La importancia de conocer nuestra historia diaria

Descubre la historia oculta y excluida de Costa Rica en esta fascinante charla TEDx sobre la comunidad afrodescendiente. ¡Te sorprenderás!

La historia afrodescendiente y su invisibilización

La historia de los pueblos afrodescendientes y su contribución en nuestros países ha sido sistemáticamente invisibilizada desde los espacios formales de educación. Se omite cualquier referencia al continente africano, excepto cuando se habla de Egipto, como si no fuera parte del continente africano. Además, hay una gran ausencia de imágenes publicitarias que representen a personas afrodescendientes en proporción adecuada. En términos artísticos, se tiende a estereotipar y singularizar las características de los pueblos afrodescendientes sin reconocer sus importantes contribuciones. Estos elementos contribuyen a la perpetuación del racismo y afectan el respeto y la autoestima de estas comunidades.

El poder transformador del arte y la poesía

La educación formal, las políticas de acción afirmativa y el reconocimiento son fundamentales para acabar con el racismo. Sin embargo, también es importante destacar el papel del arte y la poesía en los procesos educativos. Estas formas creativas tienen el potencial de modificar comportamientos y transformar el futuro hacia una sociedad más igualitaria.

Como persona comprometida con mis comunidades afrodescendientes, creo firmemente que la poesía tiene el poder de transformar realidades. A través de la lectura de poemas relacionados con nuestra historia, podemos tener un encuentro profundo con ella. Este encuentro nos permite conversar con nuestra historia pasada e increparla por su participación limitada en la historia afrodescendiente.

Leer también:  Descubre los fundamentos del M2 en Mi Primer M2: bioconstrucción y transformación del hogar

La historia siempre estuvo presente

A pesar de que nuestra historia fue negada y ocultada, siempre estuvimos presentes. Nuestra historia existía mucho antes de las fogatas y las alabanzas. Ya estábamos escribiendo desde antes, porque incluso antes de la historia escrita, nuestras palabras se preguntaban y se grababan en los árboles y en los silencios más ingratos de la historia contada por otros.

Nuestras palabras ya estaban escritas en formas y estructuras magníficas mucho antes de que ustedes aparecieran. Esas memorias que ustedes apenas nombran son solo una mínima parte de nuestra verdadera experiencia ancestral. Nuestros escritos, nuestras palabras, nuestro testimonio viene desde mucho más allá de mí misma. Y con la precisión que solo otorga la verdad, puedo afirmar que nuestra historia no nos llegó en capítulos ordenados ni desde el principio. Nos llegó fragmentada e interpretada por nuestros enemigos.

Desenmascarando a la historia

Era necesario enfrentar a nuestra propia historia, hacerla hablar y pedirle cuentas por todos los muertos y humillaciones sufridas. Estaba dispuesta a escuchar una explicación sensata por todas las madres huérfanas de hijos y todas las hijas huérfanas de madres.

Cuando finalmente me encontré cara a cara con ella, me di cuenta del arrepentimiento en sus ojos llorosos. Me habló sobre el inicio humano en África, sobre inventos y civilizaciones lejanas lideradas por mujeres negras valientes y hombres reinando por siglos. Me habló de sueños, escritos y revoluciones que se gestaron mucho antes de que ustedes aparecieran en escena.

Fue un momento de confrontación doloroso, pero necesario. La historia admitió su error y pidió perdón. En ese instante, decidí darle la espalda y dejarla atrás. Ya no valía la pena echar culpas ni escupir rostros. Sentí pena por ella porque se equivocó con muerte y el error le costó millones de almas.

Leer también:  Hablar para cuidarnos y cuidar:

La escuela que quiero

La escuela ha sido un espacio estresante para los niños afrodescendientes, donde no se sienten validados y a menudo sufren rechazo por parte de sus compañeros. Esto se debe a una ausencia de contenidos educativos que promuevan el respeto y la igualdad.

Pero yo sueño con una escuela distinta, una escuela donde los niños lleguen uno por uno llenos de animales, flores y sonidos mágicos. Una escuela donde aprendan sobre ancestros, mapas y tesoros; donde convivan con serpientes en el patio trasero junto a las veraneras; donde encuentren ancianas sabias, curanderos poderosos y contadores de historias inspiradores escondidos en los armarios.

En esta nueva escuela, los niños aprenderán a vivir con el pecho abierto y la frente erguida. Deletrearán el universo con los ojos cerrados gracias a su certeza ancestral. No necesitarán ir más a la escuela tradicional porque ya estarán completos. Las maestras nos acompañarán en la hora de las historias, y juntos descubriremos el poder transformador de nuestras raíces.

La historia afrodescendiente ha sido invisibilizada en los espacios formales de educación y en la representación mediática. Sin embargo, el arte y la poesía tienen el poder de transformar esta realidad. Es necesario desenmascarar nuestra propia historia, confrontarla y pedirle cuentas por todas las injusticias sufridas. Debemos construir una escuela distinta, donde los niños puedan vivir plenamente su identidad afrodescendiente y aprender sobre sus ancestros con orgullo.

La historia siempre estuvo presente, incluso antes de que se escribiera oficialmente. Nuestras palabras ya estaban grabadas en árboles y estructuras magníficas mucho antes de que otros intentaran negarnos o silenciarnos. Es hora de recuperar nuestra verdadera historia y caminar con el pecho erguido hacia un futuro más igualitario.

Leer también:  Impulsa el cambio global: innovación y revolución

Muchas gracias por permitirme compartir estas reflexiones inspiradas en la charla TEDx “Hablando con la Historia” impartida por Shirley Campbell Barr.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.