Reconectando: El poder de hacer una pausa

Hola amigo/a! Hoy quiero contarte sobre una charla TED que acabo de ver y me ha parecido fascinante. Conoce a Sabela, especialista en medios digitales y transformación digital, viajera incansable y comprometida con proyectos sociales y el medio ambiente. Descubre lo que aprendí en esta charla y cómo puede impactar en nuestras vidas.

Hace tres años, me di cuenta de que no me conocía a mí misma. Aunque tenía las mismas piernas, manos y nombre, no podía conectarme conmigo misma. ¿Cuántos de ustedes han sentido estrés al menos una vez este año? Levanten la mano. Gracias. Quiero compartir parte de mi historia y reflexionar sobre la importancia de desconectar para volver a conectar.

La sobreestimulación en un mundo digital

Vivimos en un mundo cambiante, constantemente recibiendo estímulos que nos llevan a vivir en un estado de sobreestimulación. Y esto se ve exacerbado por el mundo digital, que nos permite comunicarnos y aprender pero también corremos el riesgo de estar constantemente informados e influenciados por los objetivos del mundo digital.

El mundo digital está diseñado para recopilar datos e información personalizada según nuestras preferencias, incluyendo ideas y opiniones. La conexión es fundamental para nosotros, pero corremos el riesgo de desconectarnos a nosotros mismos y ser vulnerables a la manipulación.

Según el informe de Hootsuite este año, somos más de 4.300 millones de internautas en todo el mundo, lo cual representa aproximadamente el 52% de la población global. El 57% se conecta vía móvil y la media mundial diaria es de dos horas al día. Pero ¿adivinen cuál es la media diaria en España? ¡Cinco horas y media! Somos especialistas en romper estadísticas.

Leer también:  Redescubriendo la respuesta: La solución olvidada

La expansión de ideas falsas

Carla Vilarroya, autora de “Somos lo que nos contamos”, explica que hay tres factores fundamentales para la expansión de ideas falsas: el estrés o agobio, la predisposición humana a creer en teorías conspiranoicas y la burbuja narrativa. Para que estas ideas se expandan, se necesitan eficacia y oportunidad.

En un mundo donde el estrés es común y estamos constantemente conectados digitalmente, somos un caldo de cultivo para estas ideas falsas. Giordano Bruno decía “se non vero, ben trovato” (si no es verdad, está bien encontrado). Pero debemos tener cuidado con lo que creemos sin cuestionar.

En busca del equilibrio

Hace tres años, mi vida parecía estupenda. Trabajaba en el área digital de una gran empresa de televisión en Madrid y vivía en un ático en el centro de la ciudad. Sin embargo, sentía un vacío interior. Decidí dejarlo todo e irme sola a viajar por el mundo.

De repente me encontré en Australia, Nueva Zelanda, Indonesia, Japón e incluso en el desierto de Nevada. Viajar sola como mujer hace 50 años hubiera sido impensable. Pero hoy tenemos esa libertad.

Necesitaba desconectar para poder pensar y escucharme a mí misma. Pero al mismo tiempo quería estar conectada con el resto del mundo y especialmente con Galicia (mi lugar natal), mi familia y mis seres queridos.

A través de las redes sociales personales y profesionales pude encontrar ese equilibrio entre desconectar y conectar. Poco a poco fui encontrando mis motores intrínsecos, aquello que me hace estar bien para poder compartir y crear.

El autoconocimiento y el mundo digital

Cuando nos conocemos a nosotros mismos y combinamos ese autoconocimiento con el mundo digital, ocurre la magia. Cada uno de nosotros tiene sus propios motores intrínsecos que nos impulsan a dar lo mejor de nosotros mismos para hacer del mundo un lugar mejor.

Leer también:  Cómo alcanzar tus sueños: Aprende de una actriz premiada y reconocida internacionalmente

Ya sea en Nueva York o en Mondoñedo, podemos vivir donde queramos, comunicarnos y dar lo mejor de nosotros mismos gracias al mundo digital. Pero es importante pararse para poder crear y compartir.

Vivimos en un mundo sobreestimulado, especialmente debido al avance del mundo digital. Estamos constantemente conectados e influenciados por información personalizada según nuestras preferencias. Sin embargo, esto puede llevarnos a desconectarnos de nosotros mismos y ser vulnerables a la manipulación.

Es necesario encontrar un equilibrio entre desconectar y conectar con el resto del mundo. Cuando nos conocemos a nosotros mismos y utilizamos el mundo digital como herramienta para potenciar nuestros motores intrínsecos, podemos dar lo mejor de nosotros mismos para hacer del mundo un lugar mejor.

No tengas miedo de desconectar para volver a conectar contigo mismo/a. Descubre tus motores intrínsecos y úsalos como guía en tu vida diaria. Recuerda que tú eres quien tiene el control sobre cómo te conectas con el mundo.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.