La Curiosidad como Motor del Aprendizaje: Descubre los secretos de la exploración espacial

¿Recuerdas esa curiosidad interminable de niños? Descubre cómo Abner conquista el espacio en su charla TED. Prepárate, la ciencia te espera.

¡Vaya charla tan interesante y reveladora! Recuerdo que mi mano derecha tenía un sartén de metal en el centro, una vasija de plástico, y en mi lado izquierdo tenía una más pequeña de metal. Tenía una cuchara de madera en la mano derecha y según yo, jugaba a tocar la batería. Para mí era algo muy dinámico e interesante, pero lamentablemente no quería hacerlo como profesión. Sin embargo, muchos de nosotros vemos a estos mismos niños hoy en día. Vemos ese patrón curioso y ganas de experimentar con cosas nuevas, como pintar o tocar instrumentos.

Recuerdan cuando íbamos al kinder y agarrábamos un color para pintar? Y después otro color? Según yo jugaba con más colores, me sentía un Picasso cuando era chiquito. Pensaba que sería un artista algún día. Pero ahora no sé tocar ningún instrumento ni pintar bien; soy lo peor en eso. Sin embargo, al recordar lo que pasó antes cuando era pequeño me di cuenta de que todos nos comportamos de la misma manera.

El proceso científico

Tal vez se pregunten por qué no todos somos científicos o ingenieros si seguimos este proceso desde pequeños: tenemos teorías, realizamos experimentos e investigaciones y luego llegamos a conclusiones. Pero ese es el proceso pensando acerca del porqué no todos somos científicos o ingenieros.

Pensándolo bien, creo que nosotros como adultos paramos demasiado lo que le ofrecemos a los niños cuando hacen algo nuevo. Si hacen algo que no entendemos, los paramos. Imaginen que van al centro comercial o supermercado de la mano y les dicen “no corras”. ¿Qué es lo que hace el niño? Sale corriendo y pasa lo que no queremos que pase. Otro caso puede ser cuando están en el parque y les decimos “no te vayas para allá porque está sucio” o “no agarres el control de la tele porque lo puedes configurar mal” o incluso cuando están tocando la batería como yo lo hacía, les decimos que paren.

Leer también:  Experimentos inspiradores: Descubre los TEDxperiments de 2018

Los niños tienen muchas preguntas: ¿por qué el cielo es azul? ¿por qué los pájaros vuelan? ¿por qué la naranja es diferente al limón? Siempre son tan curiosos acerca de lo que pasa a su alrededor. Lamentablemente, nosotros nunca tenemos una respuesta concreta. Siempre decimos cosas como “es así porque yo lo digo” o simplemente decimos “ya deja de preguntar”. Recuerdo en primaria una experiencia muy particular: pregunté por qué íbamos a hacer la tabla de multiplicar y cuándo íbamos a empezar a multiplicar en la vida real. Pero nadie tenía una respuesta concreta.

La curiosidad

Samuel Johnson dijo: “la curiosidad es la primera pasión y la última”. En secundaria recuerdo en clase de física cuando teníamos que aprender ecuaciones sencillas como masa por aceleración. Eran las situaciones más simples del mundo, pero muchos no las entendíamos. Recuerdo una frase del profesor: “todo es un carné de maquilar”. Fue como una puñalada en el corazón y pensamientos negativos vinieron a mi mente. Pensé que nunca iba a llegar a pasar de séptimo grado. Fue tanta la repetición de esa frase que para muchos de nosotros se convirtió en realidad.

Sin embargo, yo tenía preguntas. Quería saber cómo funcionaban los automóviles, cómo volaban los aviones, cómo podríamos explorar otros planetas o incluso qué pasaría si todos saltáramos al mismo tiempo. Eran preguntas sin respuesta, pero aunque no sabía la respuesta, yo era curioso. Era tanta mi curiosidad acerca de la velocidad que en vez de hacer poca investigación, hice mucha.

Los pilares del rendimiento escolar

Hay dos pilares básicos en el rendimiento escolar: el conocimiento general y la disciplina. Estos son base para el éxito académico según un grupo de científicos del Reino Unido. Sin embargo, estos mismos científicos añadieron un tercer pilar: la curiosidad. Todos sabemos que el conocimiento general es importante y está determinado por exámenes como Wonderlink, donde se evalúa qué tan rápido puedes responder ciertas preguntas.

Leer también:  Pensamiento ambiental: claves para un futuro sostenible

La disciplina también es fundamental para tener éxito académico; lo necesitamos para cualquier aspecto de nuestra vida profesional o personal. Pero la curiosidad es igualmente importante y está relacionada con las otras variables mencionadas anteriormente: inteligencia general, desempeño académico, responsabilidad y apertura a nuevas experiencias.

La apertura a nuevas experiencias y la curiosidad tienen una relación muy fuerte. La curiosidad de seguir aprendiendo nos lleva a buscar nuevos recursos para ampliar nuestros conocimientos. Hoy en día, podemos leer libros, ver videos en YouTube y aprender sobre cualquier tema que nos interese. Incluso podemos aprender cómo enviar cohetes al espacio.

Recuerdo un examen que no fue muy bueno; obtuve una calificación de 65, lo cual es reprobatorio en cualquier parte del mundo. Sin embargo, esta calificación pertenece a una persona que hizo algo muy peculiar: trabajar en la NASA. Esta persona tuvo la oportunidad de hacer un impacto en el mundo, desarrollar nuevas tecnologías y cumplir sus sueños.

No dejemos que los paradigmas nos limiten

Si hubiera quedado con ese 65, mi sueño sería otro. Pero mi determinación y curiosidad por seguir aprendiendo me llevaron a lograr cosas increíbles. No debemos dejar que un paradigma negativo acerca de nuestras habilidades o capacidades nos limite. Podemos utilizar estos tres pilares mencionados anteriormente para seguir adelante: conocimiento general, disciplina y curiosidad.

Así como yo logré superar obstáculos y alcanzar mis metas, todos podemos hacerlo si seguimos preguntando por qué las cosas son como son, rompiendo paradigmas y buscando nuevas fronteras del conocimiento.

A través de esta charla he comprendido la importancia de mantener viva nuestra curiosidad desde pequeños hasta adultos. La curiosidad es el motor que impulsa nuestro aprendizaje constante y nos permite explorar nuevos horizontes.

Leer también:  Síndrome de Asperger: Explorando posibilidades infinitas y creando un entorno inclusivo

No debemos permitir que los paradigmas y las limitaciones nos detengan en nuestro camino hacia el éxito. Alimentemos nuestra curiosidad, sigamos aprendiendo y nunca dejemos de hacer preguntas. Solo así podremos alcanzar nuestras metas y lograr grandes cosas en la vida.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.