La inversión en startups: un camino hacia la igualdad y la innovación

Imagínate contribuir al trabajo decente, igualdad de género, innovación e igualdad a través de la inversión en startups. Descubre la inspiradora historia y valiosos consejos del emprendedor Marcelo Díaz en su charla Tedx.

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero hablarte sobre una charla TEDx que vi recientemente y que me dejó realmente impresionado. El título de la charla es “Invertir o no invertir en emprendimiento”, y el ponente, Marcelo Díaz Bowen, comparte su experiencia personal con respecto a este tema tan interesante.

¿Qué es la inversión?

Para poder responder a esta pregunta, primero tenemos que entender qué es la inversión. Según Marcelo, la inversión consiste en dedicar tres recursos (dinero, esfuerzo y tiempo) con el objetivo de obtener un beneficio. El dinero puede ser recuperado si se hace una buena inversión posteriormente, pero el tiempo nunca se recupera.

Marcelo menciona una definición del profesor Howard Stevenson que le gusta mucho: “El emprendimiento es la búsqueda de oportunidades más allá de los recursos controlados”. Esto significa que cuando uno invierte en emprendimientos, no siempre sabe lo que está por venir y las dificultades que enfrentará.

El primer sombrero: La inversión pública

Marcelo comienza contando su experiencia al invertir dinero público en emprendimientos. Hace 12 años trabajaba en una incubadora de negocios universitaria y tuvieron la idea de utilizar el capital semilla proporcionado por CORFO para llevar emprendimientos latinoamericanos a Silicon Valley y levantar fondos privados. Obtuvieron un millón de dólares para invertir en startups durante un año.

Leer también:  El Futuro de la Movilidad: Soluciones creativas para el caos del tráfico

Hicieron la primera hackathon con fines de inversión en Chile, trajeron a inversionistas de Silicon Valley y trabajaron con los emprendedores para modelar sus negocios y encontrar la mejor forma de llegar al cliente. En tres años, invirtieron en 129 startups y los resultados fueron espectaculares.

De las 129 startups, 84 fallaron antes del segundo año, lo cual es un porcentaje menor al promedio de fracaso en el emprendimiento. Las otras 45 siguieron funcionando y generaron un gran retorno sobre la inversión para el estado. Un solo emprendimiento logró facturar cinco millones de dólares al quinto año, lo que significó un retorno importante a través del impuesto al valor agregado.

Además, Marcelo destaca que aunque muchas empresas fallaron, los emprendedores adquirieron una valiosa experiencia que les ha permitido tener éxito en otros proyectos o convertirse en líderes importantes en grandes instituciones nacionales o transnacionales.

El segundo sombrero: La inversión privada

Luego de su experiencia con la inversión pública, Marcelo decidió invertir sus propios ahorros junto con amigos y conocidos en emprendimientos. Esta vez se enfocó en ayudar a jóvenes desempleados en Palestina a desarrollar sus propios negocios. Con su programa llamado “Iftikhar Fund”, han invertido 10 millones de dólares en 22 startups, generando más de 250 puestos de trabajo.

Lo más destacable es que el 30% de estas empresas son fundadas por mujeres, rompiendo barreras culturales y fomentando la equidad de género dentro del emprendimiento. Además, han logrado un margen de retorno esperado del 185%, demostrando que invertir en emprendimientos puede ser un buen negocio.

Marcelo también menciona que ha lanzado un nuevo fondo de inversión con tres amigos llamado “With Boost”, con el objetivo de apoyar emprendimientos latinoamericanos y expandirse por toda la región.

Leer también:  Encuentra tu valentía hoy: Consejos de una líder empresarial

El tercer sombrero: El apoyo a través de la responsabilidad social empresarial

Por último, Marcelo habla sobre su experiencia en una gran corporación de generación de energía en Chile, donde ha podido invertir en micro y pequeñas empresas nacionales. A través del patrocinio de esta empresa, han ayudado a más de 3000 personas a mejorar sus modelos de negocio y generar empleo.

Además, han apoyado a cientos de empresas con financiamiento propio y público para impulsar su crecimiento y elevar su nivel de ventas. Han logrado aumentar el valor promedio de las ventas en un 80% al año, permitiendo que estos emprendedores salgan adelante y mejoren su calidad de vida.

A lo largo del video, Marcelo nos muestra cómo la inversión en emprendimiento puede tener resultados espectaculares tanto para los inversionistas como para los emprendedores. La inversión pública puede generar un retorno significativo para el estado, además de crear un ecosistema favorable para futuros proyectos. La inversión privada permite ayudar a jóvenes talentosos a desarrollar sus ideas y generar empleo. Y finalmente, el apoyo a través de la responsabilidad social empresarial brinda oportunidades reales a micro y pequeñas empresas nacionales.

Invertir o no invertir en emprendimiento es una gran cuestión, pero la experiencia de Marcelo demuestra que puede ser una decisión acertada y gratificante. Al invertir en personas y sus ideas, se generan oportunidades de crecimiento económico, equidad de género e inclusión social.

Así que la próxima vez que alguien te pregunte si invertir o no en emprendimiento, recuerda las palabras inspiradoras de Marcelo: “Los emprendedores somos capaces de salir adelante a través de nuestro propio mérito”.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.