La conexión entre la tierra y nosotros: soluciones para el cambio climático

¡Descubre cómo pequeñas acciones pueden revertir el cambio climático! Te resumo una charla TED que te dejará boquiabierto/a.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una charla Tedx que acabo de ver y que me ha dejado impactado. Se titula “Una solución global al cambio climático” y es presentada por Guillermo Daniel Almeida Falomir. En esta charla, Guillermo nos muestra cómo el suelo puede ser la clave para combatir el cambio climático, la escasez de agua y el hambre mundial.

El suelo como respuesta

Es evidente que las cosas no van bien en nuestro planeta. Los altos niveles de CO2 y el aumento de la temperatura son síntomas claros del cambio climático. Pero estos problemas son solo parte de una enfermedad mayor que enfrentamos: la alarmante escasez de agua y las inundaciones cada vez más frecuentes.

El clima se está volviendo extremo, convirtiéndose en un desierto gigantesco donde el suelo se convierte en polvo, lo cual llamamos desertificación. Lamentablemente, más del 50% del planeta está experimentando este proceso.

Pero Guillermo no viene a hablarnos sobre cómo estamos dañando el medio ambiente; viene a ofrecernos una solución global al cambio climático: cubrir el suelo con pasto.

El poder del pasto

Puede parecer sorprendente, pero resulta que un suelo sano tiene la capacidad de combatir el cambio climático, la escasez de agua y el hambre mundial. Y la manera más efectiva de mantenerlo sano es muy sencilla: cubriéndolo con pasto.

Leer también:  Nuestra relación con la naturaleza: un cambio imprescindible

¿Por qué? El pasto desencadena un intercambio de compuestos entre el suelo y la atmósfera. Captura la radiación solar y utiliza esa energía para descomponer el CO2, fijando el carbono en el suelo y liberando oxígeno en la atmósfera.

Además, a diferencia de los árboles, el pasto tiene una densidad mayor de raíces. Estas raíces perforan la superficie del terreno, aumentando su capacidad de filtración. En promedio, un terreno con pasto puede captar solo el 20% de las precipitaciones que caen del cielo, mientras que uno descubierto puede captar hasta un 80%, generando inundaciones.

La ganadería y la agricultura convencional

Pero ¿qué pasa cuando la ganadería y la agricultura convencional se encargan de dejar los suelos sin cobertura? La ganadería compacta los terrenos al dejar al ganado estático sobre ellos durante mucho tiempo, agotando los pastizales. Por otro lado, la agricultura voltea constantemente la tierra eliminando su capa natural de cobertura.

Estos terrenos quedan expuestos durante gran parte del año y son extremadamente vulnerables a la erosión por aire y agua. Cuando llueve sobre un terreno totalmente descubierto, este se satura rápidamente debido a su poca capacidad para filtrar el agua. Como resultado, más del 80% del agua simplemente corre llevándose consigo toneladas de suelo.

Un ejemplo impactante

Guillermo nos muestra una foto de una empresa que obtiene su agua de terrenos utilizados para la producción agrícola. El agua se ve café debido a las toneladas de suelo disueltas en ella. ¡Imagínate, 200 toneladas por minuto! Si calculamos el costo de esta operación durante un día, supera los 7 millones de pesos, sin contar la cantidad de agua desperdiciada y contaminada.

Leer también:  El poder de la conexión humana con la naturaleza: una visión integral

Además del impacto económico, también hay un impacto ambiental significativo. Si comparamos la temperatura entre un terreno cubierto y uno descubierto, notamos que el descubierto está mucho más caliente durante el día y mucho más frío durante la noche. En cambio, el terreno cubierto mantiene una temperatura estable.

El pasto es indispensable para estabilizar la temperatura de un ecosistema.

La solución: imitar a la naturaleza

Pero ¿qué podemos hacer si tanto la agricultura como la ganadería están contribuyendo a desertificar nuestro planeta? Guillermo nos dice que no es necesario destruir nuestro ecosistema para sobrevivir; al contrario, podemos aprender a imitar a la naturaleza y regenerar nuestros suelos.

Guillermo creció en un rancho ganadero en el desierto de Chihuahua. Hace más de 30 años, este rancho estuvo al borde de la quiebra debido a los terrenos desertificados. Sin embargo, su padre logró darle un giro a la situación gracias a que aprendió a imitar la naturaleza y regenerar los suelos.

A través del manejo holístico del pastoreo, utilizaron el ganado para comer el pasto y luego dejarlo descansar. Este pequeño cambio desencadenó una regeneración masiva del terreno. Año tras año, la población de árboles, forrajes y animales aumentaba, produciendo carne natural sin necesidad de suplementos ni hormonas a un costo más bajo.

El resultado fue asombroso. Guillermo nos muestra fotos que muestran cómo los límites del rancho de su padre después del año más seco en 60 años estaban completamente transformados. Un terreno estaba totalmente descubierto mientras que el otro estaba cubierto de pasto.

Se realizaron estudios comparando el contenido de materia orgánica en ambos lados de la cerca. El lado descubierto tenía solo un 0.5% mientras que el lado cubierto tenía un 5%. Cada punto porcentual de materia orgánica aumenta la capacidad del suelo para captar 250 mil litros de agua por hectárea.

Leer también:  Descubre la verdad oculta de la basura

En otras palabras, mientras un terreno sin cobertura puede captar solo 125 mil litros de agua, uno con cobertura puede captar hasta un millón 250 mil litros. ¡Una diferencia abismal!

La metodología holística

Guillermo nos explica que esta metodología consiste en analizar a la naturaleza como un todo interconectado y desarrollar procesos que imiten sus ciclos y patrones naturales.

A través de este enfoque holístico podemos desarrollar productos no solo sustentables, sino regenerativos. Si aplicamos esta metodología en la mayoría del planeta, podríamos captar suficiente carbono como para revertir totalmente el cambio climático y alimentar a toda la población mundial.

La solución está en nuestras manos. Podemos exigir productos que sigan este enfoque regenerativo y contribuir a crear un planeta y una sociedad más saludable.

Esta charla de Guillermo Daniel Almeida Falomir nos muestra cómo el suelo puede ser la clave para combatir el cambio climático, la escasez de agua y el hambre mundial. A través del manejo holístico del pastoreo y cubriendo los suelos con pasto, podemos regenerar nuestros ecosistemas y lograr un futuro sostenible.

No necesitamos buscar respuestas en el cielo; las respuestas están justo debajo de nuestros pies. ¡Depende de nosotros tomar acción!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.