Memorias capturadas: Fotografías del tsunami en Otsuchi, Japón

Descubre cómo Alejandro Chaskielberg transforma sus fotos en documentales en movimiento y ayuda a reconstruir historias emocionantes.

Hace poco tuve la oportunidad de ver un video de una charla Tedx muy interesante. El autor, Alejandro Chaskielberg, compartió su experiencia y aprendizajes al trabajar en proyectos fotográficos relacionados con la memoria y el pasado. Su charla me dejó reflexionando sobre el poder de las imágenes y cómo estas nos ayudan a recordar momentos especiales.

El poder de la fotografía

Chaskielberg comenzó su charla hablando sobre cómo las fotografías nos permiten capturar esos momentos especiales que queremos recordar. Ya no imprimimos las fotos como antes, ahora las subimos a redes sociales o a la nube. Pero ¿qué pasa cuando perdemos esas fotos digitales? ¿Cómo recordaremos a nuestros seres queridos si se borran todas nuestras fotos?

El autor menciona que volver a nuestras fotos del pasado es como abrir un portal hacia nuestra memoria olvidada. Esos tesoros acumulados en imágenes pueden ayudarnos a proyectarnos hacia el futuro.

Proyectos fotográficos nocturnos

A lo largo de su carrera, Chaskielberg ha trabajado en proyectos fotográficos nocturnos, haciendo retratos bajo la luz de la luna. Le pide a sus modelos que permanezcan inmóviles y en silencio mientras él ilumina tanto ellos como el paisaje con linternas.

Uno de sus proyectos más destacados fue vivir durante dos años en las islas del delta del río Paraná, donde retrató a los habitantes locales que viven en relación directa con el agua. Estas imágenes lo llevaron hasta Japón, donde buscaba una nueva historia para contar.

Leer también:  Descubre el futuro apasionante que nos depara

El pueblo de Otsuchi

Chaskielberg conoció a Hiro Hayana, el curador de una muestra en Japón, quien lo llevó a un pequeño pueblo llamado Otsuchi. Este lugar había sufrido la peor tragedia de su historia en marzo del 2011, cuando fue arrasado por un tsunami.

Muchas personas perdieron sus vidas y gran parte del pueblo quedó destruido. Los sobrevivientes se quedaron sin hogar y tuvieron que soportar un invierno muy duro. Pero a pesar de todo esto, muchas personas buscaban desesperadamente recuperar las fotos de sus seres queridos que habían perdido.

Contando la historia

Chaskielberg decidió contar la historia de Otsuchi a través de sus fotografías. Invitó a los sobrevivientes a volver a los espacios donde antes estaban sus casas o lugares de trabajo y muchos aceptaron. Durante la noche, permanecían quietos y en silencio mientras él tomaba las fotografías.

A medida que avanzaba en su proyecto, Chaskielberg encontró un álbum de fotos abandonado en las calles del pueblo. Estuvo expuesto durante mucho tiempo sin que nadie lo recogiera. El álbum estaba mojado y olía mal, pero contenía imágenes llenas de color que chorreaban unas sobre otras.

Fue entonces cuando el autor decidió tomar los colores dominantes del álbum para crear su propia paleta y utilizar esos colores para colorear las imágenes de los sobrevivientes. De esta manera, las escenas grises fueron tomando vida y color.

El impacto inmaterial

Chaskielberg menciona que al ver miles de fotos destruidas en un archivo, se dio cuenta del daño inmaterial que enfrentaban los sobrevivientes. El tsunami había afectado no solo sus hogares, sino también su memoria y su identidad.

El autor trabajó durante seis años en el proyecto de Otsuchi y finalmente publicó un libro con las imágenes recopiladas. Sin embargo, sentía que aún faltaba algo por hacer.

Leer también:  El futuro de la atención médica: Revolucionario Robot Hospitalario

Una exhibición colectiva

Junto con el gobierno de Otsuchi, Chaskielberg organizó una gran exhibición colectiva en el gimnasio de una escuela temporal. Invitaron a estudiantes secundarios y a la gente del pueblo a fotografiar sus vidas con cámaras desechables.

Los chicos participaron con entusiasmo y juntos crearon un pequeño archivo de fotos que mostraba cómo era la vida en Otsuchi cinco años después del tsunami. Esta experiencia permitió crear nuevos recuerdos y construir la memoria del futuro del pueblo.

A través de su charla Tedx, Alejandro Chaskielberg nos muestra el poder de la fotografía como herramienta para recordar momentos especiales y reconstruir nuestra identidad. Su trabajo en proyectos relacionados con la memoria y el pasado nos invita a reflexionar sobre cómo utilizamos las imágenes para conectarnos con nuestro pasado y proyectarnos hacia el futuro.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.