Impulsando la internacionalización del sector agropecuario

Descubre cómo Laura Bonilla ha revolucionado el sector agropecuario en Costa Rica y generado nuevas oportunidades internacionales. ¡No te lo puedes perder!

Hace unos días tuve la oportunidad de ver una charla Tedx que me dejó completamente inspirado. La conferencista, Laura Bonilla, compartió su historia de vida y cómo logró convertirse en una exitosa empresaria en el campo de la exportación. Aunque han pasado más de 25 años desde aquel momento crucial en su vida, ella recuerda ese día como si fuera ayer.

El poder transformador del “sí se puede”

La historia comienza con una reunión familiar en la casa de los padres de Laura. Dos hombres estaban presentes: su padre, un humilde agricultor, y ella misma. En esa reunión les ofrecieron un contrato de exportación y mientras algunos miembros de la familia dudaban sobre aceptarlo debido a las dificultades que implicaba, Laura pensaba diferente. Ella sabía que era posible exportar y estaba dispuesta a enfrentar cualquier reto para lograrlo.

A partir de ese momento, Laura se embarcó en un proceso transformador en su vida. Con el lema “sí se puede” grabado en su mente, esta mujer decidida a no conformarse con ser ama de casa inició su camino hacia el mundo del comercio internacional.

De la humildad al liderazgo

Laura creció en una modesta casa junto a una familia trabajadora y unida. Siempre supo que no quería limitarse a ser ama de casa; anhelaba salir al mundo para vender, negociar y conocer gente nueva. Su experiencia previa en el campo agrícola gracias a sus raíces familiares fue fundamental para desarrollar sus habilidades empresariales.

Leer también:  El desafío de la Industria 4.0 en la educación: preparándonos para el futuro

En 1992, Laura fundó su empresa de exportación de yuca y chayote, que hoy en día es líder en su país. Semanalmente envían 25 contenedores a Estados Unidos, Puerto Rico, Canadá, Europa y pronto también a China. Su familia no sabía lo que significaba “exportar” cuando comenzaron esta travesía, pero juntos se embarcaron en un camino lleno de desafíos y éxitos.

Los retos del futuro

Sin embargo, Laura es consciente de los desafíos que enfrenta la agricultura actualmente. El cambio climático amenaza las zonas rurales donde se produce gran parte de los alimentos del mundo. La erosión del suelo y la contaminación representan problemas adicionales para la producción agrícola sostenible. Además, el crecimiento demográfico plantea el reto de alimentar a una población cada vez mayor.

Con más de 215 mil niños naciendo cada día en todo el mundo y una proyección de 9.6 millones de personas para el año 2050, Laura considera fundamental trabajar juntos para encontrar soluciones innovadoras que permitan producir mejor, almacenar eficientemente los alimentos y distribuirlos equitativamente.

El valor del poder transformador

Laura destaca el poder transformador que tiene la agricultura como base fundamental para alimentarnos a todos. Sin embargo, también resalta otros valores importantes en su vida empresarial:

  • Tener negocios que le permitan dormir tranquila: Laura busca tener conciencia tranquila al tomar decisiones empresariales éticas.
  • No robar a los agricultores: Reconoce la importancia de valorar el trabajo de quienes nos proveen alimentos.
  • Pagar impuestos: Considera que cumplir con nuestras obligaciones fiscales nos da la capacidad moral para exigir responsabilidad a los políticos.
  • Ganancias sociales: Laura se enorgullece de brindar garantías sociales a sus empleados y considera que es fundamental cuidar del bienestar de quienes trabajan con ella.
  • Compromiso social: Ayudar a las comunidades donde operamos es una responsabilidad moral y un factor clave para tener éxito como empresa.
Leer también:  Desarrollo sostenible: el camino hacia un mundo justo

El poder del liderazgo femenino

En su charla, Laura también hizo énfasis en el papel crucial que juegan las mujeres en nuestra sociedad. Destacó cómo muchas madres luchan diariamente para sacar adelante a sus familias, enfrentando numerosos desafíos. Estas mujeres son verdaderas heroínas y representan un pilar fundamental en nuestros tiempos. Laura invita a todas las mujeres presentes en la conferencia a empoderarse y perseguir sus sueños, exportando no solo productos y servicios, sino también sus propias metas y anhelos personales.

Conclusiones

La historia de vida de Laura Bonilla es inspiradora por varias razones. En primer lugar, demuestra que cualquier persona puede lograr grandes cosas si tiene una actitud positiva y está dispuesta a trabajar duro por ello. Además, resalta la importancia de valores como la ética empresarial, el compromiso social y el respeto hacia los demás. Por último, nos invita a creer en nosotros mismos y a exportar nuestros sueños al mundo.

Así que, recordemos siempre el lema de Laura: “si se puede”. No importa cuáles sean nuestras metas o los obstáculos que enfrentemos en el camino, si creemos en nosotros mismos y trabajamos con pasión y determinación, podemos lograr cualquier cosa. ¡Vamos por ello!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.