Prevención y tratamiento de ACV en Bucaramanga: lo que debes saber

¿Sabías que los accidentes cerebrovasculares son la principal causa de discapacidad en todo el mundo? Así es, 1 de cada 6 personas podría sufrir un derrame cerebral en algún momento de su vida, y el 30% incluso podría perder la vida. Pero no te preocupes, he visto una increíble charla TED que te contará cómo prevenir los ACV y qué se está haciendo para mejorar el tratamiento en

Hola, ¿cómo estás? Hoy quiero compartir contigo algo que me ha dejado impactado y reflexionando sobre la importancia de cuidar nuestra salud y prevenir enfermedades graves. Recientemente vi un video de una charla TEDx del médico neurorradiólogo intervencionista Daniel Mantilla, en el cual nos habla sobre la creación de una red en Bucaramanga para la atención de pacientes con ACB (Accidente Cerebrovascular).

Una mirada al progreso y deterioro

Mantilla comienza su charla destacando cómo las diferentes civilizaciones han generado avances en muchos campos, pero también han provocado deterioro en otros aspectos de la vida. A lo largo de los años, hemos logrado desarrollos conjuntos en cultura y educación, pero también hemos reforestado bosques sin quererlo, contaminado océanos y agua de ríos.

Estos cambios han afectado la calidad de vida de las personas sin que nos demos cuenta. Además, el acceso a alimentos con alto contenido calórico ha llevado a un aumento alarmante de enfermedades relacionadas con la alimentación poco saludable.

Enfermedades prevenibles

Mantilla destaca que las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares son actualmente la principal causa de muerte en el mundo. El cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes también ocupan lugares destacados en esta lista.

Leer también:  Las preguntas clave que definirán nuestra próxima década

Sin embargo, sorprendentemente, al menos la mitad de estas causas podrían ser prevenibles mediante cambios en nuestro estilo de vida: adoptar una dieta saludable, mantener una actividad física continua, evitar el tabaquismo y moderar el consumo de alcohol.

Historias de vida

Para ilustrar la importancia de un diagnóstico y tratamiento oportunos, Mantilla comparte dos historias reales. La primera es la de Juan, un paciente joven que sufre un ACB mientras nada en una piscina. Afortunadamente, hay un médico presente que lo auxilia y lo lleva rápidamente a un centro especializado en ACB. Gracias a la atención rápida y a una intervención quirúrgica, Juan se recupera por completo sin secuelas.

Por otro lado, María es una paciente mayor que sufre los mismos síntomas que Juan pero no tiene tanta suerte. Después de esperar varias horas por una ambulancia, finalmente llega al hospital pero ya es demasiado tarde para recibir el tratamiento adecuado. María queda con secuelas permanentes y dependiente de su familia para realizar actividades diarias básicas.

El avance en el tratamiento del ACB

Mantilla nos cuenta cómo ha habido avances significativos en el tratamiento del ACB en los últimos años. Antes de 1995 no existía ningún tratamiento efectivo para esta enfermedad. Sin embargo, desde entonces se han desarrollado medicamentos endovenosos y cirugías mínimamente invasivas como la trombectomía cerebral.

La trombectomía cerebral consiste en extraer coágulos sanguíneos mediante cateterismo para restaurar la circulación adecuada en las arterias cerebrales obstruidas. Este procedimiento ha demostrado ser altamente efectivo, logrando que uno de cada dos pacientes tratados se recupere por completo sin secuelas.

Leer también:  Corrupción: la verdadera amenaza, no la IA

La importancia de la prevención y la atención adecuada

Mantilla enfatiza que la mitad de los ACB podrían prevenirse con cambios en el estilo de vida y una detección temprana. Además, destaca la importancia de contar con una red integral para la atención del ACB, desde centros primarios que brinden tratamiento inicial hasta centros especializados que realicen cirugías y rehabilitación.

En Bucaramanga, se ha estado trabajando en la creación de esta red durante los últimos cuatro años. Se han llevado a cabo campañas educativas y se ha fortalecido el sistema de salud para garantizar una atención oportuna a los pacientes con ACB.

El video me dejó reflexionando sobre cómo nuestras acciones pueden tener un impacto significativo en nuestra salud y calidad de vida. La prevención es fundamental para evitar enfermedades graves como el ACB, pero también es crucial contar con una red integral que brinde atención rápida y efectiva cuando sea necesario.

Cuidemos nuestra salud, adoptemos hábitos saludables y estemos atentos a cualquier síntoma preocupante. Recuerda: ¡tu tiempo es cerebro!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.