¡Maestría en la Vida! Descubre cómo vivir con salud y felicidad

¿Estás listo para caminar el tercer acto de tu vida de manera activa y plena? Yo lo estoy! Recientemente vi una charla TED que me dejó con ganas de vivir cada día con salud, autonomía y felicidad hasta el último momento. En este artículo, te contaré lo que aprendí y cómo puedes aplicarlo en tu propia vida. Si eres como yo y no estás dispuesto a rendirte,

Hoy quiero compartir contigo algo que me ha dejado realmente impactado: un video de una charla TEDx titulada “¿Cómo quieres ser de anciano?”, impartida por Ligia María García Martínez. Esta charla aborda el tema del envejecimiento y nos invita a reflexionar sobre cómo queremos vivir nuestros últimos años de vida.

La esperanza de vida está cambiando

Ligia comienza su charla planteándonos una pregunta muy importante: ¿te has imaginado cómo te gustaría ser de anciano? Nos recuerda que, en la actualidad, podemos llegar a vivir hasta los 90 años e incluso más. La esperanza de vida está aumentando en todo el mundo, especialmente en las llamadas “zonas azules” como el Mediterráneo, donde se espera que la gente viva hasta los 120 años.

En Colombia, según el último censo, la esperanza de vida es de 81.1 años para las mujeres y 75.4 años para los hombres. Sin embargo, se estima que los últimos años pueden estar marcados por enfermedades y dependencia.

Leer también:  La transformación radical: cómo encontrar luz en medio de la oscuridad

Vivir con vitalidad hasta el último día

Ligia nos plantea un escenario contrastante: por un lado, tenemos la imagen tradicional del anciano enfermo y dependiente; por otro lado, vemos ejemplos inspiradores de personas mayores bailando salsa o disfrutando plenamente su vida.

Nos cuenta la historia personal de su madre, quien después de enviudar decidió explorar el mundo y vivir sola a sus 70 años. Hoy tiene 80 y viaja libremente haciendo lo que le gusta. Este ejemplo nos demuestra que todos podemos tener una vida activa y plena en nuestra tercera edad.

Preparándonos para la longevidad

Ligia nos advierte que la sociedad debe prepararse para el envejecimiento de la población. En Colombia, el número de personas mayores de 60 años está aumentando significativamente. Muchos hogares unipersonales pertenecen a mujeres mayores, mientras que los hombres suelen vivir solos durante su etapa productiva y luego se mudan con sus hijos.

Sin embargo, Ligia señala que a menudo limitamos la vida de nuestros padres por miedo a que se lastimen o fracturen. Les decimos qué no hacer y poco a poco van perdiendo autonomía y valor en sí mismos. Esta actitud puede llevar a una disminución en la mineralización ósea y al temido riesgo de fracturas.

Desafiar las expectativas

Ligia propone un programa llamado “Desviaja”, dirigido a aquellos que se resisten a aceptar una vejez limitada y dependiente. Nos invita a cambiar nuestras expectativas sobre cómo queremos vivir nuestra tercera edad.

Nos recuerda que cada generación tiene un papel en la jerarquía familiar: abuelos, padres e hijos. Es importante que los adultos ocupen su lugar hasta el último día de sus vidas, tomando decisiones sobre su salud, bienestar y estilo de vida.

Leer también:  Reconstrucción tras el 19S: aprende a enfrentar la adversidad con una mentalidad positiva

También destaca la importancia del equilibrio entre dar y recibir. Muchas veces los padres han dado tanto durante toda su vida que los hijos esperan que sigan haciéndolo. Pero es fundamental que los adultos se valoren a sí mismos y establezcan límites, sin perder su dignidad ni comprar el amor de sus hijos.

Afrontar la muerte y soltar las expectativas

Ligia nos habla sobre la importancia de hablar abiertamente sobre la muerte y nuestras expectativas en ese momento. Debemos tomar decisiones anticipadas para que nuestros seres queridos puedan respetar nuestra voluntad al final de nuestras vidas.

Nos invita a hacer un “cuadre de caja con la vida”, donde evaluemos lo que hemos recibido y lo que debemos a los demás. Es necesario soltar culpas y cargas emocionales para poder vivir plenamente en nuestra tercera edad.

Proyectos e independencia

Jonathan Ross, autor citado por Ligia, nos dice que envejecer mal significa tener más recuerdos que proyectos. Por eso, ella nos anima a establecer proyectos constantemente, sin importar su tamaño. Puede ser algo tan simple como cambiar el color de una puerta o aprender algo nuevo. Las personas con proyectos envejecen mejor.

Respeto hacia nuestros padres

Ligia dedica una parte especial de su charla a dirigirse a los hijos, recordándoles el respeto hacia sus padres. Les pide no dar órdenes ni intentar controlarlos; más bien deben apoyarlos sin auditar cada acción o decisión. Agradece lo que han recibido sin exigir cuentas detalladas.

También menciona la importancia de establecer límites y permitir que los padres tengan una vida propia. Los hijos deben comprender que sus padres merecen respeto y reconocimiento, incluso cuando ya no puedan cumplir con ciertas responsabilidades.

Leer también:  Descubre el lado oscuro del emprendimiento y cómo encontrar el equilibrio

Acompañar y apoyar

Finalmente, Ligia nos insta a acompañar y apoyar a nuestros padres en su proceso de envejecimiento. Asegura que esto les permitirá ser más sanos, felices e independientes. Sin embargo, también destaca la importancia de mantener nuestro propio espacio y vida independiente.

Nos recuerda que el amor es infinito entre padres e hijos, pero debemos aprender a soltar expectativas y permitirnos vivir nuestras vidas plenamente.

Esta charla TEDx nos ha dejado una poderosa reflexión sobre cómo queremos ser de ancianos. Nos invita a desafiar las expectativas tradicionales y vivir nuestra tercera edad con vitalidad, autonomía e independencia.

Nos enseña la importancia de respetar el lugar de cada generación en la jerarquía familiar y establecer proyectos constantes para mantenernos activos mentalmente.

También nos recuerda el valor del equilibrio entre dar y recibir, así como la necesidad de soltar culpas emocionales para vivir plenamente nuestros últimos años.

Finalmente, Ligia nos insta a acompañar y apoyar a nuestros padres en su proceso de envejecimiento sin perder nuestra propia identidad ni limitarnos por miedo a la soledad. El amor entre padres e hijos es infinito, pero cada uno debe tener su propia vida y felicidad.

Así que te invito a reflexionar sobre cómo quieres ser de anciano. ¿Estás dispuesto a desafiar las expectativas y vivir una vida plena hasta el último día? Recuerda que la elección está en tus manos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.