Protege tu marca y evita desapariciones inesperadas: ¡Registra ahora!

¿Quieres saber cómo reaccionó Juan cuando su marca favorita desapareció de repente? Descubre su historia y regístrate para proteger tus creaciones. En sus marcas, listos, registren!

Hace poco tuve la oportunidad de ver un video de una charla Tedx muy interesante impartida por Juan Carlos Salazar Camargo. En esta charla, Juan Carlos nos cuenta una historia impactante que me dejó reflexionando sobre la importancia de proteger nuestras marcas y creaciones.

La pesadilla de Disney

Juan Carlos comienza su charla pidiéndonos que cerremos los ojos e imaginemos que Mickey Mouse se queda sin trabajo. ¿Puedes imaginarlo? Yo no podía creer lo que estaba escuchando. Según el sueño o más bien pesadilla de Juan Carlos, un día se publica en un diario internacional una noticia impactante: Disney ha cerrado sus parques, ya no habrá más películas ni programas de televisión y todos los peluches serán recogidos. ¿Qué podría haber llevado a esto?

La respuesta está en la experiencia personal de Juan Carlos con un amigo llamado Elías. Resulta que Elías había construido una marca durante cinco años, pero debido a diferencias con su socio, este último registró la marca sin avisarle a él ni a su equipo. Dos años después, Elías recibió una carta triste y fría ordenándole dejar de usar su propia marca por orden judicial.

El desenlace fue desgarrador: Elías terminó pagando 40 mil dólares para recuperar su idea y su marca. Esta historia me hizo pensar en lo importante que son las marcas para los emprendedores y cómo pueden afectar toda una vida dedicada a construir algo propio.

Leer también:  La resiliencia del ser humano en el desierto: ¿Vale la pena destruir nuestro ecosistema por la economía?

El valor de las marcas

A partir del relato de Juan Carlos, comencé a preguntarme cuánto vale realmente una marca. Resulta que según un estudio reciente de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, en 2016 existían 36.5 millones de marcas activas en el mundo. ¡Eso significa que cada ciudadano canadiense tendría un título de marca!

Las marcas son fundamentales para los emprendedores porque nos ayudan a ahorrar tiempo y tomar decisiones más rápidas. Nos permiten elegir entre diferentes opciones sin tener que pensar demasiado. Además, si usamos correctamente el sistema de propiedad intelectual, podemos obtener beneficios como exclusividad y distinción.

Pero proteger nuestras marcas no es solo responsabilidad del gobierno o las instituciones encargadas. Los emprendedores también debemos hacer nuestra parte para valorar y proteger nuestras ideas.

El sistema internacional de propiedad intelectual

Juan Carlos nos habla sobre la importancia del Sistema Internacional de Propiedad Intelectual (OMPI) ubicado en Suiza. A través de este sistema, podemos registrar nuestras marcas y protegerlas legalmente.

Pero antes de registrar una marca, es fundamental verificar si alguien más está utilizando una marca similar o igual a la nuestra. También debemos definir claramente qué tipo de producto o servicio vamos a ofrecer al mercado.

La importancia del registro

A lo largo de su charla, Juan Carlos resalta constantemente la importancia del registro para proteger nuestras marcas y creaciones. Nos cuenta historias tristes sobre emprendedores que no lograron registrar sus marcas y se vieron perjudicados por ello.

Además, Juan Carlos nos invita a tener una visión global de nuestras marcas. Nos anima a llevar nuestras marcas a otros países y expandirnos en diferentes mercados. Imagina que tu marca es reconocida y amada en diferentes idiomas y culturas. ¡Eso sería increíble!

Leer también:  El poder del trabajo en equipo: la clave del éxito

Proteger nuestros sueños

Al final de su charla, Juan Carlos nos recuerda que cada vez que atendemos a un emprendedor, estamos acompañando un sueño. Proteger nuestras marcas no solo nos permitirá tener exclusividad y distinción, sino también oportunidades de crecimiento y expansión.

Nos insta a registrar todas nuestras creaciones para evitar pesadillas como la que él tuvo hace unos meses. Nos invita a valorar lo intangible, nuestros sueños y proyectos, tanto como cuidamos las cosas materiales en nuestra vida diaria.

A través del relato impactante de la pesadilla de Disney y la historia personal de su amigo Elías, Juan Carlos Salazar Camargo nos muestra la importancia de proteger nuestras marcas y creaciones. Nos invita a valorar el sistema internacional de propiedad intelectual como una herramienta fundamental para garantizar la exclusividad y distinción de nuestras ideas.

Nos recuerda que cada marca representa un sueño y nos anima a registrar todas nuestras creaciones para evitar perder lo que tanto hemos trabajado por construir.

Así que desde ahora en adelante, ¡registremos todas nuestras marcas! Porque nadie sabe lo que tiene hasta que se lo registra.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.