Preservando la tradición: El legado de la artesanía mapuche

Anita, maestra e investigadora Mapuche, comparte su apasionante historia en una charla TED sobre el legado de ser una mujer tejedora. No te pierdas este inspirador artículo que te sorprenderá.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo realmente inspirador que acabo de ver en un video de una charla TEDx. Se trata de la historia de Anita Paillamil, una mujer mapuche, orgullosa tejedora y portadora de una tradición ancestral que ha sabido transmitir con pasión y dedicación.

El arte del telar

Anita nos cuenta cómo desde muy niña observaba a su madre tejer inmensas frazadas. En aquel entonces, no entendía por qué siempre parecía estar enojada o seria mientras tejía. Sin embargo, con el paso del tiempo, comprendió que esa seriedad era necesaria para transmitir la importancia y el respeto hacia este arte.

Su madre le enseñó a tomarlo con seriedad y también a valorar cada hebra de lana que se entrelaza en el telar. Incluso cuando ella y sus hermanos le pedían pan mientras tejía, su respuesta siempre era: “Cuando termine les daré pan”. Y así fue como aprendieron a esperar pacientemente mientras ella trabajaba.

La conexión ancestral

Anita descubrió más tarde que esta tradición había sido transmitida por generaciones en su familia. Su abuela fue quien la inició en este arte, pero lamentablemente ya no está físicamente para conocerla. Aun así, Anita siente su presencia y sabe que cada hebra que teje está guiada por la mano sabia de su abuela.

Con los años, Anita decidió compartir su conocimiento dando clases y talleres tanto en Chile como en otros países. Viajó a Alemania, Italia y Estados Unidos, mostrando su arte y demostrando que el telar no es solo una tradición del pasado, sino parte de un futuro en constante evolución.

Leer también:  El poder de transmitir empatía a través del arte

El proyecto innovador

Anita nos cuenta emocionada cómo un artista chileno-estadounidense la contactó para trabajar en un proyecto muy especial. Este artista buscaba colaborar con artesanas mapuches para crear textiles codificados utilizando la técnica del telar. Fue así como Anita se sumó a esta aventura, convirtiéndose en parte de los primeros tejidos codificados con códigos QR.

Este proyecto fue una forma de mostrar al mundo que el telar y el arte mapuche no son cosas del pasado, sino manifestaciones culturales vivas y en constante transformación. Anita se siente orgullosa de poder contribuir a difundir esta herencia ancestral y demostrar que el telar sigue siendo relevante en la actualidad.

Un encuentro inesperado

Anita comparte con emoción cómo hace algunos años, mientras visitaba la tumba de su abuela junto a su familia durante el Día de Todos los Santos, ocurrió algo sorprendente. Mientras adornaban la sepultura, vio una flor caer al suelo. Sin pensarlo dos veces, decidió volver atrás para plantarla nuevamente.

Fue entonces cuando descubrió algo enterrado bajo tierra: un tubo que su abuela le había dejado como legado. En ese momento sintió una conexión profunda con ella y supo que estaba destinada a continuar transmitiendo este conocimiento ancestral.

Anita Paillamil, una mujer mapuche y tejedora apasionada, nos demuestra que el arte del telar no es solo una tradición del pasado, sino un legado vivo y en constante evolución. A través de su historia, nos enseña la importancia de valorar nuestras raíces y mantener vivas las tradiciones culturales.

El telar es más que un simple objeto; es un símbolo de fortaleza, sabiduría y conexión con nuestros ancestros. Anita nos invita a mirar hacia el futuro sin olvidar nuestra herencia cultural, a transmitir este conocimiento a las generaciones venideras y a seguir tejiendo historias llenas de color y significado.

Leer también:  Descubre el fascinante proyecto de fotografía inmigrante en Montevideo

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.