La conexión única entre poesía y música: descubre cómo se entrelazan

En esta charla descubrirás cómo se entrelazan música y poesía de forma única. A través de ejemplos al piano, entenderás su relación profunda. La ponente es una experta reconocida internacionalmente. Prepárate para ser inspirado/a por sus ideas increíbles.

Hace unos días me pasó algo muy curioso que quiero compartir con ustedes. Estaba paseando por la calle cuando de pronto un señor me preguntó la hora. Le dije la hora y continué mi camino. Luego, entré a una cafetería y pedí mi café con leche, pero el camarero no me escuchó, estaba distraído con algo que les contaré más adelante. Insistí nuevamente en pedir mi café con leche mientras lo tomaba.

En ese momento, recibí una llamada telefónica de un número desconocido, pero reconocí de inmediato a mi amiga de Málaga por su voz y su alegría. Resulta que se acababa de doctorar por la Universidad Carlos Tejero de Madrid. Fue entonces cuando me di cuenta de que en todos estos casos nos guiamos por el oído y los elementos propiamente musicales: la frecuencia para identificar una pregunta, la intensidad para ser escuchados y el timbre de voz para reconocer a alguien.

Somos tan musicales como comunicativos

Nuestra especie es única en este sentido: desde que nacemos estamos marcados por el sonido, desde nuestro primer llanto hasta nuestra propia voz forma parte de nuestro ADN. Nos definimos tanto por lo que vemos como por lo que oímos.

Leer también:  Cómo la comedia cambió mi vida - Descubre el impacto terapéutico del Stand-Up Comedy

Si nos damos cuenta, estamos rodeados continuamente de expresiones musicales en nuestro lenguaje cotidiano: decimos vivir en armonía, ir al unísono o poner un contrapunto. Además, la música nos rodea constantemente en diferentes contextos: anuncios publicitarios, espectáculos de circo, consultas médicas y ceremonias deportivas o de premiación. Incluso el cine utiliza la música para guiarnos en la trama y etiquetar a sus personajes.

La música nos transmite emociones y sensaciones con solo unos compases. Pero entre todas las conexiones que se pueden establecer con la música, me fascina especialmente una: la relación entre la música y la poesía.

La relación entre música y poesía

La poesía nace con la música, vive con ella e incluso se canta o se cuenta. Los juglares eran tanto poetas como músicos en su tiempo. Esta relación perdura hasta hoy y es evidente en las canciones, donde el poeta suministra la letra y el músico le da forma musical.

Pero lo más fascinante es cuando esta relación se da entre la música instrumental, aquella que no tiene palabras. Podemos hacer un viaje de ida y vuelta desde el verso al pentagrama, explorando cuatro formas de mediación musical:

Inspiración

La inspiración puede llevar a una obra musical que inspire un poema, o viceversa. Gerardo Diego dejó por escrito su pasión por Chopin en su libro “Ofrenda a Chopin”. También encontramos títulos de obras musicales basados en versos o poemas completos que sirven como guía para los intérpretes o inspiración para los compositores.

Sonsonete

El sonsonete es una melodía básica presente en autores y obras de todos los tiempos. Garcilaso, por ejemplo, utilizó la repetición del aire para imitar el correr del agua en su poesía. Este efecto también se puede transmitir en el piano a través de acordes arpegiados rápidos.

Leer también:  Descubre los secretos de la ilusión y el pensamiento lateral

Ritmo

El ritmo está presente en nuestros latidos, en nuestro caminar y en la cadencia al hablar. Todos hemos experimentado cómo caminamos al ritmo de la música que escuchamos por los auriculares. El ritmo ternario constante puede tener su réplica poética, como vemos en un genial poema de Miguel Hernández.

Estructura

La estructura es el primer planteamiento que muchos artistas hacen al crear su obra. Hay géneros afines como el villancico o la seguidilla, que tienen una forma específica y son reconocibles tanto poética como musicalmente.

La música y las palabras nunca se podrán separar

En resumen, somos seres musicales y comunicativos desde nuestra propia naturaleza. La música nos rodea constantemente y está presente en todos los aspectos de nuestra vida. La relación entre la música y la poesía es fascinante e indisoluble: las palabras nunca se podrán separar de la música ni viceversa.

Ahora entiendo por qué el camarero estaba distraído canturreando una canción mientras trabajaba. Le comenté sobre un bello poema de Antonio Machado que había sido puesto en música por Joan Manuel Serrat, y él quedó sorprendido porque no sabía que estaba cantando esa canción sin darse cuenta de sus orígenes literarios.

Las palabras y la música están entrelazadas de una manera tan profunda que a veces ni siquiera somos conscientes de ello. Pero al final del día, nos transmiten emociones, nos conectan con los demás y nos hacen sentir vivos.

Así que sigamos disfrutando de la música en todas sus formas y dejemos que las palabras nos inspiren a crear nuestra propia melodía en este hermoso concierto llamado vida.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.