Revolucionando costumbres: el impacto de las nuevas tecnologías

Prepárate para ser sorprendido. Descubre cómo las mujeres están transformando el mundo con su visión única. ¡Sigue leyendo y déjate inspirar!

Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir en un fascinante video de una charla TEDx. Se trata de una conferencia impartida por Constanza Etcheves, quien nos habla sobre la importancia de romper los estereotipos de género en las profesiones y cómo esto afecta nuestras elecciones vocacionales desde temprana edad.

El impacto del género en las profesiones

Constanza comienza su charla mencionando cómo desde pequeños se nos enseña a diferenciar entre lo que es para niños y lo que es para niñas. Nos muestran que el color celeste es para ellos, mientras que el rosa es exclusivo para nosotras. Los juguetes también están segregados: ellos juegan con autos y videojuegos de acción, mientras que a nosotras nos dan muñecas y juegos relacionados con la cocina o la moda.

Ella misma cuenta cómo creció rodeada de cuatro hermanos varones, quienes pasaban horas jugando videojuegos violentos y competitivos. A pesar de eso, ella también disfrutaba jugar con ellos ocasionalmente. Sin embargo, un día su abuela le sugirió jugar a ser princesa en lugar de participar en los videojuegos “de chicos”. Esta experiencia hizo reflexionar a Constanza sobre cómo estos mensajes sutiles pero constantes influyen en nuestras elecciones vocacionales.

Mujeres destacadas en carreras tecnológicas

A lo largo de su charla, Constanza menciona varios ejemplos inspiradores de mujeres pioneras en carreras tecnológicas. Nombres como Emily Rowling (supervisora de la construcción del Puente de Brooklyn), Margaret Hamilton (diseñadora del software que llevó al hombre a la Luna), Ada Lovelace (la primera programadora) y Elisa Bachofen (la primera ingeniera en Argentina) demuestran que las mujeres son capaces de destacar en campos históricamente dominados por hombres.

Leer también:  Cómo la tecnología transforma nuestra ética

Constanza nos invita a reflexionar sobre cuántas mujeres talentosas se han quedado en el camino debido a los estereotipos y prejuicios de género. ¿Cuántas Emily’s, Margaret’s, Ada’s y Elisa’s más podríamos tener si rompiéramos con estas barreras?

La importancia de romper los paradigmas

La charla continúa enfocándose en cómo nuestras elecciones vocacionales están influenciadas por estos discursos silenciosos que nos dicen lo que es “más para hombres” y lo que es “más para mujeres”. Constanza plantea la pregunta: ¿qué pasaría si imagináramos un mundo donde las carreras no tuvieran género? ¿Cómo sería la tecnología con la creatividad femenina, o las matemáticas con el ingenio femenino?

Es triste pensar que muchas veces nos limitamos a nosotros mismos por miedo a no ser competentes frente a los hombres en ciertos campos. Pero esto solo perpetúa la brecha de género existente. Constanza argumenta que como sociedades avanzadas, debemos reflexionar sobre cómo construimos nuestras ideas sobre las profesiones desde una edad temprana.

Influencia desde las escuelas

Según Constanza, las escuelas tienen un papel fundamental en enseñarnos a romper con estos paradigmas de género. Deben mostrarnos que las carreras no tienen género y que tanto hombres como mujeres pueden hacer cualquier cosa con total libertad. Es importante contar historias diferentes y no limitar nuestra capacidad diferenciándola por nuestro nombre o género.

La tecnología es una herramienta poderosa para resolver problemas de manera rápida y eficiente. Sin embargo, si no logramos despertar vocación en niñas desde temprana edad, seguiremos enfrentando barreras que impiden el acceso al mercado laboral y la promoción profesional igualitaria.

La importancia de la inclusión

Constanza nos invita a reflexionar sobre los datos actuales: solo el 33% de las inscriptas en carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) son mujeres. Si nos enfocamos solo en tecnología, solo el 16% de las mujeres eligen este camino. Estos números reflejan cómo los estereotipos de género afectan la confianza y elección vocacional de las mujeres.

Leer también:  Cómo la tecnología está revolucionando nuestras capacidades físicas

Es necesario fomentar la participación femenina en carreras tecnológicas para lograr una mayor diversidad e inclusión. Actualmente, solo el 6% de las aplicaciones móviles desarrolladas a nivel mundial fueron creadas por mujeres. Necesitamos más mujeres creando tecnología y formando parte de la toma de decisiones en este campo.

Responsabilidad compartida

Constanza concluye su charla recordándonos que todos somos responsables de romper con estos estereotipos y barreras. No solo los padres, sino también la sociedad en su conjunto. Todos traemos prejuicios que nos limitan y restringen nuestra libertad de elección.

Es fundamental que desde temprana edad se nos dé plena libertad para elegir nuestras vocaciones sin condicionamientos de género. Debemos imaginar un futuro donde las carreras no tengan género y donde hombres y mujeres trabajen juntos para construir una sociedad más equitativa.

La charla de Constanza Etcheves nos invita a reflexionar sobre cómo los estereotipos de género afectan nuestras elecciones vocacionales desde temprana edad. Nos muestra ejemplos inspiradores de mujeres destacadas en carreras tecnológicas, demostrando que el talento no tiene género.

Nos recuerda la importancia de romper con estos paradigmas desde las escuelas, enseñándonos que las carreras no tienen género y fomentando la inclusión femenina en campos tecnológicos. La tecnología es una herramienta poderosa que puede mejorar nuestras vidas, pero necesitamos la participación activa de mujeres para lograr un futuro más equitativo.

Depende de todos nosotros revisar estas viejas costumbres y construir una sociedad donde las profesiones no tengan género. Solo así podremos alcanzar nuestro máximo potencial como individuos y como sociedad.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.