Nano-granjas: la solución para un mundo sin hambre

¿Conoces a Ricardo? Descubre cómo su pasión por los libros se fusiona con su preocupación por el medio ambiente en una charla TED imperdible.

Sabías que en un espacio similar al de tu baño puedes cultivar suficientes alimentos para dar de comer a una familia de cuatro personas durante todo el año? Esto es lo que una nano granja puede lograr por ti y por tu familia, sin contar los beneficios que puede tener para la salud y el medio ambiente.

Desde que era muy pequeño siempre tuve una gran atracción por las plantas y la naturaleza. Siempre andaba buscando qué hacer con esa inquietud. Una de mis primeras incursiones fue construir en la azotea de mi casa un huerto vertical, pero no creció ni una plantita chiquita en esa azotea.

A lo largo del tiempo, sin embargo, hubo una persona que fue mi maestra en todo esto de las plantas. Yo le llamaba abuelita. Me solía sentar con ella mientras ella regaba las plantas y las macetas bajo el tremendo calor de Monterrey. Me hablaba sobre cada planta, sus hojas, su color. Me hablaba sobre las cochinillas y las lombrices, e incluso me dejaba jugar con ellas mientras yo iba aprendiendo para qué servía cada planta y qué utilidad podía tener.

La agricultura y el medio ambiente

Estoy convencido de que hoy en día la agricultura y el medio ambiente han ido cambiando por algo que ya no es lo mismo: la codicia y la avaricia del hombre ha ido destruyendo nuestro entorno natural en pro de poder cultivar alimentos más grandes, más rápido y en menos tiempo.

Leer también:  Robots para el desarrollo: innovación sostenible

Hoy por hoy utilizamos pesticidas, herbicidas e insecticidas que terminan con ciertas plantas locales, degradan el suelo y matan a insectos benéficos como las abejas. Pero no solo eso, también explotamos a otros seres humanos para poder tener más producción.

La idea de una nano granja urbana

La pregunta era: ¿qué puede hacer un físico como yo, que no sabe absolutamente nada de agricultura y que lo único que tiene es un gusto por las plantas? ¿Qué puede hacer para cambiar esta situación?

Fue entonces cuando me puse a investigar y estudiar un poco, y nació la idea de hacer una nano granja. Tener un espacio tan pequeño en casa donde poder cultivar mis propios alimentos y alimentar también a mi familia.

Suena como algo relativamente loco, pero además faltaba algo en mi definición: yo vivía en la ciudad. Tenía que buscar algo que se acoplara a la vida urbana. Y ahí fue cuando nació la idea de una nano granja urbana: un espacio en casa donde crecer alimentos.

Los elementos básicos

Estoy seguro de que todos los aquí presentes tenemos un espacio en nuestra casa lleno de cosas que ya no utilizamos para nada. Ese podría ser el espacio ideal para comenzar a cultivar tus propios vegetales y tener qué darle de comer a tu familia de manera más sana y nutritiva, libre de pesticidas tóxicos para tu salud.

Todos tenemos acceso al agua hoy en día, o al menos podemos pensar en capturar agua de lluvia utilizando algún recipiente adecuado. La tierra es muy sencilla de obtener si tienes un reciclador de basura orgánica o una composta. Puedes juntar todos los desechos que sacas de tu cocina y ponerlos allí para empezar a generar tierra en tan solo 18 días.

Leer también:  El valor del talento senior en el mundo laboral: derribando viejos paradigmas

Las plantas son las principales protagonistas en esta historia. Hoy sabemos que en un espacio de 30 centímetros por 30 centímetros, es posible cultivar una lechuga, 4 acelgas, 9 betabeles y hasta 16 rábanos. Si tienes cuatro cuadrados como este, podrías cultivar suficientes vegetales para tener ensalada durante todo el año.

Ahora nos falta uno de los elementos básicos: los animales. Aunque parezca loco, incluso en espacios reducidos se pueden tener animales de granja que sean suficientes para darnos de comer.

Los reyes de la granja urbana

Quiero hablar solamente de tres animales que considero los reyes de una granja urbana: las gallinas, los conejos y los peces.

Las gallinas aparte de ser muy divertidas y entretenidas, tienen algunas propiedades desconocidas. Una sola gallina puede producir entre 300 y 330 huevos al año. Y al contrario de lo que pensamos, no se requiere un gallo para poder tener una gallina que ponga huevos.

Los conejos son hermosos y a la mayoría les agradan porque son pequeños y pachones. Pero lo interesante es que una sola pareja puede tener hasta 80 crías en un año. Esto equivale a tener carne de conejo dos veces por semana durante todo el año en tu casa.

Los peces, por su parte, se pueden tener en espacios reducidos. En un tinaco de tamaño pequeño, se puede tener hasta 100 mojarras medianas perfectamente comestibles y saludables.

La característica que tienen estos tres animales en conjunto es que se pueden alimentar de la basura que generamos en nuestra cocina. Y a cambio de eso, ellos generarán un excremento que podrá ir a la composta y enriquecerá la tierra para nuestros vegetales.

Leer también:  Acceso universal a Internet: la clave para un futuro brillante

Ahorro y fuente de ingreso

Hoy por hoy mi granja es un gran ahorro y una fuente de ingreso. Mis gallinas se pagan su alimento ellas solas con la venta del huevo, y el ahorro obtenido con los vegetales que producimos paga el agua que consumimos para regarlos.

Pero más allá de eso, puedo presumir que mi familia no ha vuelto a tener una sola gripe desde hace dos o tres años que tenemos la granja urbana. Muchas cosas han sanado desde entonces.

Te invito a imaginar ese espacio olvidado lleno de trebejos en tu casa: limpio, lleno de plantas, vida y animalitos. Imagínate poder ir ahí y recoger huevos frescos recién puestos por tus gallinas. Imagina cortar lechugas frescas para tus ensaladas directamente desde tu jardín urbano.

Hoy todo esto es posible. Y estoy convencido de que un México sin hambre es enseñar a cada familia cómo cultivar aunque sea una parte de sus alimentos en casa, para tenerlos nutritivos, ricos, a disposición y baratos. Un mundo sin hambre es posible si todos nos sumamos a este cambio.

En resumen, una nano granja urbana puede ser la solución para cultivar tus propios alimentos en espacios reducidos. Con agua, tierra, plantas y animales adecuados, puedes tener suficiente comida nutritiva y libre de pesticidas para alimentar a tu familia durante todo el año. Además de ahorrar dinero y generar ingresos extra, estarás cuidando tu salud y contribuyendo al medio ambiente.

Así que te invito a hacer ese cambio también. Ayúdame a mantener viva la memoria de mi abuelita y luchemos juntos por un mundo mejor donde cada familia pueda cultivar sus propios alimentos. ¡Tú también puedes hacer la diferencia!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.