Prevención del suicidio: una responsabilidad colectiva

¿Quieres descubrir cómo convertir una tragedia en una herramienta para salvar vidas? Acompáñame a conocer las valiosas perspectivas de Gabriela Weiss en esta inspiradora charla TEDx sobre la prevención del suicidio.

Había una vez un niño adorado, un niño muy querido. Sus padres se dedicaron a él y su familia siempre estaba feliz cuando él estaba cerca. Creció para ser una persona sencilla, noble, buena y siempre dispuesto a ayudar a los demás. Era completamente admirable. A sus 27 años, Philippe decidió quitarse la vida.

Mi hermano con el que había tomado el té la noche anterior junto con mi mamá. Mi hermano con el que me podía quedar viendo series hasta las 3 de la mañana. Mi hermano que me regalaba chocolates porque sí, le brillaban los ojos cada vez que me miraba.

Durante el tiempo que me tomo contarles la historia de Philippe, tres personas se quitaron la vida porque cada 40 segundos una persona se suicida. Eso significa que cuando yo acabe de dar esta charla, 15 personas habrán fallecido.

El tabú del suicidio

Hoy vengo a hablarles de un tema que no es muy común, del que no van a escuchar hablar en la calle: el suicidio. Se lleva 800 mil vidas al año y Bolivia es el segundo país en América Latina con mayor tasa de suicidios.

El 95% de estos casos son completamente prevenibles y están relacionados con enfermedades mentales o trastornos emocionales como depresión, ansiedad, bipolaridad o esquizofrenia entre otros; enfermedades completamente tratables pero sobre las cuales existe mucha información pero no existe diálogo.

Una de cada cuatro personas sufre de estas enfermedades, eso significa que si no es uno de ustedes que está sentado aquí mirándome, puede que sea la persona que está sentada a su lado. El suicidio es un tabú del cual mucha gente teme hablar y por eso las personas que sufren de este tipo de enfermedades se callan y no piden ayuda porque la sociedad ha categorizado a estas enfermedades y a estas personas como débiles cuando en realidad no lo son.

Leer también:  Nanotecnología: Descubre el futuro revolucionario de la ciencia

Fue después de que mi hermano decidió quitarse la vida que pude entender la importancia de este problema. Una persona que estaba sentada a mi lado todos los días sufría de depresión y yo no me di cuenta. No esperemos a que algo así tenga que pasar para tomar cartas en el asunto.

¿Qué podemos hacer nosotros?

Pero ¿qué podemos hacer nosotros con un estigma y un tabú impuesto en la sociedad por tanto tiempo? Empecemos por nosotros mismos. Somos una red de contención social, humana, que debe ayudar a cualquier persona en cualquier momento de dolor. Si somos humanos, la otra persona nos debería importar. Es nuestro deber y nuestra responsabilidad.

Solo nos falta subir la cabeza, prestar atención al otro, detenernos y preocuparnos por los demás. Poco a poco, si cada persona toma esta actitud puede ayudar a reducir las vidas perdidas debido al suicidio.

Es importante darnos cuenta de las señales claras pero también prestar atención a las señales menos evidentes como los cambios bruscos de humor o el aislamiento. La persona también puede estar hablando sobre querer quitarse la vida o dejar repentinamente de hablar con las personas. Dormir mucho o dormir poco, cosas que pueden parecer normales pero a la vez no lo son.

Una de las mejores maneras para prevenir el suicidio es creando un diálogo sano en torno a las enfermedades mentales y los trastornos emocionales. Y aquí es donde entran las redes sociales.

Have the Story: una plataforma para generar diálogo

Cuando estamos aburridos en casa, durante clases o en nuestro tiempo libre, ¿qué hacemos? Seguramente la mayoría agarra su celular y empieza a ver redes sociales como Instagram o Facebook. Pues bien, ahí está una gran parte de nuestra solución para prevenir futuros suicidios.

Leer también:  Alternativa real: forrajes contra cultivos

Cuando entramos a ver estas redes sociales vemos imágenes de personas felices, bailando, posando; una parte de su vida que nos muestran. Pero ¿qué pasa si detrás de esas imágenes y fotografías esas personas sufren de trastornos depresivos o bipolaridad y nosotros no nos damos cuenta hasta que ocurre una tragedia?

Aquí es donde entra Have the Story: la otra mitad de la historia. Es una plataforma en redes sociales que ya ha llegado a más de 25 mil seguidores. Su objetivo principal es crear un diálogo sano en torno a la salud mental y al suicidio.

La idea es que gente común como todos nosotros contemos nuestras historias personales sin ningún filtro ni máscara. Después de lo que sucedió con mi hermano, no quería quedarme con los brazos cruzados por lo que me uní a Have the Story como embajadora aquí en Bolivia.

Al abrirme sobre este tema, mucha gente, no solamente amigos y familiares, se acercaron a mí para hablar sobre sus problemas y quisieron publicar sus historias. Contar su historia les fue completamente liberador.

Have the Story celebra los talentos ocultos humanos, las creaciones, las personalidades e incluso las enfermedades. Es una plataforma para todos, no solamente para personas que sufren de estas enfermedades. Si alguna persona quiere contar una historia personal es completamente bienvenido.

Lo que queremos lograr con Have the Story es que cada uno cuente su historia personal y así crear un lazo humano y real; ya no solo ver las máscaras que ponemos en imágenes de redes sociales donde no nos damos cuenta lo que pasa con la otra persona.

Leer también:  Descubre por qué Chile es el hogar de los observatorios astronómicos más avanzados

Así es como nosotros, como jóvenes, podemos cambiar la forma en que vemos la salud mental a través de las redes sociales que utilizamos todos los días.

Nuestra capacidad de salvar vidas

Hoy yo no puedo ir en el tiempo y detener a mi hermano. Hoy yo no puedo ir y abrazarlo más fuerte la última vez que lo vi. Lo único que puedo hacer es planear hacia adelante porque yo sigo aquí y sigo viva.

Pienso en las cosas que sí puedo controlar: amar, sentir, ver, reír, respirar, llorar… vivir. Puedo transformar una tragedia en algo para ayudar y salvar vidas. Todos tenemos esa capacidad; no solamente yo por lo que me ha sucedido sino cada uno de los presentes y cada uno de los que me están escuchando.

Lo único que nos falta es mirar al otro y decirle: “Tu vida me importa y no estás solo”.

El suicidio es un tema difícil pero importante de abordar. Cada año se lleva la vida de 800 mil personas, y el diálogo en torno a las enfermedades mentales y trastornos emocionales es fundamental para prevenirlo.

Somos una red de contención social humana que debe preocuparse por los demás en momentos de dolor. Debemos estar atentos a las señales claras y menos evidentes, así como crear un diálogo sano en torno a estas enfermedades.

Las redes sociales pueden ser una herramienta poderosa para generar este diálogo. Have the Story es una plataforma que busca mostrar la otra mitad de la historia, permitiendo a las personas compartir sus experiencias sin filtros ni máscaras.

Cada uno de nosotros tiene la capacidad de salvar vidas al mostrarnos empáticos, comprensivos y dispuestos a ayudar. No necesitamos esperar a vivir una tragedia personal para tomar acción; podemos transformar nuestras propias historias en algo positivo para ayudar a los demás.

Miremos al otro, digámosle “tu vida me importa” y juntos cambiemos nuestra forma de ver la salud mental.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.