La valiente búsqueda de madres por sus desaparecidos en México

¿Te gustaría conocer la valiente historia de Cecilia Delgado en su búsqueda de seres queridos desaparecidos? Descubre su inspiradora charla TEDx.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una charla Tedx que vi recientemente y que me dejó impactado. La ponente, Cecilia Delgado, relató su desgarradora experiencia como madre de un hijo desaparecido en México. Su historia es solo una entre miles de familias que buscan a sus seres queridos sin descanso.

Una búsqueda incansable

Cecilia nos cuenta que la última vez que vio a su hijo Jesús Ramón Martínez Delgado fue el 2 de diciembre de 2018 en su negocio en Hermosillo. Dos policías llegaron en una patrulla y se lo llevaron junto con una camioneta que los seguía. A partir de ese momento, comenzó su búsqueda desesperada.

Primero revisó hospitales, comandancias y reclusorios sin obtener resultados. Luego decidió buscar en fosas clandestinas, un lugar al que ninguna madre debería tener que acudir para encontrar a sus hijos. Según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas o No Localizadas del gobierno mexicano, existen más de 94 mil 818 personas cuyo paradero se desconoce.

La realidad angustiante

Imagínate vivir día y noche con la angustia de no saber dónde están tus seres queridos. Cecilia nos hace reflexionar sobre el dolor y la incertidumbre constantes que enfrentan estas familias. Además, nos revela cifras alarmantes: cada día desaparecen 23 personas en México.

Cecilia fundó “Buscadoras por la Paz Sonora” después de no encontrar respuestas por parte de las autoridades. Ella y su grupo reciben llamadas anónimas que los llevan a fosas clandestinas, donde armados con picos, palas y varillas, excavan en busca de sus seres queridos. Nada los detiene, ni siquiera el clima extremo.

Leer también:  Rompiendo barreras: La importancia de la inclusión en la sociedad

Una realidad dolorosa

En Sonora, la cifra oficial de desaparecidos es de 4,214 personas respaldadas por denuncias ante la agencia del Ministerio Público. Sin embargo, Cecilia afirma que este número debe ser mucho mayor. En su página de Facebook reciben al menos cinco reportes diarios de desapariciones.

Cecilia nos cuenta cómo encontró a su hijo dos años después de su desaparición en una fosa clandestina al sur de la ciudad. Reconoció a Jesús por sus brackets y una muela molesta. Fue un momento muy difícil pero también significó cumplirle la promesa que le hizo a su hijo: encontrarlo y traerlo a casa.

La falta de empatía e inacción

Cecilia se pregunta por qué la comunidad internacional no reacciona con más indignación ante los miles de muertos y desaparecidos en México. Según datos de la ONU, México ocupa el décimo lugar en el mundo en número de desapariciones.

Ella explica que muchas personas critican que transmitan en vivo sus búsquedas en redes sociales debido a las imágenes fuertes que muestran. Pero para ellas es importante visibilizar su labor y hacer evidente la realidad que viven.

La falta de empatía y la inacción de las autoridades son temas recurrentes en su discurso. Cecilia denuncia que no hay presupuesto ni voluntad por mejorar esta situación. Además, revela una crisis forense: más de 31 mil cuerpos sin identificar y seis de cada diez enterrados en fosas comunes.

Un llamado a la acción

Cecilia nos invita a reflexionar sobre el dolor ajeno y a exigir políticas públicas que contribuyan a frenar las desapariciones. Nos recuerda que nadie está exento de convertirse en víctima y nos insta a alzar la voz para que las autoridades cumplan con su deber.

Leer también:  El poder de la empatía para superar estereotipos

La historia de Cecilia Delgado es solo una entre miles en México. Su lucha incansable por encontrar a su hijo desaparecido nos muestra la realidad angustiante que viven muchas familias mexicanas. La falta de empatía e inacción por parte de las autoridades agravan aún más esta problemática social.

Nos corresponde unirnos como sociedad, exigir justicia y apoyar a quienes sufren este terrible flagelo. No podemos quedarnos indiferentes ante el dolor ajeno, debemos ser agentes del cambio y trabajar juntos para construir un México donde todos podamos vivir sin miedo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.