Emprendimiento de alto impacto: solución global

¿Sabías que somos los emprendedores quienes realmente podemos cambiar el mundo? Sí, así como lo oyes. Aquellos audaces que se atreven a ser diferentes, a romper barreras y perseguir un futuro mejor, tienen el poder de hacer un cambio verdadero y trascendente. Y hoy tengo la suerte de compartir contigo una charla TED que acabo de ver y que me ha dejado impactado.

<

Hola a todos, ¡muchísimas gracias por asistir a esta plática! Soy Jorge Ferrer de Jorge Ferrer Consultores MX y es un gusto estar con ustedes hoy. Mi plática va a tratar de cómo los emprendedores somos los que vamos a cambiar al mundo a través del emprendimiento de alto impacto.

¿Por qué ir contra la corriente?

Antes de empezar, quiero darte una metáfora: el avión cuando despega va contra el viento. Ningún avión despega con el viento a favor. Lo mismo sucede con el salmón cuando nada contracorriente. Los emprendedores somos iguales, vamos contracorriente en muchos aspectos: contra el gobierno, contra la sociedad, contra la marea y hasta contra los cambios económicos. No estamos hablando de un método revolucionario, sino de un método que nos obliga a ir en dirección contraria para poder cambiar al mundo y ser innovadores en nuestros productos.

Pero antes de entrar en materia, déjame compartirte algunos datos interesantes: ¿sabías que el 60% de los emprendedores facturan menos de 500 mil pesos al año? Y solo el 20% logra vender más de un millón. Estos son los emprendedores en quienes debemos fijarnos y convertirnos.

Otro dato importante es que el 75% de los nuevos negocios quiebran en sus primeros tres años. Sin embargo, hay un 25% que sobrevive y esa estadística tenemos que cambiarla; tenemos que aumentar ese porcentaje.

Leer también:  Transformación empresarial: Cultura más humana y feliz

Ejemplos inspiradores

Permíteme compartirte dos historias de emprendimiento de alto impacto para que nos pongamos en contexto. Andrés García fundó la empresa Crisol con el objetivo de cambiar el impacto negativo que estamos teniendo en el planeta debido a la gran contaminación. Después de investigar, descubrió que una de las principales fuentes de contaminación son las llantas usadas que se queman. Así que inventó un proceso para reciclar estas llantas y convertirlas en materias primas sin necesidad de quemarlas. Su emprendimiento no solo contribuyó a mejorar la salud del planeta, sino también redujo accidentes y muertes relacionados con el mercado negro de venta ilegal de llantas.

Otro ejemplo es Gabriela León, egresada de la UNAM, quien inventó un desinfectante tan poderoso que hoy es utilizado en más de 140 países. Este desinfectante elimina virus, bacterias y esporas en espacios cerrados al igual que el cloro, pero con una gran diferencia: su efecto dura hasta 72 horas mientras que el cloro solo dura hasta 30 minutos. Su producto fue clave durante la epidemia del ébola en África.

El poder transformador del emprendimiento

Estos ejemplos demuestran cómo un emprendedor puede tener un impacto enorme en el mundo. Una sola persona, un solo producto o servicio pueden cambiarlo todo. Por eso afirmo rotundamente que los emprendedores son los gestores del cambio.

Hoy vemos grandes corporaciones como Facebook y Google, pero debemos recordar que comenzaron como pequeños emprendimientos. Sin embargo, las grandes corporaciones no pueden generar el cambio que necesitamos porque son demasiado grandes y su capacidad de movimiento es limitada. Empresas como Google, Facebook, Procter & Gamble, Kimberly-Clark o Coca-Cola tienen presupuestos multimillonarios para llegar a millones de personas en cuestión de minutos. Pero a los emprendedores les lleva mucho tiempo y trabajo lograr ese nivel de impacto.

Leer también:  Pérdida de población en los pueblos: causas y soluciones reveladas

Como bien decía Facundo Cabral, un cantautor y poeta que admiro mucho: “La bomba hace más ruido y destruye más que una caricia, pero por cada bomba que destruye hay cientos de miles de caricias que construyen”. Lo mismo sucede con los emprendedores y las grandes corporaciones. Somos más los emprendedores, aunque seamos menos visibles. Los gobiernos tampoco van a gestar el cambio; están ocupados en la burocracia y otros asuntos políticos.

El poder del emprendimiento

El cambio está en nosotros, en los emprendedores. Tenemos que dejar atrás la mentalidad del “changarro” y enfocarnos en el emprendimiento de alto impacto como los ejemplos mencionados anteriormente.

Si estás pensando en emprender, te invito a responder un pequeño cuestionario antes de hacerlo:

  • ¿Qué problemática resuelve mi emprendimiento?
  • ¿Qué beneficios tiene mi emprendimiento para mi familia, mi círculo social y la sociedad?
  • ¿Qué beneficios tiene para mi estado, mi país y el mundo?
  • ¿Cuántos empleos directos puede generar mi emprendimiento?
  • ¿Cuántas personas alcanzarán la libertad financiera gracias a mi emprendimiento?

Una vez que hayas respondido este cuestionario, asegúrate de emprender. Y si tienes éxito, quiero decirte algo muy importante: detrás de ti vienen miles de emprendedores. Por favor, extiende tu mano y ayúdalos. Cuando nacemos como emprendedores, somos ignorantes y tenemos miedos. No conocemos todas las leyes ni poseemos todas las habilidades necesarias para triunfar en el mundo empresarial.

Quiero compartirte una última reflexión: pongámonos de acuerdo en lo que el emprendimiento de alto impacto va a cambiar y por qué es un cambio positivo en el mundo. No vamos a acabar con la pobreza, eso sería utópico; pero sí podemos combatir el desempleo y asegurarnos de que cada persona que quiera trabajar tenga una oportunidad. Podemos luchar contra los productos nocivos para la salud mediante la innovación y creando alternativas más saludables.

Leer también:  La magia del emprendimiento: Ideas innovadoras y sorprendentes

Solo los emprendedores vamos a cambiar el mundo. No me cansaré de repetirlo aquí o afuera. Ojalá todos los que están viendo esta plática se animen a emprender. Siempre contarán conmigo, soy Jorge Ferrer.

A través del ejemplo inspirador de Andrés García y Gabriela León, hemos comprendido cómo los emprendedores son capaces de generar un impacto enorme en el mundo mediante sus proyectos de alto impacto. A pesar de las dificultades y las estadísticas en contra, debemos enfocarnos en emprender con el objetivo de resolver problemáticas, generar beneficios para la sociedad y crear empleos.

Los emprendedores somos los gestores del cambio, ya que las grandes corporaciones tienen limitaciones debido a su tamaño y estructura. Es por eso que debemos dejar atrás la mentalidad del “changarro” y enfocarnos en proyectos innovadores y transformadores.

Si estás pensando en emprender, asegúrate de responder un cuestionario que te permita evaluar el impacto potencial de tu proyecto. Una vez que hayas tomado esa decisión, recuerda extender tu mano a otros emprendedores para ayudarlos en su camino hacia el éxito.

El cambio está en nuestras manos. A través del emprendimiento de alto impacto podemos combatir problemas como el desempleo y la salud pública. No podemos acabar con todos los problemas del mundo, pero sí podemos marcar la diferencia.

No olvides que solo los emprendedores vamos a cambiar el mundo. ¡Emprende sin miedo!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.