Emprendiendo sin dinero: consejos de tres exitosas empresarias

¿Quieres aprender a hacer negocios sin dinero? Conoce la inspiradora historia de las hermanas Carvajalino en esta charla TED. Te sorprenderán sus logros y consejos para emprender con éxito. ¡Sigue leyendo y descubre cómo lo han conseguido!

Después de recorrer más de 22 países dictando conferencias y de conocer a muchas personas de diferentes nacionalidades, estratos económicos y culturas, encontramos un factor común denominador. Cada vez que hacíamos la pregunta “¿por qué no iniciaste tu empresa?”, nueve de cada diez veces la respuesta siempre era la misma: “porque no tengo dinero”. Parece ser que el dinero es el causante por el cual millones de ideas brillantes nunca llegan a ver la luz y se quedan simplemente siendo eso, ideas o peor aún, llega una persona más inteligente e incluso con menos dinero y la convierte en una realidad.

Este repetitivo panorama fue lo que nos motivó a mostrarles a las personas como tú que emprender sin dinero es posible. Por eso, mis hermanas y yo (sí, somos hermanas pero de eso hablaremos más tarde) decidimos demostrarles una realidad que aunque parezca bastante contradictoria, es lo más real que van a escuchar. En algunos momentos, no tener dinero para emprender es lo mejor que te puede suceder.

Nuestra historia

Para que esta historia tenga mucho más sentido, tenemos que devolvernos diecinueve años en el tiempo y trasladarnos mentalmente a Barranquilla. Ahí fue donde empezó todo. Con tan solo 30 mil pesos (aproximadamente 10 dólares), una olla viejita y bastante quemada, comenzaríamos nuestra primera empresa de chocolates. Hoy en día, casi dos décadas después, esa empresa se ha consolidado como un grupo empresarial de educación evaluado en varios millones de dólares.

Leer también:  Empoderamiento empresarial: Descubre cómo Disfruta lidera el camino

Después de un año de estar vendiendo a puerta a puerta, empezamos a descubrir habilidades en nosotros que no conocíamos. Aprendimos cómo perderle la pena a todo y cómo demostrarnos que éramos capaces de todo, incluso convertir cualquier “no” en un “sí”. En una de estas tocadas de puerta, un vecino nos invitó a dar una conferencia. Fue nuestra primera conferencia y la llamamos “La empresa familiar”.

Tiempo después, ya con nueve años, estábamos en Panamá frente a un auditorio de mil personas dictando una conferencia al lado de grandes eminencias empresariales. Desde ese entonces, nos hemos dedicado a viajar por el mundo con nuestra bandera del emprendimiento y más importante aún, con nuestra bandera del cambio en el sistema educativo.

Nuestra idea

Pero volviendo al presente, hace unos años ya no teníamos seis, siete u ocho años y tampoco estábamos jugando a la fábrica de chocolates. Ahora teníamos una idea. Una idea que creemos tiene la capacidad de cambiar el mundo. Esa idea ya tiene nombre: Disney Son.

Somos una plataforma de educación en línea en habilidades altamente demandadas por el mercado laboral. Estábamos muy emocionadas (o mejor dicho listas), o al menos eso creímos… Y ¡bum! Nos pasó lo que le pasa a muchos emprendedores: no teníamos ni un peso.

Fue así como hicimos lo que mejor sabíamos hacer: hablar en público. Empezamos a dictar conferencias para recolectar algo de dinero que nos permitiera crear nuestro producto mínimo viable, que no es más que la primera versión imperfecta de nuestra plataforma. Mucha gente le avergonzaría incluso mostrarla, pero en aquel entonces nos permitió dar inicio a esta plataforma de cursos virtuales. Hoy por hoy, tenemos usuarios en más de 10 países y hemos impactado positivamente la vida de más de 500.000 personas.

Leer también:  Proyecta una imagen profesional exitosa: el método PEGA

Aprendizajes

Este proceso fue el que nos enseñó que no se necesita ser millonario para emprender. Cuando uno no tiene dinero y es emprendedor, cuando tiene pasión y determinación, es cuando sale a relucir esa necesidad, esa urgencia por hacer que las cosas sucedan. Es lo que te va a mostrar verdaderamente de qué estás hecho y lo que te llevará a lugares inimaginables.

Convertir cualquier momento anodino en una tremenda oportunidad requiere pensar diferente sobre las cosas. Vender un producto antes de producirlo y venderlo después de producirlo son dos cosas totalmente diferentes; eso se llama pre-órdenes. Subcontratar varios procesos o hacer outsourcing también es una forma efectiva de reducir costos al empezar tu negocio.

No necesitas tener una planta con personal a tiempo completo; puedes utilizar freelancers para validar tu modelo de negocio y generar tus primeras ventas. Además, existen opciones como el crowdfunding, donde tus amigos o inclusive personas desconocidas pueden prestarte dinero o invertir en tu idea.

También existen convocatorias públicas y privadas que no solo te dan dinero sino también visibilidad, como los millones disponibles en Colombia y en todo el mundo entero.

Pero hablemos ahora de la joya de hacer negocios sin dinero en el siglo XXI: la tecnología y el marketing digital. La democratización de vender a las masas, la oportunidad de comenzar un negocio sin necesitar una oficina, miles de empleados o salir en televisión o radio para que la gente conozca tu producto. Reducir significativamente los costos es posible gracias a esto.

Y lo más importante, hablar del sueño internacional y global que permite internet en los negocios. No necesitas ser un gurú del marketing digital para aprovechar esta oportunidad; hoy en día aprender está a solo un clic de distancia.

Leer también:  Descubre cómo obtener clientes siendo transparente

Conclusiones

Ahora tengo una buena o mala noticia, dependiendo de cómo quieran verla. Resulta que lo más importante que necesitas para emprender no se puede comprar con dinero. La determinación para hacer posible lo imposible, la berraquera para no desfallecer a pesar de que todo el mundo te esté diciendo que estás loco/a, la paz para innovar día tras día y amar lo que haces y por supuesto, la inteligencia emocional para tomar las mejores decisiones.

Prométeme algo: promete que el dinero no será un impedimento para convertir tus ideas y sueños en realidad. Porque créeme, emprender sin dinero es posible si tienes pasión, determinación y piensas diferente sobre las cosas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.