La importancia de la paternidad y maternidad: Descubre los fascinantes detalles del aborto legal y seguro

¡Descubre cómo Mario Sebastiani defiende la despenalización del aborto en su apasionante charla TED! Sigue leyendo para conocer los detalles de su argumento.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo realmente interesante que descubrí en un video de una charla Tedx. Se trata de una conferencia impartida por Mario Sebastiani, en la cual cuestiona el motivo por el cual traemos hijos a este mundo. Su perspectiva es totalmente diferente a lo que solemos escuchar, y te aseguro que no podrás dejar de reflexionar al respecto.

¿Por amor o por deseo?

Mario comienza su charla expresando su desacuerdo con la idea de tener hijos por amor. Él argumenta que no suele encontrarse con personas que digan “tengo tanto amor como si fuera gordura y me lo tengo que sacar”. En cambio, lo más común es escuchar a gente decir “quiero tener un hijo”, lo cual nos lleva a replantearnos si realmente traemos hijos al mundo por una ética del amor o si hay otros motivos más profundos.

El autor menciona haber escrito sobre este tema en un libro, y cómo generó controversia entre aquellos que leyeron el libro sin tener hijos y lo vieron como alguien sin corazón ni ternura. Sin embargo, los abuelos con hijos y nietos fueron más comprensivos e incluso premiaron su valentía al plantear estas preguntas incómodas.

Una lectura inadecuada

Mario plantea cómo todo esto surge de una lectura inadecuada del Génesis: “Fructificad y multiplicaos; procread abundantemente en la tierra”. Muchas veces se interpreta esta invitación como un acto de amor, pero él propone verlo desde una perspectiva más amplia.

Leer también:  Descubre los beneficios de la lengua de señas y derriba los mitos

El autor menciona que la pobreza muestra costados muy particulares en la reproducción. Nos invita a pensar en el hecho de que 1.400 millones de personas en el mundo no tienen acceso a energía eléctrica, mientras que 19 millones de habitantes de Nueva York consumen la misma cantidad de energía que 800 millones de personas en África subsahariana. Esta desigualdad nos hace replantearnos si realmente es por amor que traemos hijos al mundo.

Más allá de Malthus

Mario también menciona a Malthus, quien se preocupaba por la explosión demográfica y advertía sobre la falta de alimentos para alimentar a toda la población mundial. Sin embargo, hoy somos capaces de producir alimentos para muchos más habitantes, pero todavía hay mil millones de personas que pasan hambre y el 30-40% de los alimentos terminan en la basura. Esto nos lleva a cuestionarnos si realmente valoramos y respetamos la vida humana como deberíamos.

La política se entromete

Otro aspecto interesante abordado por Mario es cómo la política se entromete en nuestra manera de reproducirnos. Menciona ejemplos como Alemania incentivando a tener hijos con beneficios fiscales o Japón financiando métodos costosos para fertilización asistida debido a su preocupación por su baja tasa de natalidad.

Incluso hay países del norte europeo que instan a las parejas a tener dos hijos: uno para los padres y otro para “la nación”. Estas políticas demográficas nos hacen reflexionar sobre si realmente somos muchos o pocos, y cómo nuestras acciones afectan al planeta.

El impacto ambiental

Mario plantea una pregunta interesante: ¿cuánto contamina un niño nacido en la Recoleta de Buenos Aires en comparación con uno nacido en Etiopía? La respuesta es impactante: el niño de la Recoleta contamina 160 veces más el planeta que el niño de Etiopía. Desde pañales hasta juguetes, nuestra sociedad consumista tiene un gran impacto ambiental.

Leer también:  Rompiendo mitos de la protesta no violenta: Descubre el poder de la acción ciudadana

Incluso el Colegio Real de Obstetricia y Ginecología del Reino Unido ha hecho manifestaciones para concienciar sobre el calentamiento global y sugiere tener un hijo menos del deseado para reducir nuestra huella ecológica.

La felicidad y los hijos

Otro punto interesante abordado por Mario es cómo se estudió la felicidad de las madres que tienen hijos y las que no los tienen. Según un estudio realizado por Time, las mujeres sin hijos se sentían más satisfechas con su pareja, sus expectativas laborales cumplidas y sus logros personales. Esto no significa que las madres sean infelices, pero sí plantea una perspectiva diferente a lo que solemos creer.

El derecho a decidir

Mario también menciona cómo en algunos países se ha decidido negar a las mujeres el derecho a no tener hijos. En su país, Argentina, la mitad de los legisladores votaron para mantener la clandestinidad del aborto y poner en riesgo la salud y vida de las mujeres. Esto nos lleva a cuestionarnos qué tan democrática es una sociedad en la cual se vota sobre la indignidad de las mujeres.

El autor también menciona situaciones que ha vivido en su consultorio, donde las parejas le explican los motivos por los cuales no esperaban tener hijos pero terminaron embarazados. Desde deseos sexistas hasta presiones sociales, cada historia revela una ética diferente detrás de la decisión de tener un hijo.

Conclusiones

Mario concluye su charla planteando que no va a cambiar la automaticidad con la que tenemos hijos, pero sí podemos cambiar nuestro discurso almibarado del amor por uno más responsable y planificado. Nos invita a replantearnos si realmente traemos hijos al mundo por amor o si hay otros factores involucrados.

Leer también:  Por qué tu médico te cura pero no te sana

A través de esta interesante charla, Mario Sebastiani nos hace reflexionar sobre el verdadero motivo detrás de traer hijos al mundo. Nos invita a cuestionar nuestras creencias arraigadas y considerar si estamos actuando desde una ética del amor o simplemente siguiendo deseos personales o presiones sociales.

Nuestra responsabilidad como seres humanos es asegurarnos de que nuestros hijos tengan sus necesidades básicas satisfechas y vivan en un mundo equitativo y sostenible. Tal vez sea hora de replantear nuestra forma de ver la paternidad y tomar decisiones más conscientes.

Recuerda siempre cuestionarte, reflexionar y buscar nuevas perspectivas para tener una visión más amplia y enriquecedora de la vida. ¡Hasta la próxima!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.