Reacciones colectivistas ante pandemia: descubre las posibles respuestas

Hey, amigo! ¿Alguna vez te has preguntado por qué Japón no fue tan afectado por la epidemia de coronavirus como otros países? Yo también, y por eso decidí ver la charla TED de Anna, una escritora de ficción y doctora en literatura comparada, que nos cuenta sus observaciones sobre la cultura japonesa y cómo eso pudo influir en la situación del virus. Después de ver la charla, te puedo

Hola, te quiero contar sobre una charla TEDx que vi recientemente. Se llama “El poder de la cultura colectivista: lecciones de Japón en tiempos de crisis”. La ponente, Anna Kazumi Stahl, nos comparte reflexiones interesantes sobre cómo la cultura japonesa puede ser un modelo a seguir en momentos difíciles como el que estamos viviendo actualmente con la pandemia.

¿Por qué Japón pudo evitar un mayor impacto del contagio?

Lo primero que me llamó la atención es que Japón está muy cerca de China y fue uno de los primeros países en registrar casos de COVID-19. Además, tiene una población densa de casi 130 millones de habitantes y una gran cantidad de personas mayores. También es el segundo país con más fumadores por cantidad de habitantes. Todos estos factores podrían haber llevado a una propagación exponencial del virus.

Una sociedad educada para enfrentar crisis

Sin embargo, lo que ha sucedido en Japón es todo lo contrario. El avance del virus ha sido lineal y no exponencial. ¿Por qué? Según Anna Kazumi Stahl, esto se debe a la forma en que la sociedad japonesa está educada para responder ante cualquier evento que los comprometa.

Leer también:  El fascinante mundo de los insectos: descubre su papel en la naturaleza

Japón ha pasado por guerras, tifones y tsunamis a lo largo de su historia. Además, recibe alrededor de 1500 terremotos al año y temblores diarios. Generación tras generación han tenido que sobrellevar catástrofes naturales o generadas por el hombre.

Un equipo de fútbol bien entrenado

La ponente utiliza una metáfora muy acertada para ilustrar esto: compara la sociedad japonesa con un equipo de fútbol. Un equipo que entrena todos los días, tiene infraestructura y cada jugador sabe qué hacer tendrá un mejor rendimiento ante momentos críticos en comparación con un equipo que nunca ha entrenado y tiene que improvisar.

Directivas establecidas

En Japón, las directivas de distanciamiento social, higiene y comportamiento individual están establecidas desde hace cientos de años. No es necesario recordarles a las personas que no se abracen o besen, ya que saludarse con una reverencia es la forma habitual de saludo. Además, la mayoría de los trabajadores en lugares públicos usan guantes como medida preventiva.

Otra costumbre arraigada en la cultura japonesa es quitarse los zapatos al entrar a una casa. Esto no necesita ser recomendado ni impuesto, simplemente es parte de su tradición.

El bien del todo es más importante que el bien individual

Aquí viene el mensaje fundamental de una cultura colectivista como la japonesa: el bienestar del conjunto es más importante que el bienestar individual. En Japón existe una confianza mutua y se cuidan unos a otros.

Anna Kazumi Stahl nos cuenta sobre una experiencia realizada por dos maestros occidentales en un colegio japonés. Seguramente conoces el juego de las sillas, donde se colocan sillas en círculo y se va eliminando una en cada ronda. Lo interesante es que, en lugar de empujarse para tomar una silla, los niños japoneses cedieron el lugar a un compañero porque sentían vergüenza de ganar mientras otro sufría.

Leer también:  El papel vital de los insectos en el equilibrio ecológico

Esta actitud se refleja en la palabra japonesa “amae”, que expresa la confianza de que el otro nos cuidará. Es un consentimiento mutuo que se logra cuando nos preocupamos por el bienestar de los demás.

Japón ha demostrado cómo una cultura colectivista puede enfrentar crisis y desafíos con éxito. Su sociedad está educada para responder de forma orgánica y unida ante cualquier evento que los comprometa. Han aprendido a sobrellevar catástrofes naturales o generadas por el hombre a lo largo de su historia.

La clave está en tener directivas establecidas, como el distanciamiento social, higiene y comportamiento individual, que forman parte de su tradición cultural. Además, existe una confianza mutua y un cuidado hacia los demás que va más allá del bienestar individual.

Ahora más que nunca, estas lecciones pueden ser inspiradoras para todos nosotros. Podemos aprender a ser más solidarios y pensar en el bien común durante esta pandemia y cualquier otra situación desafiante que enfrentemos en nuestras vidas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.