La música como terapia: el poder sanador de los ritmos colombianos

¿Quieres descubrir el poder sanador de la música a través de ritmos e instrumentos colombianos? Prepárate para una fascinante charla TED que te va a emocionar y sorprender. ¡No te la puedes perder!

Hace poco tuve la oportunidad de ver un video de una charla Tedx que me dejó completamente impactado. El autor, Río al Sur, hablaba sobre el poder transformador de la música y cómo puede sanar nuestras emociones y aliviar el dolor. Quiero compartir contigo lo más importante que aprendí de esta fascinante charla.

El viaje hacia la marimba de chonta

Río al Sur comenzó su historia hablando sobre su encuentro con un instrumento llamado marimba de chonta, también conocido como el piano de la selva. Su interés por este instrumento fue tan grande que decidió investigar las costas del Pacífico sur de Colombia para conocer más sobre él.

Decidió embarcarse en un barco hacia Guapi, Cauca, y durante el viaje experimentó algo realmente mágico. Mientras observaba la hermosa luna reflejada en las aguas del Pacífico, vio una burbuja brillante que se elevaba junto a las olas y desaparecía ante sus ojos. Reflexionando sobre esto, llegó a pensar que esa burbuja era el alma o energía vibrante de una señora a quien había cedido su cama en el barco.

El poder curativo de la música

Después del trágico fallecimiento de esta señora, Río al Sur presenció cómo un grupo de cantadoras del Pacífico rodearon a la hija afectada por su pérdida y le cantaron arroyos infantiles para consolarla. Fue entonces cuando se dio cuenta del poder transformador que tiene la música y decidió hacer el primer festival de cantadoras en Bogotá.

Leer también:  Cómo crear poesía cortando y pegando

En este festival, Río al Sur descubrió historias conmovedoras de mujeres que habían utilizado el canto como una forma de sanar y superar situaciones difíciles. Desde Laden Elimina, quien creó la primera guardería afro en Bogotá para ayudar a su comunidad; hasta Taira Quiñones, quien devolvió tierras a campesinos a través del canto; o Aurora Ca Ciegas, quien trabaja con niños desplazados en uno de los barrios más complejos de la ciudad. Estas mujeres demostraron el poder curativo y transformador que tiene la música.

El poder sanador de la música

Río al Sur también compartió historias sobre cómo la música puede ser utilizada como terapia para tratar el dolor emocional. En una sesión con un niño que había sufrido abuso sexual, Río al Sur compuso una canción llamada “El Caracol” para ayudarlo a procesar su trauma. Después de cantarla varias veces durante las sesiones, el niño logró expresar su miedo y pedir ayuda cuando se vio obligado a enfrentarse nuevamente al posible agresor.

Además del dolor emocional, Río al Sur también mencionó cómo la música puede disminuir hasta en un 70% la sensación dolorosa física. Citando el ejemplo de su hermana, quien le dijo que aunque la morfina no le quitaba el dolor físico completamente, dejaba de importarle tanto gracias a la música.

La ciencia detrás del poder de la música

Río al Sur explicó que el sentido de la evolución humana es el oído, y que este sentido nos permitió desarrollar el lenguaje musical. El estímulo sonoro viaja a través del sistema nervioso, llegando a la formación reticular en el tronco cerebral y conectándose con áreas emocionales y de memoria en la corteza prefrontal. Esto explica por qué la música puede activar nuestras emociones de manera tan profunda.

Leer también:  Fotografía: Descubriendo la importancia del nacimiento

La charla de Río al Sur me hizo darme cuenta del poder transformador que tiene la música en nuestras vidas. Ya sea para sanar heridas emocionales o aliviar el dolor físico, la música tiene un impacto profundo en nuestro bienestar. Nos brinda una forma de expresión única y nos conecta con nuestras emociones más profundas.

No importa quiénes seamos ni las dificultades que enfrentemos, todos tenemos una espina en nuestra vida. Pero como dijo Río al Sur, “la felicidad tiene forma de acordeón”. Cantar nos permite soñar, sanar y encontrar soluciones a nuestros problemas.

Así que no dejemos nunca de cantar. Cantemos para nosotros mismos, para nuestra familia, para nuestros amigos. Dejemos que la música cure nuestras heridas y nos ayude a encontrar paz y alegría en medio del caos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.