Puro tumbao: cómo Chocó To Dance transforma vidas

Chocó To Dance: Talent and technology joining forces to change lives in the Colombian Pacific. After watching the TED talk about this project, I was so moved that I decided to share what I learned in an article. Want to know how this platform is making a positive impact on the education of underprivileged youth in Chocó? Keep reading to find out.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo increíble que descubrí en un video de una charla Tedx. Se trata de una charla dada por Choco to Dance, un grupo de bailarines del departamento del Chocó en Colombia. Su presentación fue tan impresionante y llena de energía que no pude evitar quedarme pegado al monitor durante toda la duración del video.

Un mensaje poderoso

El nombre del autor es Franklin Moreno, quien representa a su comunidad chocoana con orgullo y pasión. Comienza hablando sobre las dificultades que enfrenta su departamento, uno de los más pobres del país con un índice de pobreza alarmante. Sin embargo, lo asombroso es que a pesar de estas adversidades, los chocoanos no se rinden.

Franklin nos cuenta cómo a pesar de tener altos niveles de desempleo y necesidades básicas insatisfechas, ellos siguen bailando y disfrutando la vida como si nada. Es aquí donde entra en escena la Fundación One Pablo Gutiérrez Cázares y la empresa Müller Lot Publicidad, quienes les enseñaron algo crucial: el sabor único que poseen los chocoanos es algo valioso y necesario para el mundo.

“Nosotros tenemos algo que el mundo necesita: sabor”.

Leer también:  Potenciando el cambio: cómo combatir el acoso y la violencia de género

A través del baile y su cultura vibrante, los chocoanos pueden crear líderes capaces de cambiar su realidad mañana. Esta idea puede sonar extraña para algunos, pero Franklin nos muestra cómo han decidido salir adelante exportando lo mejor que tienen: su alegría, sabor e interés en la vida.

El poder de la música

La charla continúa con una demostración de baile, donde el grupo Choco to Dance nos muestra cómo se vive la vida en el Chocó. La música comienza a sonar y todos los presentes empiezan a moverse al ritmo de la champeta, un género musical popular en esta región.

“Oye, ¿qué está pasando aquí? ¡Todos están bailando!”

La energía es contagiosa y no puedo evitar contagiarme también. El escenario se llena de movimiento, risas y alegría desbordante. Es fascinante ver cómo el baile puede unir a las personas y crear una atmósfera llena de felicidad.

A medida que avanzan las canciones, Franklin nos explica los diferentes pasos de baile que forman parte del repertorio chocoano. Desde movimientos pélvicos hasta giros exóticos, cada uno tiene su propia peculiaridad y estilo único.

Bailando con sabor

Pero lo más impactante es cuando Franklin invita al público a unirse al baile. Todos seguimos sus instrucciones e intentamos imitar los movimientos con entusiasmo. La sala se convierte en una fiesta improvisada donde todos somos partícipes del gozo y la diversión.

“¡Vamos a vacilar! ¡Vamos a disfrutar!”

Es sorprendente cómo algo tan simple como bailar puede traer tanta felicidad a nuestras vidas. Los chocoanos han encontrado en el baile una forma de expresarse y superar las dificultades que enfrentan a diario. Es un recordatorio poderoso de que, a pesar de las circunstancias adversas, siempre hay espacio para la alegría y el disfrute.

Leer también:  Conexión humana con los pescadores: cómo marcar la diferencia en el consumo responsable de productos del mar

Esta charla Tedx fue una experiencia reveladora. Me hizo reflexionar sobre cómo podemos encontrar la felicidad en situaciones difíciles y cómo el baile puede ser una herramienta poderosa para transmitir emociones y unir a las personas.

A través del testimonio de Franklin Moreno y su grupo Choco to Dance, aprendí que no importa cuán desfavorecidos podamos sentirnos en determinados momentos, siempre podemos encontrar algo valioso dentro de nosotros mismos para compartir con el mundo.

“No dejemos que nuestras circunstancias definan nuestra felicidad. Encontremos nuestra pasión y compartámosla con los demás”.

Así que la próxima vez que te sientas abrumado por los problemas o preocupaciones, recuerda esta charla inspiradora. Encuentra tu propio “sabor” único y compártelo con el mundo a través del baile, la música o cualquier otra forma de expresión artística.

No olvides visitar la plataforma Oportunidad donde podrás aprender a bailar champeta como todo un chocoano. ¡Es fácil! Ahora depende de ti mostrarle al mundo tu propio movimiento.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.