Nuevos normales: adaptación y cambio en la vida

¡Despierta tu curiosidad! Descubre la charla que cambiará tu perspectiva sobre el amor, el liderazgo y el arte. Un viaje inspirador y sorprendente en esta joya de TEDx.

Descubriendo los secretos de la destrucción

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que descubrí en un video de una charla Tedx que me dejó completamente impactado. Se trata de una historia fascinante sobre la importancia de construir nuevos caminos cuando nuestras vidas se desmoronan. El autor, Emilio Trejo, relata su experiencia como un niño destructor y cómo aprendió a reconstruir su vida después del divorcio de sus padres.

Cuando era pequeño, Emilio era conocido por ser un “destructor profesional”. Si hubieras estado en una comida con él a los 5 años, lo primero que habrías hecho es esconder tu celular o cualquier objeto valioso porque él podía desarmarlo en mil piezas clave. Pero no solo se trataba de destrozar cosas físicas, también disfrutaba ver cómo se derrumbaban las estructuras emocionales. Sin embargo, todo cambió cuando recibió la noticia del divorcio de sus padres.

El despertar a la amargura

A los 12 años, Emilio fue sentado por sus padres para hablarle seriamente: “Tu mamá y yo nos vamos a divorciar”. Esta noticia lo golpeó duramente y su reacción fue convertirse en una persona amargada y quejumbrosa. Su día a día se convirtió en un ciclo interminable de quejas y peleas con todos los que se le cruzaban. Vivía sumido en el resentimiento y el odio hacia sus padres.

Leer también:  Renta de garantía de ingresos: Preguntas y respuestas esenciales

Pero al reflexionar sobre esa etapa desde una perspectiva más objetiva, Emilio se dio cuenta de que la amargura y el resentimiento ya estaban presentes en su vida mucho antes del divorcio. El divorcio simplemente reveló esas raíces profundas que había estado cultivando durante años.

Las destrucciones como reflejo de nuestras raíces

Emilio plantea una interesante reflexión: las destrucciones muestran las cosas que no nos gustan de nosotros mismos, revelan aquello que hemos estado cultivando en secreto. Son un reflejo de nuestras propias raíces emocionales y mentales.

Nuestro mundo está lleno de caos y constantemente vemos cómo las cosas se desmoronan a nuestro alrededor. Pero Emilio propone un ejercicio profundo: ¿qué es lo que se está derrumbando en tu vida? ¿Qué te mantiene estresado, ansioso o amargado? Todos tenemos algo en nuestra vida que nos hace sentir así.

El barco del nuevo normal

Para entender mejor esta idea, Emilio utiliza una metáfora muy peculiar: imagina que estamos en un barco y cada cosa que se desmorona en nuestra vida es como si nos arrojaran al mar. En ese océano turbulento encontramos la miseria, la tristeza y la soledad.

Pero aquí viene lo interesante: hay dos tipos de barcos. Algunos son tan maravillosos que queremos quedarnos ahí para siempre, mientras que otros simplemente los dejamos atrás sin mirar atrás. Sin embargo, Emilio nos invita a construir nuestro propio camino para salir del mar, porque nadie sale del mar como entró.

La construcción de un nuevo normal es un proceso difícil y doloroso. Requiere poner cada pieza rota en su lugar, y a veces nos desgarra por dentro. Pero vale la pena, porque un nuevo normal no promete perfección, promete mejorías. Es una oportunidad para vivir una vida más plena y feliz.

Leer también:  Energía Social: Transformación Sustentable y Colaborativa

A lo largo de esta charla Tedx, Emilio Trejo nos muestra cómo podemos transformar nuestra vida a través de la construcción de nuevos normales. A pesar de haber sido un niño destructor, aprendió que la amargura y el resentimiento solo nos hacen daño a nosotros mismos. Nos invita a enfrentar las destrucciones en nuestras vidas con valentía y determinación.

No importa cuántas veces caigamos o cuán rotos estemos, siempre hay una oportunidad para reconstruirnos. La clave está en tomar riesgos y construir nuevos caminos hacia una vida mejor.

Así que te animo a reflexionar sobre tus propias destrucciones y comenzar a construir tus propios nuevos normales. Recuerda que nada es perfecto, pero siempre hay espacio para mejorar.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.