Naturaleza vs. crianza: el debate eterno – Descubre cómo enfrentar los retos de la vida con una actitud positiva

¡Descubre cómo enfrentar los retos de la vida con una actitud positiva en esta fascinante charla TEDx de Mónica!

Hola, soy Mónica Fernández. En 1990, cuando era la maestra auxiliar del colegio donde aún trabajo, me invitaron a ser la maestra titular de un grupo de niños de entre 3 y 4 años. Recuerdo que me preguntaron y mi respuesta fue un temeroso “¿O qué? Piénsalo”, me dijeron. Debo de haber sido un viernes porque en mi familia los sábados es el día que nos juntamos a comer con mis papás y por alguna razón en esta historia aparece mi hermano.

Cuando le platiqué que me invitaron a ser la maestra titular de unos bebecitos y que yo nunca había dado clases a niños tan chiquitos, ni siquiera estudié para ser maestra, la respuesta de mi hermano fue: “Tú di que sí”. Siempre dije que sí siendo honesta. No recuerdo el resto de la conversación con mi hermana, pero lo que sí sé es que sus palabras se quedaron conmigo para siempre. Y es exactamente esa conversación la que hoy me trajo aquí.

Me invitaron a dar una charla TEDx y yo dije que sí. Pero en realidad todo esto va mucho más allá… El sistema nos enseña que la vista es la función de los ojos, pero la visión es la función del alma. Es importante descubrir cuál es el propósito de nuestra vida, el cual cada uno va descifrando poco a poco. Pero una vez descubierto será más fácil transitar por el mundo.

Dedica tiempo a descubrirte

No hablo solo de sueños como casarte, tener una familia, comprar un coche o una casa. Tu propósito en la vida, tu visión, es lo que te ayuda a ir descifrando los caminos. Te ayuda a tomar decisiones y reconocer oportunidades. Cuanto más pronto descubras esto, más fácil será tu transitar por el mundo.

Dedica tiempo a descubrirte, a saber qué es eso que te mueve, que te apasiona, que te gusta. Invierte en eso que te inflama el pecho. Descubre para qué eres bueno.

Recuerdo una vez cuando mis papás salían de viaje y yo me quedaría sola en casa porque mi hermano ya estaba casado. Mi mamá preocupada le dice: “Mi hijito, tu hermana…”. Mi hermano la interrumpe y le dice: “Claro mamá, cualquier emergencia o problema yo le llamo a mi hermana para que me ayude”. Creo que ahí descubrí que una de mis fortalezas es que no se me atora nada. A veces son los otros los que nos ayudan a reconocernos y descubrir nuestros talentos.

Leer también:  Las claves del éxito de un atleta olímpico: implicancia y compromiso

Aprende a escuchar lo que los otros dicen de ti, a reconocerte. Así es como se va formando la visión: conociéndote a ti mismo. Una vez que la tienes clara es muy fácil invertir en ella.

Silencia el ruido

Lo único peor que no tener vista es no tener visión. Cuando estaba cerca de terminar mi carrera recuerdo haberles dicho a mis compañeros de clase: “Me urge ya graduarme y trabajar; quiero traer dinero en la bolsa”. Sigo esperando.

Cuando vives en una ciudad como Monterrey es muy fácil que la vida y la rutina te envuelvan y te absorban. Para poder seguir fiel a tu visión, hay que silenciar ese ruido propio de las grandes ciudades. Es muy fácil caer en la rutina: me despierto, salgo temprano para evitar el tráfico, trabajo, mi regreso tarde para evitar el tráfico, llego a casa, veo la serie que dictan las redes sociales y me duermo. Y mañana otra vez.

Los fines de semana pasan a ser un pequeño oasis en medio del desierto. Pero si aprendes a silenciar ese ruido y te conectas con tu propósito de vida será más sencillo que vayas detectando las oportunidades.

Tal vez cerca de tu trabajo dan clases de ese hobby que te apasiona o hay un parque donde puedas salir a ejercitarte. Quizás puedes tomarte un helado, un café o unas cheves con algún compañero de trabajo. Si estás claro en tu visión siempre vas a incluir personas que te acerquen a ella; vas a detectar momentos que puedes crear para estar cerca de tu visión.

Pero hay que ser valientes y tener el coraje de vencer a la rutina, vencer esa voz del pueblo que nos dicta qué hacer cuando no está alineado con nuestra visión.

