Logra el éxito con eficiencia estratégica: lecciones de una maestra inspiradora

Hey, ¿qué tal? Hoy quiero contarte sobre una charla TED que vi recientemente. Se trata de Silvana Corso, Directora de la escuela N2 Rumania en Villa Real, Buenos Aires. Un logro impresionante en educación inclusiva.

Silvana fue finalista del Global Teacher Prize, considerado el Premio Nobel para los maestros. Descubre su increíble trabajo y aprendizajes en este

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir y que me ha dejado realmente impactado. Resulta que he visto un video de una charla TEDx muy interesante impartida por Silvana Corso, directora de una escuela enfocada en la inclusión educativa. En esta charla, Silvana expone su experiencia y reflexiona sobre la representación social de la educación inclusiva y los desafíos a los que se enfrenta.

¿Qué es lo primero?

Antes de entrar en detalles, déjame contarte el contexto. La directora comienza hablando sobre un artículo publicado en el día del maestro, donde se mencionaba el proyecto educativo que ella dirige. Sin embargo, lo que realmente llamó su atención fueron los comentarios generados en las redes sociales respecto a este proyecto. Uno de ellos decía algo así como “es un excelente proyecto social pero no académico”. ¿Por qué? Porque trabajan con una población afectada por la pobreza y la discapacidad.

Cambiar la representación

Silvana plantea el problema de cómo se representa socialmente a la educación inclusiva: menos recursos, menos posibilidades, menos capacidades y menos contenidos. Esta visión limitada impide alcanzar la excelencia educativa tan deseada. Para cambiar esta representación, es necesario comenzar desde las propias escuelas inclusivas.

Leer también:  América Latina: oportunidad única para reinventarse

La directora relata algunas experiencias personales para ilustrar su punto. Recuerda cómo tuvo que caminar abrazada a un alumno con una navaja para protegerlo o soportar los insultos de vecinos del barrio que la culpaban por no entregarlo a la policía. Silvana deja claro que no es responsabilidad de la escuela cambiar una navaja por una lapicera, sino cambiar la representación de lo que significa esa lapicera.

La escuela inclusiva y el trabajo con discapacidad

Silvana también destaca el trabajo con personas con discapacidad en su escuela. Algunos argumentan que si se hacen adaptaciones curriculares, se vacían de contenidos. Pero ella defiende que la escuela debe enseñar a aprender. Para ejemplificar esto, comparte una anécdota sobre un alumno llamado Valentín, quien tiene síndrome de Down.

Al principio, todos decían lo amoroso y tierno que era trabajar con chicos como Valentín. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que tenía dificultades para controlar su sexualidad y respetar los límites personales. La directora relata cómo tuvo que intervenir y poner límites claros para evitar situaciones incómodas para las chicas del colegio.

El aprendizaje inesperado

Aquí es donde Silvana reconoce haber aprendido una gran lección: viviendo en un ambiente inclusivo y hablando constantemente sobre inclusión educativa, fue un compañero de ballet quien le enseñó sobre la representación social equivocada del síndrome de Down y cómo abordarlo adecuadamente.

Este incidente lleva a reflexionar sobre el papel fundamental de los límites en una escuela inclusiva. No se trata solo de alojar a todos los alumnos, sino también ser exigentes con ellos para lograr que se empoderen, se inserten en la sociedad y elijan su propio destino.

Leer también:  300 eventos. Infinitas ideas. Descubre el éxito de un representante.

La importancia de compartir códigos

Otro ejemplo poderoso que Silvana comparte es el caso de Valen y Franco, dos alumnos con fobias sociales. Descubren que tienen mucho en común y aprenden a reírse juntos, compartiendo sus propios códigos de comunicación. Esto demuestra cómo una escuela inclusiva puede crear un ambiente donde todos los estudiantes puedan pertenecer y desarrollarse plenamente.

La charla de Silvana Corso nos invita a reflexionar sobre la representación social equivocada que tenemos de las escuelas inclusivas. Nos muestra cómo una escuela inclusiva no solo debe alojar a todos los alumnos, sino también ser exigente con ellos para permitirles alcanzar su máximo potencial. Además, enfatiza la importancia de establecer límites claros para garantizar un entorno seguro y respetuoso para todos.

Espero que este artículo te haya resultado interesante y te anime a reflexionar sobre la educación inclusiva. ¡Sigamos trabajando juntos para construir un mundo más justo e igualitario!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.