Errores al emprender: consejos inspiradores para alcanzar tus sueños

¡Descubre lo que aprendí en la charla TED de Ariana! Su inspiradora presentación nos enseña a perseguir nuestras pasiones sin importar lo que no entendamos. ¡No puedes perderte esta charla llena de historias y sueños ambiciosos!

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo lo que aprendí de una charla Tedx muy interesante a la que tuve la oportunidad de asistir. El título de la charla era “Emprender: Decisiones más que errores”. La ponente, Ariana Onega, compartió su experiencia personal como emprendedora y los errores que cometió en el camino hacia el éxito.

El comienzo del viaje emprendedor

Ariana comenzó su historia contándonos cómo en el último año de secundaria se vio presionada para elegir qué carrera estudiar. Siendo la primera hija y nieta en tener acceso a la educación universitaria, sentía la responsabilidad de tomar una decisión acertada. A pesar de haber considerado varias opciones, ninguna carrera lograba identificarla al 100%.

Fue entonces cuando descubrió la licenciatura en ingeniería comercial durante una feria del libro organizada por su escuela. Sin saber exactamente lo que implicaba esta carrera poco conocida, decidió investigar más al respecto. Para su sorpresa, encontró a alguien cercano que trabajaba en un banco y tenía esa titulación académica.

El despertar del espíritu emprendedor

Todo cambió para Ariana cuando conoció a Jimena, encargada del área de emprendedurismo en su facultad. Desde ese momento, comenzó a acompañarla a cursos y eventos relacionados con el mundo empresarial y se sintió profundamente inspirada por esa energía emprendedora.

Leer también:  Reinventar Nuestra Ciudad: Crisis como Oportunidad

Intrigada por este nuevo mundo, Ariana decidió crear su propio proyecto: una plataforma que permitiera a los microemprendimientos tener su propia tienda online de manera rápida, fácil y accesible. Sin embargo, aquí cometió su primer error al emprender: querer incursionar en el ámbito tecnológico sin tener conocimientos previos.

El socio inesperado

Ariana encontró a la persona indicada para desarrollar la parte tecnológica de su proyecto: un estudiante de ciencias de la computación llamado Luchó. A pesar de las advertencias recibidas sobre no emprender con tu pareja, decidieron trabajar juntos y formaron un equipo sólido y complementario.

Juntos, lograron desarrollar un producto mínimo viable que recibió excelentes críticas por parte del público. Sin embargo, cometieron otro error al no confiar en lo que tenían y retrasar el lanzamiento del mismo debido a comparaciones constantes con la competencia.

El camino hacia el éxito

Ariana decidió regresar a su ciudad natal para trabajar con su familia durante un tiempo. Durante este período, siguió trabajando en su proyecto como un hobby mientras realizaba tareas contables y tenía una agencia de marketing digital. Sin embargo, llegó un punto en el que se dio cuenta de que necesitaba dedicarse completamente a su sueño emprendedor.

En agosto de 2019, Ariana tomó una decisión valiente: dejó todo atrás y se mudó nuevamente a Rosario junto a Luchó para enfocarse por completo en hacer realidad su proyecto. Y así fue como comenzaron una aventura llena de desafíos y sueños por cumplir.

El aprendizaje en el camino

Ariana nos revela que, a lo largo de su trayectoria emprendedora, cometió varios errores según los estándares establecidos por los libros de negocios y las personas a su alrededor. Sin embargo, para ella no fueron errores, sino decisiones basadas en sus propias convicciones y circunstancias.

Leer también:  El impacto del capitalismo consciente: aprende rápido y diviértete

Nos invita a dejar de creer que existe un paso a paso perfecto para emprender y nos anima a tomar nuestras propias decisiones. Destaca la importancia de formar equipos de trabajo con personas que nos complementen, sin importar si son nuestra pareja o no. Además, nos recuerda que nunca es tarde para perseguir nuestros sueños y que no estamos compitiendo contra nadie más que nosotros mismos.

Ariana Onega nos enseña que emprender implica tomar decisiones más que cometer errores. Nos inspira a seguir nuestras pasiones incluso si no tenemos conocimientos previos en determinada área. Nos muestra la importancia de rodearnos de personas adecuadas y confiar en nuestro propio proceso. Y sobre todo, nos motiva a darle vida a nuestras ideas locas sin temor al fracaso.

Así que te invito a reflexionar sobre tus propias ideas emprendedoras y darles una oportunidad. ¡No esperes más!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.