La estética urbana: cómo transformar nuestras ciudades para generar beneficios sociales

Hoy te voy a contar sobre una charla TED que acabo de ver y que me dejó con ganas de más. El ponente, Camelia, nos habló sobre la importancia de la belleza en nuestras ciudades y cómo puede generar grandes beneficios sociales. ¡Y lo mejor de todo es que es algo económico! Así que prepárate para descubrir todo lo que aprendí y cómo podemos aplicarlo en nuestra vida diaria. ¡

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir en un video de una charla Tedx. Se trata de una conferencia impartida por Camelia Ilie, quien nos habla sobre la importancia de la estética y cómo puede cambiar el futuro de un país, una ciudad e incluso a nosotros como seres humanos.

La belleza y su relación con el entorno

Desde siempre me he preguntado por qué hay lugares con una gran belleza natural que se ven disminuidos por la presencia del ser humano, mientras que otros sitios inhóspitos son embellecidos a través de la estética en múltiples formas como jardines, arquitectura y artes. En este sentido, Ilie menciona dos películas que ejemplifican esta idea: “La grande belleza” del director Paolo Sorrentino y “Roma” del genial Alfonso Cuarón.

“La grande belleza” es un homenaje a la estética única de Roma, donde el protagonista se mueve con elegancia entre su hermoso apartamento, los bellos edificios y cuidados jardines de la ciudad. Por otro lado, “Roma” nos muestra cómo la protagonista trabaja en un barrio acomodado pero vive en uno extremadamente pobre y deteriorado. Su forma de caminar por ambos lugares refleja claramente las diferencias entre ellos.

Leer también:  El arte del espectáculo de marionetas: Lecciones sorprendentes y divertidas

Nuestro entorno influye en nuestra integridad

Pero más allá del aspecto visual, ¿pertenece la estética solamente al mundo desarrollado? ¿Cómo nos afecta el estado de nuestro entorno en cuanto a nuestra integridad y dignidad? Ilie nos comparte una historia que escuchó en una de sus clases hace varios años, la cual nos da una interesante perspectiva.

La historia cuenta cómo una trabajadora social recoge a una mamá con su hijo de un barrio pobre para hacer una gestión en un barrio acomodado. Durante el trayecto, el niño está comiendo un caramelo y cuando llegan al barrio elegante, quiere tirar el papel por la ventana del auto. La mamá le dice que no se puede tirar basura en la calle. Esta situación plantea la pregunta: ¿nos dictan los códigos del entorno dónde podemos portarnos bien o mal?

El impacto del entorno en nuestra vida

Para entender mejor cómo nos afecta nuestro entorno, Ilie menciona tres miradas diferentes:

Educación temprana

Según teorías promovidas por autores e investigadores como Wista y Neuro Piaget, aquellos niños que interactúan con la naturaleza y la belleza desde temprana edad se convierten en adultos más balanceados intelectualmente, socialmente, emocionalmente y físicamente.

Bienestar emocional

Martin Seligman ha estudiado el bienestar humano y su modelo PERMA indica que las emociones positivas incrementan nuestra sonrisa, salud y relaciones humanas para generar un mayor bienestar.

Teoría de las ventanas rotas

Esta teoría desarrollada en los años 80 muestra cómo nuestro comportamiento se ve influenciado por el estado de nuestro entorno. Ejemplos como los experimentos con coches abandonados en diferentes lugares han demostrado que cuando se cuida la limpieza, el orden y el cuidado de las cosas, el comportamiento de las personas cambia y se genera un mayor sentido de seguridad.

Leer también:  Reflexiones sobre el plagio iconográfico en la moda

Nuestro entorno afecta nuestro presente y futuro

La conclusión es clara: lo que nos rodea tiene un impacto directo en nuestra vida presente y futura. Si descuidamos nuestras ciudades, nos estamos olvidando también de nosotros mismos. Muchas veces creemos que el futuro está lejos, pero está justo en la puerta de nuestras casas. El futuro de nuestros hijos comienza en el entorno que los rodea.

No podemos ser buenos visitantes, debemos ser buenos locales primero. Debemos cuidar el lugar en el que estamos antes de pensar en querer estar en otro lugar. Es mucho más fácil florecer en lugares cuidados.

La propuesta que Camelia Ilie nos presenta se llama “La profundidad de la estética”. La estética representa los valores relacionados con la naturaleza y la apreciación de la belleza, así como la infraestructura verde que une espacios para beneficio de las personas.

Ejemplos como los jardines floridos en Francia, los mapas felices presentados por Daniele Coerciã o los baños de bosque según la teoría japonesa demuestran cómo con poco presupuesto podemos generar grandes beneficios para nuestra sociedad.

También es importante destacar ejemplos cercanos a nosotros como parques urbanos en México, árboles en Tibás (Costa Rica), un jardín transformado en Medellín (Colombia), un hermoso parque en Chile y el maravilloso camino de jacarandas en Guatemala.

En definitiva, la naturaleza puede salvar no solo la tierra, sino también hacer que seamos mejores seres humanos: más empáticos, sonrientes y saludables. Recojamos la basura y sembremos árboles para devolver sonrisas, mejorar la salud y generar un mayor bienestar para todos.

No importa si vivimos en países ricos o pobres, lo importante es tener amor por la naturaleza y respeto por las personas. Como dijo John Ruskin: “La belleza es una cosa bella; es un placer eterno”. Y nuestros países merecen tener un bello futuro.

Leer también:  Humor sin límites: Descubre las claves de la comedia con Guille Martínez-Vela

¡Gracias por leer este artículo! Espero que te haya inspirado tanto como a mí. ¡Hagamos nuestro entorno más amigable y disfrutemos de los beneficios que nos brinda!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.