Mujeres y sostenibilidad: cómo convertir un proyecto de tejer a mano en un negocio que cambia vidas

¿Alguna vez te has sentido inseguro de perseguir tus sueños solo porque no tienes una formación empresarial? Cecilia Diaz te muestra que no necesitas un título. Descubre cómo logró convertir su proyecto de tejer a mano en un negocio inspirador y sostenible. ¡No te lo puedes perder!

Hace poco tuve la oportunidad de ver una charla TEDx realmente inspiradora. La ponente, Cecilia Díaz, nos compartió su experiencia como emprendedora en Guatemala y cómo logró convertirse en una empresaria social. Su historia es un claro ejemplo de cómo las oportunidades pueden surgir en los momentos más inesperados y cómo podemos reinventarnos para seguir nuestros sueños.

Cecilia comienza contándonos que ser guatemalteca y madre de dos niñas sanas es un verdadero privilegio para ella. A lo largo de su vida, ha estado expuesta a proyectos locales muy interesantes y ha aprendido mucho de aquellos guatemaltecos que lideraron estos proyectos y compartieron generosamente sus experiencias con ella. Aunque no estudió administración de empresas ni negocios, Cecilia decidió destinar todos sus ahorros y energía en un proyecto personal que comenzó como una forma de crear ropa para niños y artículos de decoración inspirados en Guatemala.

El poder del trabajo digno

En el camino hacia la creación de su empresa, Cecilia se encontró con una persona que le hizo reflexionar sobre el verdadero significado del trabajo digno. Ella le pidió a esta persona hacerle una prenda para su proyecto, pero notó que no entendía exactamente lo que ella quería. Fue entonces cuando le planteó la pregunta: “¿Cuánto quieres ganar? ¿Para tu bolsillo o para tu alma?” Esta pregunta resonó profundamente en Cecilia y la hizo darse cuenta de que quería pagarle tanto por su trabajo como por el valor intrínseco que este tenía.

Leer también:  Hablar del Tabú: Cambiando el Mundo

Con el tiempo, el negocio de Cecilia se fue diversificando y tuvo la oportunidad de conocer a muchos otros artesanos y oficios. La demanda comenzó a crecer y tuvieron que enfocarse en los productos más rentables: las cestas plásticas tejidas. Estas cestas, inspiradas en las tradicionales canastas de mercado latinoamericanas, se convirtieron en un éxito gracias a su diseño contemporáneo y la incorporación de cuero y pompones.

El camino hacia la sostenibilidad

Sin embargo, Cecilia notó que faltaba algo en estas cestas: una historia detrás de ellas. Fue así como descubrió que podían ser tejidas también con plástico reciclado. El proceso para lograrlo fue largo y lleno de pruebas y errores, pero finalmente lo consiguieron. Hoy en día, trabajan con filamentos plásticos certificados hechos de 97% plástico reciclado exclusivamente para su marca.

El proyecto ha crecido enormemente desde entonces. Cecilia confirma que trabajan con más de 350 mujeres en el país, produciendo piezas hechas a mano con materiales sostenibles. Además, han establecido alianzas estratégicas con otros empresarios para reciclar su propio plástico y trabajar bajo los principios del comercio justo.

Empoderando a las mujeres guatemaltecas

Uno de los aspectos más importantes del proyecto es cómo ha empoderado a las mujeres guatemaltecas involucradas. A través del trabajo remunerado, estas mujeres pueden valorarse a sí mismas e incluso ser económicamente independientes. Cecilia destaca que estas mujeres tienen necesidades muy similares a las suyas y a las de muchas otras madres, y el proyecto les brinda la oportunidad de mejorar sus vidas y las de sus familias.

Cecilia se siente honrada y agradecida por poder decir que es una empresaria social. Su negocio no solo ha sido beneficioso para ella y su familia, sino que también ha impactado positivamente en muchas otras mujeres guatemaltecas. Ella invita a todos a unirse al tren de la sostenibilidad, ya que nuestras acciones individuales tienen un impacto colectivo en nuestro planeta.

Leer también:  Mujeres que cuidan: Desafíos y logros para superar la trampa de la economía del cuidado

La historia de Cecilia Díaz es un ejemplo inspirador de cómo podemos reinventarnos y seguir nuestros sueños. A través de su empresa, ha logrado crear productos sostenibles que benefician tanto a ella como empresaria como a las mujeres guatemaltecas involucradas en el proceso. Su historia nos muestra la importancia del trabajo digno, la sostenibilidad y cómo nuestras acciones individuales pueden tener un impacto positivo en nuestra comunidad y en el mundo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.