La importancia de crear una comunidad de mujeres líderes en México

¿Quieres saber qué aprendí en una charla TED? Descubre cómo Cristina Fernández está liderando el cambio en México y durante nuestra charla nos muestra la importancia de la colaboración y la creación de una mejor comunidad.

Hace poco tuve la oportunidad de ver una charla TEDx muy interesante impartida por Cristina Fernández. En ella, Cristina nos habló sobre cómo sería el mundo si dejáramos de competir entre nosotros y en su lugar, nos apoyáramos mutuamente. Y déjenme decirles que fue una revelación total.

La presión de ser los mejores

Desde que éramos niños, nuestros padres nos enseñaron a ser la mejor versión de nosotros mismos. Nos inculcaron la idea de que debemos buscar siempre superarnos para alcanzar nuestras metas. Pero además, también se nos enseñó que debemos lucir bien, hablar correctamente y comportarnos adecuadamente en todo momento.

A medida que crecemos, los medios de comunicación refuerzan constantemente esta idea, diciéndonos que somos mejores mujeres si tenemos un cabello hermoso, una piel joven y tersa, un cuerpo delgado y usamos la mejor ropa. Nos bombardean con imágenes y mensajes que nos llevan a crear un sistema de competencia entre nosotras mismas.

El código no escrito

Pero lo más sorprendente es cómo este sistema también se ha infiltrado en nuestra forma de juzgarnos mutuamente. Si vemos a una mujer sin maquillaje decimos que es fea o descuidada. Si no se arregla lo suficiente decimos que es floja. Incluso si vemos a una mujer trabajando mucho por hacer realidad sus sueños, le decimos intensa o adicta al trabajo.

Leer también:  Descubre tu verdadera identidad en redes sociales

Incluso llegamos al extremo de juzgar a una mujer que se atreve a hablarle a la persona que le gusta, tachándola de atrevida o lanzada. O si vive su sexualidad libremente, la señalamos como lo peor. Y lo más triste es que todo esto lo decimos entre nosotras mismas.

Los hombres tienen un código no escrito llamado “bro code” o hermandad, que los hace respetarse mutuamente y valorar lo que han construido. Pero las mujeres también tenemos nuestro propio código: la sororidad.

La sororidad

La sororidad es ese código de valores que existe entre mujeres. Es el entendimiento de que no importa de dónde venimos, cuántos años tenemos o cómo lucimos; somos mujeres y nos entendemos unas a otras. Comprendemos por lo que hemos pasado, estamos pasando o vamos a pasar.

A pesar de estar en pleno 2017, las mujeres aún no podemos ejercer plenamente nuestros derechos: libertad de expresión, derechos reproductivos y sexuales, derechos educativos y laborales. Por eso nos apoyamos mutuamente, porque te entiendo y te apoyo en esta lucha por nuestros derechos.

El baño de mujeres

Para entender mejor este concepto de sororidad, Cristina nos invita a imaginar una gran fiesta donde todos estamos presentes. En esa fiesta hay una chica sola en la barra esperando a alguien. Se acerca un chico para coquetearle pero ella deja claro su desinterés diciéndole “tengo novio”. Lo interesante aquí es que el chico se aleja no porque ella tenga novio, sino porque respeta que ella es la novia de otro hombre.

Pero ¿qué pasa en el baño de mujeres? Es el lugar donde sucede algo que normalmente no se ve. En el baño de mujeres todas somos amigas, aliadas. No importa si tu vestido está de moda o no, si viniste con tu novio o te trajo tu papá. Todas nos apoyamos, nos entendemos y nos ayudamos mutuamente.

Leer también:  Descubre el impacto del cambio climático de la mano de una joven activista

En el baño de mujeres prestamos maquillaje, pasadores y consejos. No permitimos que alguien salga con el vestido marcado y le decimos para que lo arregle. Incluso si vemos a alguien llorando en un rincón del baño, nos acercamos y preguntamos si está bien. Nos convertimos en amigas instantáneamente.

El mundo como un gran baño de mujeres

Cristina nos invita a ver el mundo como un gran baño de mujeres. A dejar atrás la competencia y los juicios hacia nuestras compañeras y en su lugar apoyarnos mutuamente como lo hacemos dentro del baño.

Imaginemos cómo sería nuestro mundo si lleváramos siempre esa actitud solidaria y comprensiva hacia las demás mujeres. Si siempre fuéramos acompañadas por esa hermandad invisible pero poderosa.

La charla TEDx impartida por Cristina Fernández fue una llamada a la sororidad entre las mujeres. Nos recordó la importancia de apoyarnos mutuamente en lugar de competir o juzgarnos. Nos invitó a ver el mundo como un gran baño de mujeres, donde todas somos amigas y aliadas. Es hora de dejar atrás la competencia y abrazar la sororidad para construir un mundo más justo y equitativo para todas.

Así que te invito a reflexionar sobre esto y a sumarte a este movimiento de sororidad. Juntas somos más fuertes y podemos lograr grandes cosas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.