Liderazgo compartido: el antídoto para trascender en sistemas y organizaciones

Después de ver una charla TED fascinante, te describiré lo aprendido en pocas palabras. Martín, un docente y experto en deporte, nos desafía a colaborar y trascender nuestras vidas. ¿Quieres descubrir más? ¡Sigue leyendo!

Recientemente tuve la oportunidad de ver una charla TEDx muy interesante impartida por Martín Mackey. En esta charla, Martín abordó el tema de la pérdida de visión periférica y cómo esto puede afectar nuestro campo visual. Pero lo que más me llamó la atención fue su conexión entre este problema médico y el enfoque individualista de nuestras instituciones educativas tradicionales.

Déficit de visión periférica

Martín comenzó explicando que la pérdida de visión periférica es una condición asociada a enfermedades oftalmológicas como la retinitis pigmentaria, la retinopatía diabética o el glaucoma. Sin embargo, él agregó a esta lista algo que quizás no esperábamos: la escuela tradicional. Según Martín, estas instituciones se centran demasiado en el desarrollo individual y nos enseñan a estudiar para ser evaluados individualmente.

En este sentido, compartimos un espacio físico con otros estudiantes, pero cada uno estudia su propio libro y se le exige adquirir conocimientos para anotarlos en nuestra propia libreta personal. Esto crea un ambiente poco colaborativo donde prevalece el egoísmo del docente que afirma que su materia es más importante que las demás.

El camino hacia el éxito personal

Martín continuó relatando cómo durante sus primeros años profesionales se centró en recibir información, retenerla y aplicarla en su trabajo. Este enfoque le dio muchos resultados y logró reconocimiento profesional gracias a su desarrollo individual, sus conocimientos técnicos y su obsesión por la organización.

Leer también:  Descubre cómo ir más allá de lo desconocido con la innovación

Sin embargo, llegó un momento en su vida en el que recibió una llamada de la Unión Argentina de Rugby y fue convocado para una entrevista con Agustín Pichot, ex capitán de los Pumas. Martín estaba emocionado porque su sueño siempre había sido entrenar a los Pumas. Pero durante la entrevista, le plantearon dos condiciones: mejorar la organización y compartir sus conocimientos con más personas.

El cambio hacia el crecimiento colectivo

Esta solicitud lo llevó a replantearse su enfoque individualista y entender que retener el conocimiento solo dentro del equipo no servía de nada. Fue entonces cuando Martín ingresó al plan como asesor del entrenador Graham Henry, quien había sido uno de los precursores de un cambio cultural en los All Blacks, el equipo nacional de rugby de Nueva Zelanda.

Graham Henry le transmitió a Martín una idea muy poderosa: si el conocimiento se queda solamente retenido en un equipo o staff, no sirve para nada. No se trataba solo de tener buenos entrenamientos o lograr resultados épicos, sino de crear un sistema educativo que trascienda a las personas.

Mi experiencia con los lentes

A modo simbólico, Martín recibió un par de lentes y se le asignó la tarea de observar cómo las personas actúan dentro de una organización. Con estos anteojos puestos, pudo mejorar su campo visual y detectar el déficit generalizado en visión periférica que existe entre la mayoría.

Recorriendo distintas organizaciones deportivas, empresariales y políticas en Argentina, Martín pudo observar que cuando las personas tienen la libertad de organizarse de manera espontánea, tienden a actuar de forma individualista y poco colaborativa. Cada uno pone sus intereses personales por encima de los demás y siempre busca sobresalir.

Leer también:  La evolución del pensamiento crítico a través de la historia

En el deporte, por ejemplo, cada entrenador desarrolla su propio método de entrenamiento y establece sus propias normas disciplinarias. Esto crea una diversidad desorganizada que no agrega valor a la institución ni al objetivo pedagógico que debería guiarla.

La mezquindad del conocimiento

Otro problema común en las organizaciones es la presencia de personas que creen saberlo todo y se resisten a compartir su conocimiento. Esta mezquindad genera una pobreza institucional enorme y limita el crecimiento colectivo.

Martín también mencionó el fenómeno de buscar constantemente un “superhéroe” que nos salve cuando las cosas van mal en una organización. Contratamos a alguien con grandes expectativas, pero si no obtiene resultados inmediatos lo descartamos rápidamente. Este ciclo se repite hasta encontrar a esa persona que nos dé éxito temporalmente.

Sin embargo, Martín destacó que esta mentalidad solo lleva a pérdidas económicas para las instituciones y rara vez da resultados duraderos. La clave para contrarrestar estas conductas personalistas es crear sistemas educativos donde el conocimiento fluya libremente.

El poder del sistema educativo colaborativo

Martín concluyó su charla resaltando la importancia de desarrollar sistemas educativos colaborativos en todas las organizaciones. En lugar de enfocarnos en ser los mejores individualmente, debemos tener la voluntad de aprender y compartir nuestro conocimiento con los demás.

Esta voluntad de compartir permite que el sistema pueda extraer todo lo que sabemos y transformarlo en un activo institucional. De esta manera, no importa quién sabe más, sino que el sistema como un todo se vuelve más sabio.

Martín nos invitó a todos a tener la voluntad de enriquecer los sistemas a los que pertenecemos y exigir que se respeten. Si logramos esto, podremos hacer crecer nuestras instituciones y evitar comenzar desde cero constantemente.

Leer también:  Estrategias para un futuro sostenible: Detonando la Acción Climática

La charla TEDx impartida por Martín Mackey fue realmente reveladora. A través de su experiencia personal y profesional, Martín nos mostró cómo el enfoque individualista limita nuestro crecimiento colectivo en las organizaciones.

El cambio hacia sistemas educativos colaborativos es fundamental para trascender como instituciones y lograr resultados duraderos. Debemos tener la voluntad de aprender constantemente y compartir nuestro conocimiento con los demás.

Juntos podemos ampliar nuestra visión periférica y dejar atrás la idea de depender siempre de un “superhéroe” para salvarnos. Hagamos que nuestras instituciones crezcan y evolucionen, construyendo un futuro mejor para todos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.