La importancia de la música en la identidad y diversidad cultural

¿Sabes lo que significa la música? Gustavo Orihuela tiene las respuestas que te llevarán a otro nivel musical. ¡No te pierdas su increíble charla TED!

Aprenderás cómo distinguir música, sonido, armonía y ritmo mientras disfrutas de melodías mágicas en su violín. Además, descubrirás el poder del sonido y la terapia musical. ¡Te cautivará

En primer lugar, permíteme presentarme. Soy Gustavo Orihuela, un apasionado de la música y hoy quiero compartir contigo una charla muy interesante que he visto en un video de Tedx. En esta charla, el protagonista nos habla sobre los dos lenguajes que más le apasionan: el lenguaje hablado y el lenguaje musical.

El orador comienza agradeciendo a los otros expositores y organizadores del evento por brindar esta oportunidad de generar conocimiento y crítica en nuestro país. Luego, nos introduce al tema principal: la música.

La música es un fenómeno sonoro que va más allá del simple sonido. Tiene componentes como el ritmo y la armonía, que nos permiten navegar por una melodía. El ritmo es esa parte del camino donde podemos reconocer cuerpos moviéndose al compás de la música, mientras que la armonía es ese colchón armónico que nos guía hacia dónde va a caminar la melodía.

Pero ¿qué diferencia hay entre el sonido y la música? El orador nos explica que el sonido puede ser cualquier ruido o melodía natural que escuchamos en nuestro entorno, como los pajaritos cantando en las mañanas. Por otro lado, la música es una elaboración humana con una intención específica.

La música tiene un poder increíble sobre nuestras emociones. Es nuestra forma más antigua de expresión y toca nuestros sentimientos más profundos. Nos hace responder con todo nuestro ser. La música está antes que nosotros mismos; ha estado presente desde antes de nacer, cuando escuchábamos los latidos del corazón de nuestra madre en su vientre.

Leer también:  La fascinante evolución del tango y el bandoneón

La música también juega un papel importante en la construcción de nuestra identidad. Desde el vientre materno, vamos constituyendo una identidad sonora única. El orador nos invita a reflexionar sobre cuánto amamos y valoramos nuestro propio país y cómo contribuimos a él.

El orador comparte su experiencia personal como músico y cómo la música le ha permitido conocer diferentes culturas y personas alrededor del mundo. La música es un lenguaje transcultural, donde ninguna cultura es superior a otra. Es una herramienta poderosa para entrar en contacto con la diversidad que nos rodea.

En Bolivia, tenemos una riqueza cultural impresionante, con tantas culturas indígenas que poseen su propia música tradicional. El orador realiza un experimento musical para hacernos reflexionar sobre nuestra conexión con estas raíces musicales.

El mensaje principal de esta charla es que todos somos músicos en cierta medida. No importa si alguien te dijo alguna vez que tenías “una oreja mala”, todos podemos vivir el fenómeno musical de manera libre y espontánea.

El orador destaca la importancia de formar desde temprana edad a personas autónomas, que sepan lo que quieren y apoyarse en sus potenciales para seguir construyendo. También resalta el poder del sonido y la música en terapias como la musicoterapia, donde se busca lograr bienestar emocional y corporal a través de la música.

Sin embargo, el orador también advierte sobre los peligros de consumir música pop o trap sin discernimiento. Lo más fácil no siempre es lo mejor para nuestro cerebro, corazón y emociones. Debemos ser cuidadosos con lo que escuchamos y cómo afecta a nuestro bienestar.

En conclusión, esta charla nos invita a reflexionar sobre la importancia de la música en nuestras vidas. Nos recuerda que todos somos músicos en alguna medida y que debemos valorar nuestra identidad musical y cultural. La música tiene el poder de conectar personas, culturas y emociones. Así que aprovechemos este regalo universal y construyamos una bolivianidad fuerte, orgullosa y diversa.

Leer también:  Carnaval de Zamba y Canuta: una visión juvenil

En resumen, la música es mucho más que sonido; es un lenguaje universal que nos conecta con nuestras emociones más profundas. Nos ayuda a construir nuestra identidad y nos permite explorar diferentes culturas. La música tiene un poder transformador en nuestro bienestar físico y emocional. Aprovechemos este regalo maravilloso para crear un mundo más armonioso y diverso.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.