Reduciendo nuestra huella ambiental: consejos para una vida sustentable

Ahora que he visto la charla TED de Carlos Medina Villena, me siento como si hubiera tenido una conversación con un amigo experto en energía. Carlos nos muestra cómo todos podemos sumar para cuidar nuestro planeta. ¡Descubre cómo hacerlo!

¡Hola! Hoy quiero contarte sobre una charla TEDx que vi recientemente y que me dejó realmente impactado. El autor de la charla se llama Carlos Medina Villena, y nos habló de una idea muy simple pero poderosa que ha sido de gran utilidad en su vida durante muchos años.

Una oportunidad para dejar huella

Carlos es ingeniero eléctrico y proviene de una pequeña ciudad llamada General Güemes en Salta, Argentina. Recuerda claramente cómo, al terminar el secundario, caminaba por las calles de su ciudad pensando en qué le depararía la vida. Se preguntaba si tendría éxito, si sería feliz, si se quedaría en Salta o se iría a otro lugar.

En ese momento, lo único que Carlos pedía era tener una oportunidad para demostrar todo lo que era capaz de hacer y producir un cambio en el mundo. Y esa oportunidad llegó cuando ganó una beca para estudiar ingeniería eléctrica en Buenos Aires.

A pesar de todos los cambios que experimentó al mudarse a la gran ciudad y comenzar la universidad, Carlos descubrió algo importante: cada uno tiene la capacidad de dejar un legado y marcar huella en el mundo.

Nuestro consumo eléctrico revela mucho sobre nosotros

Para ilustrar su punto de vista desde su perspectiva como ingeniero eléctrico, Carlos compartió algunos ejemplos sobre el consumo típico de electricidad en Argentina durante diferentes momentos del año.

Leer también:  Reconectando con la naturaleza urbana: Nuestros vecinos silvestres

Pensemos por un momento: ¿cuándo crees que consumimos más electricidad en un día de invierno? ¿Y en verano?

En la madrugada, mientras todos dormimos y las luces están apagadas, el consumo es bajo. Pero a medida que nos levantamos y comienza el día, el consumo aumenta. Llegamos a la tarde y se acerca ese glorioso momento de sentarnos a ver nuestra novela favorita o algún programa de televisión. En ese instante, encendemos la calefacción, los electrodomésticos como microondas u horno eléctrico.

Resulta que el momento de mayor consumo eléctrico en un día de invierno es alrededor de las 9 de la noche. En verano, ocurre algo similar pero sin calefacción: encendemos los aires acondicionados y ventiladores para combatir el calor.

Nuestro impacto colectivo

Ahora bien, Carlos nos mostró un gráfico que representaba dos días diferentes pero con comportamientos similares en cuanto al consumo eléctrico. Estos días coincidieron con dos partidos importantes del Mundial de Fútbol: Argentina contra Islandia y Argentina contra Nigeria.

Lo sorprendente fue observar cómo durante esos momentos clave del partido, el consumo eléctrico disminuyó significativamente. La gente se reunía en casas o bares para ver los partidos y dejaba sus propias luces apagadas para concentrarse en la televisión.

Este ejemplo demuestra cómo millones de personas pueden tener un impacto considerable e inconsciente en nuestro consumo energético cuando nos ponemos de acuerdo sin siquiera saberlo.

Hacia una sociedad más sustentable

Carlos nos recordó que el mundo está cambiando y que cada vez más países están adoptando políticas energéticas que promueven un consumo más eficiente y fuentes de energía renovables. De hecho, actualmente el 18% de la energía consumida en el mundo proviene de fuentes renovables.

Leer también:  Descubre la verdad oculta de la basura

Un ejemplo cercano es Uruguay, donde los diferentes partidos políticos se pusieron de acuerdo en 2005 para establecer una planificación energética a largo plazo. Como resultado, en 2017 solo el 2% de la electricidad generada en Uruguay provenía de fuentes no renovables como carbón o combustibles líquidos.

Aunque aún enfrentamos desafíos ambientales como inundaciones, sequías e incendios forestales, es importante reconocer que estamos frenando poco a poco nuestro impacto negativo y trabajando hacia un futuro más sostenible.

Cada uno puede marcar la diferencia

Carlos enfatizó que todos podemos ser parte del cambio y dejar una huella positiva en nuestra sociedad. No hace falta realizar cambios drásticos ni construir miles de aerogeneradores. Pequeñas acciones cotidianas pueden marcar la diferencia.

Apagar las luces cuando salimos de una habitación, transmitir mensajes positivos a otros o simplemente ser conscientes de nuestros consumos eléctricos son ejemplos simples pero significativos.

Nuestra capacidad para dejar huella en el mundo está presente en cada acción que tomamos. Todos podemos contribuir a construir un futuro más sustentable si nos comprometemos con pequeños cambios en nuestra vida diaria. Aprovechemos este momento de cambio para ser faros de esperanza y marcar una diferencia positiva en la sociedad. Juntos, podemos dejar una huella más limpia, más sustentable y con mejores valores.

¡Seamos parte del cambio!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.