Robots de casa: Asistencia para personas mayores

Descubre cómo los robots pueden mejorar la vida de las personas con demencia en esta fascinante charla TED

Hoy quiero compartir con ustedes una historia personal, la historia de mi superheroína, mi abuela. Y les preguntarán, ¿quién es la persona que más admiro en todo el mundo? Pues claramente es mi abuela. Fue una mujer excepcional, súper inteligente y siempre entendió la importancia de la educación como herramienta para lograr nuestras metas y salir adelante.

Desde pequeña, mi abuela me hacía el desayuno por las mañanas, me ayudaba con las tareas y me llevaba al colegio. Siempre me animó a seguir mis sueños y a estudiar medicina. Y así lo hice, estudié medicina y luego me fui de casa para especializarme en neurología.

Pero aproximadamente dos años después, mi madre comenzó a decirme que mi abuela estaba rara. Se le olvidaban las cosas y confundía a mi padre. Incluso llegó a no reconocerlo en ocasiones. También decía ver personas que no estaban allí y oír cosas extrañas.

Estos síntomas fueron empeorando con el tiempo hasta que se volvió dependiente en todas las actividades diarias. Tenía que depender completamente de mi madre para todo. Mi madre lo llevaba muy mal y decía que mi abuela se comportaba como una niña pequeña y veía cómo sufría.

Después de unos tres años aproximadamente, lamentablemente, mi abuela falleció debido a una demencia causada por la enfermedad de Alzheimer. Aunque no estuve presente en ese momento, según estadísticas esta es la causa más frecuente de demencia.

Me pregunto cuántos de ustedes han tenido algún familiar que haya padecido enfermedad de Alzheimer. Si levantan la mano, verán que somos muchos. Y resulta que cada tres segundos se diagnostica a una persona con esta enfermedad en el mundo. Se espera que para 2050, 152 millones de personas sean diagnosticadas con ella.

Leer también:  El futuro del deporte: Descubre Ludosport Madrid

Esto se debe en parte al aumento de la expectativa de vida. A medida que vivimos más años, aumenta el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Esto significa que tenemos un reto muy importante por delante: buscar tratamientos y estrategias de cuidado para esta enfermedad que afecta no solo a los pacientes sino también a los familiares.

En busca de soluciones

Desde la fundación en la que trabajo, nos tomamos este reto muy en serio. Formo parte de un equipo dedicado a realizar estudios de investigación con medicamentos llamados ensayos clínicos. También formo parte del equipo de robótica social.

Cuando me hablaron por primera vez sobre robots en el trabajo, lo primero que pensé fue: “Los robots nos van a quitar el trabajo”. Es lo que aparece constantemente en las noticias y medios. Se estima que dentro de unos 15 años aproximadamente, el 40% de los puestos laborales serán reemplazados por inteligencia artificial.

Es natural preocuparse por esto y pensar si nuestro trabajo está en peligro o si seremos reemplazados por robots. Pero también debemos tener presente el enorme potencial que tienen los robots para mejorar nuestra calidad de vida y posiblemente la de los pacientes con enfermedad de Alzheimer.

Para hablar más en detalle sobre esto, invité a un amigo al escenario. Su nombre es Sócrates, un robot asistente que ha sido programado para realizar estimulación cognitiva en personas con deterioro cognitivo.

Sócrates: el robot asistente

Sócrates fue elaborado por una empresa de Barcelona y luego modificado por el Instituto de Robótica e Informática Industrial. Le pregunté cómo él cree que podría ayudarnos a tratar a pacientes con deterioro cognitivo o enfermedad de Alzheimer.

Leer también:  Descubre la importancia del juego en el desarrollo de los adultos

Él me explicó que su tarea consiste en ayudar a los pacientes a realizar ejercicios cognitivos específicos, como poner fichas identificadas con letras o números en un orden determinado. Cuando el paciente comete un error, Sócrates se lo indica y le ayuda a identificarlo.

La estimulación cognitiva es muy beneficiosa porque ayuda a mantener o disminuir la progresión del deterioro cognitivo. Además, favorece la socialización, mejora el autoestima y ralentiza la pérdida de autonomía del paciente.

Robots asistentes en la vida cotidiana

Pero no solo podemos aprovechar los robots para estimulación cognitiva. También pueden ser útiles en tareas diarias como cocinar o recordar tomar medicamentos. Estos robots se llaman robots asistentes.

Tuve la oportunidad de participar en un proyecto llamado RANCiK (Robot Asistente a Domicilio para Pacientes con Deterioro Cognitivo Leve). En este proyecto, médicos e ingenieros de varios países trabajamos juntos para desarrollar funciones que pudieran ayudar a los pacientes con enfermedad de Alzheimer.

El robot RANCiK es capaz de detectar caídas en personas mayores de 65 años, que son la población más afectada por esta enfermedad. También puede detectar si el paciente ha dejado algo encendido en la cocina, como el microondas. Además, puede recordarle al paciente tomar su medicación y asegurarse de que los objetos estén en su lugar correcto.

Otras tareas complejas que puede realizar son recoger objetos del suelo y prevenir las caídas, recordar al paciente beber líquidos para evitar la deshidratación, recordarle la hora de comer y facilitar videollamadas para fortalecer los lazos con familiares y amigos.

Participar en el proyecto RANCiK fue una experiencia única. Tuvimos muchas anécdotas y momentos divertidos. Trabajar junto a familias y pacientes nos permitió probar estas funciones directamente en sus hogares.

Leer también:  Descubre los beneficios de la nube: ¡una revelación!

La historia personal de mi abuela me llevó a formar parte de un equipo dedicado a buscar soluciones para el Alzheimer. Los robots asistentes tienen un enorme potencial para mejorar nuestra calidad de vida y ayudarnos a cuidar mejor a los pacientes con esta enfermedad.

Aunque es cierto que la automatización traerá cambios importantes en el mercado laboral, no debemos temer perder nuestros empleos. Debemos adaptarnos e incorporarnos al desarrollo tecnológico para aprovechar al máximo sus beneficios.

El Alzheimer es una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo. Debemos unirnos y trabajar juntos para encontrar tratamientos y estrategias de cuidado que mejoren la vida de los pacientes y sus familias.

Así como mi abuela fue mi superheroína, podemos convertirnos en superhéroes para aquellos que padecen esta enfermedad. Con la ayuda de la tecnología y los avances científicos, podemos marcar la diferencia en sus vidas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.