Hablar del Tabú: Cambiando el Mundo

Puede que haya barreras invisibles que nos impiden hablar abiertamente, pero callar tiene un precio demasiado alto. Después de ver esta charla TED, he descubierto la importancia de enseñar a las mujeres a hablar sobre sexualidad y empoderarse.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir en un video de una charla Tedx. Se trata de una charla muy impactante y reveladora que me ha dejado pensando en la importancia de hablar sobre temas tabú, especialmente cuando se trata de sexualidad.

Hablar de lo que no se habla puede cambiar el mundo

La charla es presentada por Mariana Sanz de Santamaría, quien nos invita a reflexionar sobre la primera vez que aprendimos a entender nuestro cuerpo, reconocer nuestras preferencias sexuales y hablar abiertamente sobre estos temas. Ella menciona cómo vivir nuestra sexualidad se aprende tanto con nosotros mismos como con otras personas.

Sin embargo, Mariana también destaca que existen barreras invisibles que nos impiden hablar libremente sobre sexualidad, sexo, menstruación, derechos sexuales y reproductivos. Estas barreras nos censuran, nos silencian y nos amenazan con sentimientos de pecado, perversión, vergüenza y culpa.

El costo alto del silencio

Mariana cuenta su experiencia como profesora en el pueblo de Barú al sur de Cartagena en Colombia. En este lugar donde no hay acueducto ni agua potable y el único colegio es la única institución educativa existente. Ella observó cómo muchas estudiantes faltaban a clases durante su periodo menstrual debido a la falta de conocimiento básico sobre su ciclo menstrual.

Leer también:  La importancia de aceptar la identidad de género en la relación madre-hijo

En Colombia, uno de cada cuatro niños en comunidades vulnerables falta al colegio cuando están menstruando. Esto equivale aproximadamente a tres meses al año sin asistir a clases debido a la falta de información adecuada. Además, el 45% de las mujeres en Colombia han manifestado no conocer lo básico sobre su ciclo menstrual.

Además de la falta de educación sobre menstruación, Mariana también se encontró con situaciones alarmantes como una estudiante que había dado a luz a los 15 años y vivía en una casa con otras dos mujeres menores de 18 años y cinco hijos. La madre adolescente no sabía leer ni había terminado el colegio.

En Colombia, aún el 17.4% de los embarazos son de mujeres menores de 19 años y dos de cada cinco embarazos no son deseados. Estas cifras revelan la falta de educación sexual y la necesidad urgente de abordar estos temas para prevenir situaciones tan difíciles.

Otra experiencia impactante fue cuando uno de sus estudiantes confesó que no quería sentarse en clase porque le dolía. Resulta que esa noche anterior había sido violado. El 70% de las mujeres han sufrido algún tipo de violencia, pero aún seguimos sin hablar abiertamente sobre este tema tan importante.

Educación sexual: un deber pendiente

A pesar del hecho que desde 1993 es obligatorio que los colegios en Colombia tengan educación sexual, solo el 17% ha logrado implementar proyectos efectivos al respecto. Aunque existen planes gubernamentales y programas nacionales para promover la educación sexual, todavía hay mucho por hacer.

Mariana nos recuerda que nacemos como seres sexuados pero no sabemos cómo hacerlo correctamente. Hemos relegado la educación sexual a películas, memes, reggaetón y charlas incómodas con nuestros familiares. Esto no es suficiente.

Leer también:  Matrimonio igualitario: justicia y igualdad para un país inclusivo

La educación sexual debe ser un tema que se aborde de manera adecuada en las escuelas y en todos los espacios de nuestra sociedad. No debemos permitir que el silencio nos censure o limite nuestro conocimiento sobre nuestro propio cuerpo y nuestras decisiones sexuales.

Hablar cambia vidas

Ante esta realidad, Mariana decidió invitar a sus estudiantes en Barú a un espacio extracurricular donde pudieran hablar abiertamente sobre menstruación, placer, amor, miedos y confusiones relacionadas con su cuerpo y su sexualidad. Estos encuentros se volvieron muy importantes para ellas.

En estos espacios de confianza sentados en círculo en el piso, las estudiantes aprendieron a mirarse a los ojos mientras hablaban sobre temas tabú. Hablaron sobre la virginidad, desmitificando creencias erróneas como las “siete telitas” que supuestamente premian la virginidad.

También hablaron sobre interrupción voluntaria del embarazo para descubrir juntas el poder de decisión que tienen sobre sus cuerpos y sus vidas. Se autonombraron “barreras poderosas” porque reconocieron el poder que obtenían al adquirir conocimientos sobre educación sexual.

Estas jóvenes decidieron replicar ese poder en otras comunidades convirtiéndose en líderes del movimiento por la educación sexual. Organizaron encuentros similares en diferentes lugares para seguir hablando de lo que no se habla.

El impacto del diálogo

El resultado de estas acciones fue impresionante. Las jóvenes de Barú lograron reducir significativamente el número de embarazos no deseados en su comunidad, pasando de 18 casos en 2018 a solo 4 en 2019. Su iniciativa y valentía cambiaron sus vidas, las vidas de sus familias y su comunidad para siempre.

Mariana nos invita a reflexionar sobre qué pasaría si todos habláramos más abiertamente sobre temas tabú como la sexualidad. ¿Qué pasaría si tuviéramos conversaciones honestas con nuestros padres, hijos, parejas y amigos? ¿Qué tal si rompemos el silencio?

Leer también:  Descubre el poder de las emociones inteligentes en tu vida

Hablar sobre lo que no se habla puede cambiar el mundo. La falta de educación sexual tiene un alto costo para las personas y comunidades vulnerables. Es hora de dejar atrás los tabúes y abrir espacios seguros donde podamos hablar libremente sobre nuestra sexualidad, derechos sexuales y reproductivos.

No necesitamos ser profesores para ser educadores en este tema tan importante. Todos podemos contribuir al cambio promoviendo una educación sexual inclusiva, basada en información precisa y científica.

Así que te invito a unirte a esta conversación, romper el silencio y ayudar a crear un mundo donde hablar sobre sexo sea algo natural y necesario.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.