Nueva visión sobre la autoestima: desafiando nuestras creencias

¿Has oído hablar de la autoestima? Pues prepárate para descubrir una visión completamente distinta! Hoy te traigo las fascinantes ideas de Miriam Romero, una psicóloga e investigadora. Y créeme, su charla TEDx no dejará a nadie indiferente!

En esta charla, Miriam desafía nuestra concepción tradicional de la autoestima y plante

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo lo que aprendí al ver un increíble video de una charla Tedx. Se titula “La autoestima no existe” y fue presentada por Miriam Romero. En esta charla, Miriam desafía la idea convencional de la autoestima y nos invita a reflexionar sobre cómo nos describimos a nosotros mismos y cómo esto afecta nuestras vidas.

¿Qué es la autoestima?

Miriam comienza cuestionando cuántas veces hemos escuchado frases como “no tengo autoestima” o “me falta autoestima”. Nos dice que muchas veces tratamos la autoestima como si fuera un elemento más de nuestro cuerpo, como los niveles de glucosa o triglicéridos en nuestra sangre.

Pero, ¿qué es realmente la autoestima? Según Miriam, la autoestima es simplemente una palabra que recoge un conjunto amplio de conductas verbales. Es decir, está formada por las descripciones que hacemos de nosotros mismos. Todos nos describimos constantemente, ya sea diciendo que somos guapos/as, listos/as, buenos/as o tontos/as, feos/as o malos/as.

El poder de las palabras

Aquí viene el problema: las personas somos tremendamente inexactas al describirnos. A veces nos montamos dramas exagerados y nos decimos cosas como “soy horrible”, “no hago nada bien”, “soy terrible” o “no valgo para nada”. Estas palabras negativas influyen tanto en cómo nos comportamos como en cómo nos sentimos.

Leer también:  Claves para una salud mental en el confinamiento

Por un lado, influyen en nuestras acciones. Si nos decimos constantemente que somos tontos/as, es poco probable que nos apuntemos a ese curso o máster que tanto deseamos. Si creemos que no vamos a conseguir nada en la vida, es poco probable que vayamos a esa entrevista de trabajo.

Por otro lado, influyen en nuestras emociones. Si alguien nos dice constantemente lo maravillosos/as y guapos/as que somos, nos sentiremos bien y felices. Pero si somos nosotros mismos quienes nos decimos cosas negativas, las emociones negativas y el malestar se apoderarán de nosotros.

La tristeza y la depresión

Miriam también habla sobre cómo nuestras palabras pueden influir en nuestra tristeza y depresión. A veces parece que pensamos que la tristeza es algo inevitable e incapacitante, como si no pudiéramos hacer nada porque estamos tristes.

Pero la tristeza tiene una explicación conductual. Se debe a la pérdida o ausencia de situaciones placenteras y a la presencia de situaciones desagradables. Y aquí entran en juego las palabras negativas que nos decimos a nosotros mismos. Si constantemente nos repetimos frases como “no voy a conseguir nada en la vida” o “no tengo control sobre las cosas”, estaremos avivando el fuego de nuestra tristeza y depresión.

No se trata simplemente de no poder hacer algo porque estamos tristes; muchas veces estamos tristes porque no hacemos algo. Es importante reconocer esto para romper con ese ciclo negativo.

Cómo mejorar nuestra autoestima

Entonces, ¿qué podemos hacer para sentirnos mejor y mejorar nuestra autoestima? Miriam nos propone usar un lenguaje más preciso y valorar tanto las cosas positivas como las negativas. Debemos dejar de exagerar y ser más justos con nosotros mismos.

Leer también:  Cómo tomar el control y disfrutar de la vida

Por ejemplo, en lugar de decir “soy un desastre” o “todo me sale mal”, podemos reconocer que a veces las cosas no salen como esperamos, pero eso no significa que seamos horribles o que todo nos salga mal. También nos reta a superar esa barrera inicial y hacer actividades que nos permitan experimentar satisfacción.

Nuestra conducta es la clave

Miriam concluye su charla recordándonos algo simple pero poderoso: nuestra conducta es la clave para el cambio. Siempre podemos encontrar excusas o defectos, pero si queremos cambiar, debemos tomar acción.

Así que te reto a hacer valoraciones más justas y precisas sobre ti mismo/a. Supera esa pequeña barrera inicial y haz actividades que te permitan sentir satisfacción. Recuerda que tú eres el motor del cambio.

A través de esta inspiradora charla de Miriam Romero aprendí que la autoestima no es algo tangible ni fijo, sino una construcción basada en nuestras descripciones verbales de nosotros mismos. Nuestras palabras tienen un gran impacto en cómo nos comportamos y cómo nos sentimos.

Es importante utilizar un lenguaje más preciso, evitar exageraciones negativas e injusticias hacia nosotros mismos/as. Además, debemos superar esa barrera inicial y realizar actividades que nos brinden satisfacción.

Nuestra conducta es la clave para cambiar y mejorar nuestra autoestima. Así que, ¡anímate a valorarte de forma más justa y a tomar acción para alcanzar la felicidad y el bienestar!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.