieta basada en plantas que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, colesterol alto y ciertos tipos de cáncer.

El activismo como forma de vida

Pero Bárbara descubrió algo más: el activismo es la mejor manera de reforzar sus convicciones veganas. El activismo tiene como objetivo inspirar y ayudar a otras personas a adoptar este estilo de vida compasivo.

Como activista, ha participado en vigilias frente a mataderos para visibilizar las condiciones en las que viven los animales antes de ser sacrificados. También ha tenido experiencias más gratificantes visitando santuarios donde los animales rescatados pueden vivir libres el resto de sus vidas.

A través del testimonio inspirador de Bárbara Gutierrez, hemos podido entender que el veganismo no es solo una elección alimentaria, sino un estilo de vida basado en la compasión hacia todos los seres vivos. Ser vegano implica rechazar cualquier forma de violencia hacia los animales y buscar alternativas éticas en todas las áreas.

Bárbara nos invita a ampliar nuestro círculo de afecto para comprender que todos somos animales y que, si realmente queremos hablar de paz y amor, no debemos tener violencia en nuestro plato. Debemos ser conscientes de nuestras elecciones y rechazar la opresión y explotación animal.

Leer también:  Hablar del Tabú: Cambiando el Mundo

Así que te invito a reflexionar sobre este tema tan importante y a considerar el impacto que nuestras decisiones diarias tienen en el mundo que nos rodea. ¡Juntos podemos hacer la diferencia!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.