Sigue a tu corazón

Cuando le dije a mi abuelo que quería ser maestra de niños crecí y cuando estaba buscando qué carrera estudiar llegué hasta la carrera de Filosofía y Letras. Alguien me dijo: “Hoy vas a terminar de maestra”. No supe acallar ese ruido y estudié Estudios Internacionales. No me arrepiento, lo disfruté mucho. Pero mírenme ahora, tengo más de 25 años trabajando en educación.

Leer también:  Visualiza tu camino hacia el éxito: Descubre un viaje increíble lleno de sorpresas y aprendizaje

Henry Ford decía que si le hubiera preguntado a sus clientes ellos le hubieran pedido caballos más rápidos. Pero él confió en su intuición, siguió a su corazón y con eso les dio a miles la oportunidad de transportarse de un lugar a otro en menor tiempo. Y bueno, viéndolo desde otro punto de vista ya sabemos quién tiene la culpa del maldito tráfico.

Ten el coraje de seguir a tu corazón y tu intuición. Cuando tienes clara tu visión ante la vida es muy probable que puedas no solo detectar las oportunidades sino que te vuelvas creador de las mismas.

Y no solo eso, muchas veces las habrás creado para otros. Y es que al final ver a otros ser exitosos y felices te hará feliz.

Tu visión te da poder

La visión te da el poder de ver más allá. Hay un proverbio griego que dice que una sociedad se vuelve grandiosa cuando las personas plantan árboles cuya sombra saben que nunca disfrutarán.

Tu visión te dará el poder de hacer lo que te apasiona, para ser feliz en el proceso: durante el periodo del trabajo arduo, los fracasos y los triunfos. La vida siempre encuentra manera de jalar las orejas. Pero si tienes una visión, eso también será una oportunidad, una llamada a una nueva oportunidad.

Soy la flamante tía de dos maravillosos sobrinos. En cuanto fui invitada a esta charla le hablé a mi sobrino mayor y le pregunté qué fue lo que nunca te dijeron en ninguna plática que te hubiera gustado saber. Él es un tipazo y les aseguro que no hablo como una tía enamorada de su sobrino. Lo digo porque él detuvo su camino un día entre semana en horario laboral para contestar la llamada de su tía y ayudarla.

Las buenas personas hacen cosas por otras personas. El poeta Robert Frost describió: “Puedo resumir todo lo que he aprendido de la vida en tres palabras: la vida”. Y es que la única constante es el cambio. La vida se vive para adelante, pero se aprende viendo para atrás.

Leer también:  Descubriendo el valor de la incertidumbre - El secreto del éxito revelado

Alguna vez le dije a mis alumnos que cuando la vida se ponga difícil y pierdan el camino sean como el águila: se eleva y toma distancia; solo así encontrarás el camino de vuelta.

Todos los días se nos presentan oportunidades. Si las alineas con tu propósito de vida, con tu visión, recuerda tu “di que sí”. Gracias.

A lo largo del video, Mónica Fernández nos comparte su experiencia personal sobre cómo descubrir nuestra visión en la vida puede ser clave para alcanzar nuestros sueños y ser felices en el proceso.

Nos invita a dedicar tiempo a descubrirnos, a conocer nuestras pasiones y fortalezas. Nos anima a silenciar el ruido de la rutina y conectarnos con nuestro propósito, para así detectar las oportunidades que nos acerquen más a nuestra visión.

Mónica nos insta a seguir nuestro corazón y nuestra intuición, recordándonos que tener una visión clara puede convertirnos en creadores de oportunidades no solo para nosotros mismos, sino también para los demás. Y nos recuerda que la vida siempre presenta nuevos desafíos, pero si tenemos una visión sólida, incluso los obstáculos pueden ser vistos como oportunidades.

En última instancia, Mónica nos inspira a ser valientes y decir “sí” a nuestras visiones. Porque alineando nuestras acciones con nuestros propósitos de vida estaremos más cerca de alcanzar el éxito y la felicidad.

Conclusión

La charla de Mónica Fernández es un recordatorio poderoso sobre la importancia de descubrir nuestra visión en la vida. Nos invita a mirar más allá del presente y conectar con lo que realmente nos apasiona.

Su historia personal nos muestra cómo seguir nuestra intuición y escuchar nuestro corazón puede llevarnos por caminos inesperados pero gratificantes. Nos insta a superar el ruido de la rutina diaria y tomar decisiones valientes que estén alineadas con nuestros propósitos.

Al final del día, tener una visión clara no solo nos permite alcanzar nuestros sueños, sino también impactar positivamente en las vidas de los demás. Nos da el poder de crear oportunidades y ser felices en el proceso.

Así que, ¿qué estás esperando? Descubre tu visión y di “sí” a tus sueños. El camino puede no ser fácil, pero valdrá la pena.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.