Liderazgo y desarrollo social: la clave para transformar nuestra sociedad

Descubre cómo el liderazgo puede transformar nuestra sociedad en este impactante artículo sobre la charla TEDx del profesor Jaime Riquelme.

Hola, soy Jaime Riquelme, un doctor en paz y seguridad internacional con más de 20 años de experiencia estudiando el liderazgo como factor clave en la resolución de problemas sociales y organizacionales. Hoy quiero presentarles una charla sobre el liderazgo como factor del desarrollo de una sociedad.

La verticalidad en nuestras sociedades

¿Sabías que México y Chile son sociedades verticales? Esto podría ser la principal razón por la cual nos resulta difícil alcanzar el desarrollo como países. La verticalidad se refiere a imponerle a una persona sin elección alguna cómo solucionar un problema que le afecta. Todos hemos sentido esto cuando alguien nos dice “haz esto y nada más”. En las sociedades mexicana, chilena y latinoamericana en general, se levantan barreras de verticalidad social, económica y política que constantemente impiden a las personas solucionar sus problemas más relevantes.

Estudios científicos demuestran que somos mucho más intolerantes a la incertidumbre, distantes de poder y colectivistas en Latinoamérica que los países más desarrollados del mundo. El liderazgo es la clave para el bienestar sostenible de una sociedad y para la autorrealización de las personas.

Mi experiencia personal

Crecí en una familia donde reinaba la verticalidad: disciplina y autoridad eran expresiones del amor. A los 17 años me uní al ejército como oficial de infantería durante más de 20 años. Mis primeras experiencias me enseñaron que el autoritarismo podía resolver problemas inmediatos pero generaba gran dependencia a largo plazo. Aprendí la importancia de la autonomía y el empoderamiento de las personas.

Leer también:  Supera el miedo y alcanza el éxito: Los secretos de un mago

Hoy, después de 10 años dedicado a investigar y enseñar liderazgo, entiendo que este es el arte de resolver problemas relevantes con una actuación armonizada de grupos humanos. Los líderes que ejercen liderazgo son aquellos que contribuyen a solucionar problemas sin violencia, autoritarismo o descalificaciones. Comprenden que los problemas relevantes son complejos y que todos sabemos y desconocemos parte de la solución. Por eso, invitan a todas las personas a participar en su resolución y fomentan ideas creativas y efectivas.

La horizontalidad como alternativa

En contraste con la verticalidad, encontramos la horizontalidad. Este modelo social favorece la autonomía, el respeto y la colaboración entre las personas en lugar de promover obediencia, subestimación o competencia. La horizontalidad se diferencia claramente de la verticalidad al organizarse en redes en lugar de jerarquías.

Para comprender cómo el liderazgo influye en una sociedad, es necesario analizar cómo las personas toman decisiones y se relacionan entre sí. La distancia de poder (resignación ante diferencias), colectivismo (preferencia por conducta grupal) e intolerancia a la incertidumbre (amenaza percibida ante lo desconocido) son dimensiones culturales que explican cómo funcionan nuestras sociedades.

Distancia de poder

A mayor distancia de poder, es probable que esperemos a una autoridad formal para tomar decisiones o actuar. Esto explica por qué muchas personas son pasivas y poco participativas, esperando que otros solucionen los problemas relevantes.

Colectivismo

A mayor colectivismo, es probable que decidamos en función de lo que el grupo haga o piense, sin cuestionar críticamente. Esto explica por qué nos resulta difícil pensar por nosotros mismos y tomar decisiones individuales.

Intolerancia a la incertidumbre

A mayor evitación de la incertidumbre, es probable que nos aferremos al dogma y evitemos cualquier duda o cuestionamiento. Esto explica por qué nos cuesta tanto innovar, ser creativos e investigar en Latinoamérica.

Leer también:  El poder de la mente: Descubre tus oportunidades

Las diferencias culturales entre países desarrollados y latinoamericanos son enormes. Nuestro modelo social es vertical, lo cual puede ser la causa de las fallas institucionales, ineficiencia económica y conflictos sociales en México, Chile y Latinoamérica en general.

El liderazgo como solución

El liderazgo es un proceso de interacciones entre líderes, colaboradores y situaciones que afectan a todos. Es el centro de esta interacción. En sociedades con alta distancia de poder se enfatiza el rol del líder como pieza fundamental del sistema. En sociedades con alto colectivismo se resalta el papel del grupo y en aquellas con alta intolerancia a la incertidumbre se prioriza el dogma.

Ninguna dimensión cultural es clave por sí misma; todas son relevantes en su interacción más cercana. Mientras menor sea la distancia de poder, el colectivismo y la evitación de incertidumbre, mayor será la interacción entre líderes, colaboradores y situaciones. En países desarrollados del mundo, esta integración es mayor.

En cambio, en Latinoamérica se tiende a valorar más el rol del líder, los colaboradores o la situación sin enfatizar su interacción. Esto se refleja en gráficos donde los triángulos son grandes y están lejos del centro (liderazgo). En países desarrollados, los triángulos son más pequeños y están más cerca del centro.

Hacia una sociedad horizontal

Para superar las barreras de verticalidad que nos impiden ejercer liderazgo y lograr un bienestar sostenible como sociedad, necesitamos una transformación cultural hacia una sociedad más horizontal. Esto implica promover la colaboración sobre la competencia, el respeto sobre la subestimación y potenciar la autonomía por encima de la obediencia.

Es urgente reducir las barreras políticas, económicas y sociales que dificultan el ejercicio del liderazgo para que todas las personas puedan participar armonizadamente en solucionar problemas relevantes en sus vidas, comunidades y sociedades. Resolver problemas como pobreza e inequidad está en nuestras manos y el liderazgo es una herramienta fundamental para lograrlo.

Leer también:  Aprende a actuar sin demoras: Descubre cómo enfrentar desafíos y crear la vida que siempre has querido

El liderazgo es clave para alcanzar un bienestar sostenible en nuestra sociedad. La verticalidad impide que las personas ejerzamos liderazgo al imponernos cómo solucionar nuestros problemas sin dar espacio a la autonomía y el empoderamiento. Necesitamos promover una cultura más horizontal, potenciar la colaboración, el respeto y reducir las barreras que dificultan el ejercicio del liderazgo. Resolver la pobreza e inequidad está en nuestras manos.

¡Hasta luego!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.