Explorando la vida a través del color: reflexiones sobre la muerte

Hola, amigo. Hoy quiero compartir contigo la charla TEDx más inspiradora que he visto en mucho tiempo. Prepárate para descubrir cómo el color puede cambiar nuestras vidas.

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir y que me ha dejado realmente impactado. Estaba navegando por Internet cuando encontré un video de una charla Tedx muy interesante titulada “¿Qué tan vivos estamos?” impartida por Jorgelina Alcántara B. No puedo evitar emocionarme mientras te cuento todo lo que aprendí en esta charla.

La importancia de los sentidos

En la charla, Jorgelina nos habla sobre cómo certificar si una persona está muerta físicamente. Para ello, debemos verificar cuatro pasos: asegurarnos de que su corazón esté latiendo, tomarle las pulsaciones para comprobar su respiración y verificar si sus pupilas responden al estímulo de la luz.

Es increíble pensar que pasamos alrededor del 90% de nuestra vida dentro de edificios, encerrados en arquitectura. Pero ¿cómo percibimos nuestro entorno? A través de nuestros sentidos. Nuestro cerebro recibe e interpreta toda la información proveniente del medio ambiente y la transforma en sensaciones y emociones.

El poder del color

Dentro de todos los elementos que conforman nuestros ambientes, uno muy poderoso es el color. ¿Sabías que el color nos afecta espacialmente? Seguro has escuchado alguna vez decir “si pintas una habitación de blanco parece más grande” o “si pintas una habitación de azul parece más pequeña”. Esto se debe a que el color tiene un impacto directo en nuestras percepciones.

Leer también:  Descubre el Romance Poético: Una Perspectiva Inspiradora

La neuroarquitectura es la disciplina que estudia cómo el entorno físico afecta a nuestro cerebro y cómo influye en nuestros comportamientos y conductas. El color, en particular, nos afecta de manera sensitiva. Un ambiente puede generar emociones, aumentar o disminuir nuestra creatividad, generarnos calidez o incluso hacer que queramos salir corriendo.

Es curioso pensar por qué la mayoría de los hospitales están pintados de blanco, un color que resulta frío y aislante. En realidad, lo que deberían transmitir es hospitalidad. La verdad es que los colores transmiten mucho más de lo que imaginamos.

Venciendo el miedo al color

Ahora bien, ¿por qué le tenemos tanto miedo al color? Jorgelina plantea varias razones interesantes. Una de ellas es el prejuicio asociado al hecho de que el color se considera lúdico e infantil. Vivimos en una sociedad donde no se nos permite disfrutar ni merecer cosas “no serias”. Además, también existen mandatos familiares o sociales relacionados con estos prejuicios.

Pero quizás una de las razones más importantes sea el hecho de que el color vibra de manera diferente. Esto genera incertidumbre y miedo en nosotros. Sin embargo, debemos recordar que los colores son energía y su efecto en nosotros afecta nuestro estado bioquímico.

Entonces, ¿por qué resistimos tanto al cambio? Parece como si nos hubiéramos olvidado de nuestra propia naturaleza y permitiéramos estar muertos en vida. Nos conformamos con vivir en una nebulosa gris, vistiendo colores neutros, trabajando en ambientes tóxicos y alimentándonos de comida procesada. ¿No crees que es hora de replantearnos nuestras conductas como ciudadanos?

El color como herramienta de transformación

El color es una herramienta increíble que nos impulsa hacia la transformación. Es un refugio para el alma y, sobre todas las cosas, nos conecta con nuestra esencia como seres vivos. Jorgelina comparte su experiencia personal, contando cómo pudo transformar momentos grises en color a través del arte.

Leer también:  La conexión única entre poesía y música: descubre cómo se entrelazan

Ella asegura que sabe y siente lo que cada color produce en ella. Al fin y al cabo, los colores provienen de la naturaleza y su efecto en nosotros es exactamente el mismo que el lugar donde se encuentran. Nosotros somos color.

Certifiquemos vida

Nuestra existencia no debe limitarse a certificar si nuestro corazón late o si respiramos correctamente. Debemos certificar vida estimulando nuestros sentidos de manera adecuada.

Esto implica impulsar nuestro corazón con vínculos ordenados y amorosos, estar en acción haciendo lo que nos gusta, disfrutar de cada momento y respirar profundamente en áreas sanas. También debemos respetar el espacio de cada uno y permitirnos estimular nuestras pupilas para hacer vibrar nuestra piel.

No tengamos miedo al cambio ni a incorporar el color en nuestra vida cotidiana. Es fácil adquirirlo y sus beneficios son inmensurables.

La charla de Jorgelina Alcántara B. nos invita a reflexionar sobre cómo estamos viviendo nuestras vidas. Nos muestra la importancia de los sentidos y cómo el color puede influir en nuestras emociones y comportamientos.

No permitamos que el miedo al color nos limite. Certifiquemos vida estimulando nuestros sentidos, impulsando nuestros corazones y conectándonos con nuestra esencia como seres vivos.

Así que te invito a que te atrevas a incorporar más color en tu vida, a disfrutar de cada momento y a vivir plenamente. ¡Estás seguro de que estás vivo! Gracias por leer este artículo lleno de inspiración y aprendizaje.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.