La mecánica del engaño: descubre los secretos

Descubre los secretos del engaño y las posverdades en esta cautivadora charla TEDx de Javoo. Prepárate para cuestionar tus creencias y desmantelar el engaño en nuestra sociedad moderna. ¡No te lo pierdas!

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir y que me ha dejado realmente asombrado. Resulta que acabo de ver un video de una charla Tedx muy interesante impartida por Javier Fabris, un mago profesional que se dedica al arte del engaño. Su charla se titula “La posverdad: el poder del engaño” y déjame decirte que es realmente reveladora.

El arte del engaño

Javier comienza hablando sobre cómo el asombro es la clave en su arte como mago. El asombro nos hace vulnerables, nos vuelve receptivos a cualquier mentira o ilusión que se nos presente. Y es cierto, vivimos rodeados de información falsa: noticias sensacionalistas, campañas electorales manipuladoras, publicidad engañosa, entre otros.

Pero aquí viene lo interesante. Javier nos explica cómo los artistas de ilusión utilizan un mecanismo llamado “implantar una idea general”. Básicamente consiste en decir una verdad parcial para ocultar una mentira. Por ejemplo, si quiere hacer un truco con cartas ordenadas automáticamente, puede afirmar con convicción que las cartas están mezcladas cuando en realidad ya están ordenadas previamente.

Este juego entre la verdad y la mentira es fascinante porque demuestra cómo nuestra mente tiende a creer lo que queremos creer y muchas veces no cuestionamos lo evidente. Los seres humanos somos curiosos por naturaleza y eso nos lleva a detenernos en casos excepcionales sin tener en cuenta la probabilidad. Por ejemplo, ¿cuántas veces hemos escuchado que tomar un vaso de vino al día nos hará vivir más tiempo? Y sin embargo, seguimos bebiendo en exceso.

Leer también:  Descubre la fascinante verdad sobre el aburrimiento

La era de las posverdades

Pero lo que realmente me llamó la atención de esta charla es cuando Javier habló sobre las “posverdades”. Según él, son aquellas ideas basadas en hechos no objetivos que apelan a nuestras emociones y creencias. Y lo más sorprendente es que hay personas que defienden estas posverdades sin tener ningún beneficio final aparente.

Javier pone como ejemplo dos posverdades muy conocidas: la teoría de que la Tierra es plana y el supuesto montaje del hombre llegando a la Luna. Nos pide levantar la mano si creemos en alguna de estas teorías y sorprendentemente algunas personas sí lo hacen con convicción. Pero aquí está el punto clave: Javier nos dice que no importa si creemos o no en estas teorías, sino cómo elegimos entre saber y creer.

La lucha entre la posverdad y la proverdad

Javier plantea una especie de batalla entre las posverdades y las proverdades. Las primeras son disparates basados en emociones y creencias infundadas, mientras que las segundas son verdades respaldadas por evidencia comprobable. Sin embargo, él menciona algo interesante: ¿por qué le pusieron un nombre tan ridículo a esto? La verdad pasa a ser una especie de cosa absurda llamada “posverdad”. Pero más allá del nombre, lo importante es que la verdad no necesita ser defendida, simplemente es.

En resumen, Javier nos dice que cuando nos enfrentemos a una noticia o información asombrosa, debemos detenernos antes de compartirla sin pensar. No todo el asombro es la puerta al engaño. Nos invita a mantenernos escépticos y críticos ante las posverdades, pero también a disfrutar del asombro genuino que nos brinda el arte y la curiosidad.

Leer también:  Descubriendo lo inesperado: las matemáticas innatas y divertidas

Esta charla me ha dejado pensando en cómo nuestra mente puede ser engañada fácilmente y cómo nuestras creencias pueden influir en nuestra percepción de la realidad. Es importante cuestionar lo evidente y buscar siempre la verdad respaldada por pruebas concretas. Pero también debemos permitirnos disfrutar del asombro genuino que nos brinda el arte y las curiosidades de la vida.

Así que te invito a reflexionar sobre esto y a mantenerte siempre abierto al aprendizaje y al descubrimiento de nuevas verdades. Recuerda, no todo lo que parece real lo es, pero eso no significa que debamos perder nuestra capacidad de maravillarnos ante lo increíble.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.