Representación política: Descubre cómo exigir un cambio significativo

Imagina un sistema político en el que te sientas realmente representado. Matías, un talentoso publicista y creativo, nos revela cómo funciona el actual sistema político y el impacto negativo que tiene la falta de representación en él. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo! Después de ver su apasionante charla TEDx, he recopilado todos los puntos clave para compartir contigo en este artículo. Prep

Hoy quiero compartir contigo una charla Tedx que acabo de ver y que me dejó pensando en muchas cosas. El autor de la charla se llama Matías Dávila, un capacitador en el tema de metas, y en su presentación nos invita a reflexionar sobre cómo un país desarrollado se convierte en tal, mientras otros parecen estancados en vías de desarrollo.

¿Cómo se logra el desarrollo?

Dávila comienza planteándonos una pregunta interesante: ¿cómo es que países como Singapur, Alemania o incluso Japón han logrado convertirse en potencias económicas y educativas a pesar de las adversidades? Nos hace pensar en cómo estos países han superado situaciones difíciles como la devastación causada por la Segunda Guerra Mundial o incluso el hecho de ser bombardeados con armas nucleares.

El autor afirma que él se encarga de canalizar a las personas para llegar del punto A al punto B, y nos propone ciertos criterios importantes para evaluar por qué no estamos saliendo del estancamiento. Además, al finalizar su charla nos presenta una interesante propuesta.

La importancia del espejo

Dávila menciona un ejercicio muy poderoso: mirarnos frente al espejo. Él nos dice que lo que vemos reflejado no es más que los últimos cinco años de decisiones tomadas o decisiones no tomadas. Es importante entender que somos responsables de nuestro propio éxito o fracaso, ya sea consciente o inconscientemente.

Leer también:  Revolucionando el mundo: cómo enfrentar la crisis climática

Nuestro país también puede ser visto como un reflejo de las decisiones tomadas o no tomadas durante los últimos 40 años. Mientras nos enfocamos en culpar a los políticos por la situación actual, debemos recordar que somos nosotros quienes les damos el poder y somos poco rigurosos al exigirles resultados.

¿Cómo nos representan?

Dávila plantea una pregunta interesante: ¿cuántos de nosotros nos sentimos realmente representados por los políticos? No solo se refiere al presidente, sino a todos aquellos que toman decisiones importantes para nuestro país. Nos invita a reflexionar sobre cuál es la exigencia que tenemos frente a ellos y cómo confiamos ciegamente en su toma de decisiones sin siquiera conocer sus nombres.

En un sistema representativo como el nuestro, resulta curioso que exijamos como mínimo bachillerato para las personas encargadas de tomar decisiones educativas. Nosotros les otorgamos un cheque en blanco sin pensar en las consecuencias.

La importancia del voto pensado

Dávila critica el hecho de que votemos sin realmente pensar en lo que queremos para nuestro país. Hemos votado tanto por la izquierda como por la derecha y seguimos estancados en la misma situación. Citando a Einstein, él afirma que la locura es esperar resultados diferentes haciendo siempre lo mismo.

Nuestro sistema educativo también es objeto de crítica por parte del autor. Él menciona cómo recibimos una educación muy similar a la de nuestros padres, con contenidos poco relevantes para nuestra vida diaria. Nos enseñan cosas como trinomios cuadrados perfectos o el natalicio de Bolívar, pero ¿realmente nos han servido en algo?

Dávila también hace referencia a la contradicción que existe en nuestra sociedad. Por un lado, afirmamos que la salud es un derecho, pero por otro lado permitimos que los dueños de farmacéuticas y seguros médicos pongan precios exorbitantes a los medicamentos y servicios de salud, dejando sin acceso a muchas personas.

Leer también:  Superando límites: Cómo lograr el éxito personal con Priscila Ontiveros

El camino hacia nuestras metas

El autor nos comparte uno de los criterios que utiliza al trabajar con personas para ayudarles a alcanzar sus metas: el kaizen. Este concepto japonés se basa en la pregunta “¿cómo podría funcionar mejor?”. Dávila nos invita a aplicar este principio no solo en nuestra vida personal, sino también en nuestro país.

Nos habla sobre cómo países como Suiza constantemente consultan a su población para tomar decisiones importantes. Propone entonces un sistema donde podamos definir hacia dónde queremos ir como país y tener voz activa en las decisiones trascendentales.

A través de esta charla Tedx con Matías Dávila he aprendido la importancia de votar pensando y exigir resultados a quienes toman decisiones por nosotros. No podemos culpar únicamente a los políticos por nuestra situación actual; somos responsables tanto individual como colectivamente.

Necesitamos definir hacia dónde queremos ir como país y participar activamente en las decisiones trascendentales. Solo así podremos construir un futuro mejor para todos. Como dice Einstein, la creatividad es más importante que el conocimiento en tiempos de crisis. Es hora de ser creativos y buscar soluciones innovadoras para alcanzar el desarrollo que tanto anhelamos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.