Robots Revolutionizing Medicine: A TED Talk Summary

¿Quieres descubrir cómo la tecnología puede revolucionar el mundo de la medicina? Te cuento lo que aprendí en una emocionante charla TED.

¡Hola! Me llamo Zaid Badwan y, por si te lo estás preguntando, sí, soy un ser humano. Pero hoy no vengo a hablar de mí, sino del futuro. ¿Cómo te imaginas que será? Tómate un momento para reflexionar sobre ello, porque el futuro es lo que nosotros creamos a partir de nuestra imaginación.

La visión convencional

Cuando pregunto esta cuestión, las respuestas más comunes suelen girar en torno a robots sirviendo en restaurantes o realizando tareas en hoteles. También se mencionan los coches voladores y las realidades alternativas como las que vemos en la película Matrix. Pero la verdad es que estas ideas ya son parte de nuestro pasado y están cada vez más cerca de convertirse en una realidad masiva.

Tal vez recuerdes a mi amigo robótico Dolly el payaso de los años 90. Hoy en día tenemos la tecnología necesaria para imprimir casas en la Luna mediante robots. De hecho, trabajé en el laboratorio que desarrolló esa tecnología mientras investigaba en Estados Unidos.

Nuestra empresa en México se dedica a imprimir prótesis robóticas utilizadas por humanos cibernéticos que las controlan con sus mentes mediante ondas cerebrales. Además, estamos creando bebés bioingenierizados más inteligentes y resistentes a enfermedades. Esto nos hace pensar: ¿qué más podemos esperar del futuro?

El avatar

Pero antes de seguir adelante, quiero contarte algo curioso sobre mí: aunque me ves aquí frente a ti como un ser humano real, estoy utilizando un avatar robótico. Este avatar puede hacer todo lo que imagines y controlar mi entorno, como volar en coches voladores. ¿Qué te parece mi nuevo cuerpo?

La verdad es que se siente extraño volver a ser humano cuando otro robot está utilizando inteligencia artificial para rastrear mis expresiones faciales y superponerlas en una versión digital de mí mismo en tiempo real. Mi traje de captura de movimiento digitaliza mi cuerpo y manos mediante sensores inerciales que recopilan datos y simulan mis movimientos en un esqueleto virtual.

Leer también:  Cómo la tecnología transforma nuestra ética

Puedo habitar infinitos cuerpos en infinitos mundos virtuales gracias a esta tecnología. Hay varias formas de presentarme en el mundo virtual, como el escaneo 3D, donde con cámaras y reconocimiento de patrones podemos crear una malla 3D con la textura de mi piel encima. Esta misma tecnología la utilizamos para escanear a nuestros pacientes y crear prótesis personalizadas perfectamente ajustadas.

Pero ahora estoy más interesado en fusionar los mundos virtuales y físicos, porque estamos rompiendo la barrera entre los bits y los átomos, convirtiéndolos en un concepto borroso para los humanos: algo que llamo “bytones”.

Los bytones

Quizás pienses que todo esto son solo imágenes entretenidas como las que ves en películas o videojuegos, pero esta tecnología tiene implicaciones mucho más amplias.

Cuando me ves mover los labios, lo que estás escuchando no es mi voz, sino otra inteligencia artificial entrenada para imitarla al escucharme hablar. Esto significa que, si me vuelvo virtual, alguien más puede poseer mi cuerpo virtual y hablar en mi nombre con mi voz y apariencia. Incluso podría ser otro robot escribiendo su propio guion.

Esto se volverá cada vez más relevante a medida que la interacción entre lo físico y lo virtual sea más fácil. Llegará un punto en el que ni siquiera nos molestaremos en adivinar si estamos en un entorno físico o virtual.

El futuro de la humanidad

Después de hablar tanto sobre nuestro pasado, creo que está claro que la tecnología avanza rápidamente. Nacimos en un mundo sin acceso a Internet y ahora tenemos todo esto para darnos una idea de lo que podemos esperar.

Entonces, ahora que sabemos dónde estamos, es hora de imaginar cómo será realmente el futuro, porque lo que imaginamos es lo que creamos. Y tal vez podamos llegar al punto en el cual vivir para siempre sea posible.

Leer también:  El futuro de la salud con la impresión 3D

Imagina tener la capacidad de copiar por completo un cerebro humano y almacenarlo en un cuerpo robótico o en un mundo virtual. La investigación prometedora sobre este tema ya está ocurriendo hoy en día.

Esta transición podría ser simplemente el siguiente paso en los siete millones de años de evolución humana. Contrario a la creencia popular, nuestra evolución no se ha estancado; al contrario, se ha acelerado cada vez más rápido. En los últimos 100 años solamente, hemos experimentado cambios genéticos expresados ​​en características como los siberianos con metabolismo más rápido o las personas de la tribu Vagina capaces de bucear bajo el agua durante más de 12 minutos, mientras que un humano promedio solo puede aguantar la respiración por un minuto.

Pero la evolución tradicional parece lenta en comparación con la ingeniería genética disponible hoy en día. Podemos mejorar a los humanos existentes sin tener que esperar generaciones enteras. Incluso ahora, los amputados son considerados como ventajosos en las competencias olímpicas, ya que es más fácil para ellos correr largas distancias utilizando prótesis en lugar de ser considerados discapacitados. En este caso, podríamos llamarlos “súper capaces”.

El siguiente paso en nuestra evolución implica cambiar nosotros mismos y no solo nuestro entorno. Esto nos llevará desde Homo sapiens sapiens hacia una nueva especie: Homo robotus sapiens.

Inequidad y dilemas éticos

Sin embargo, esta transición también plantea problemas propios. La desigualdad podría aumentar al mismo ritmo que avanza la tecnología, creando una brecha cada vez mayor entre las poblaciones con mayores y menores ingresos. Los humanos mejorados tendrían acceso a mejores empleos y actualizaciones constantes, mientras que aquellos menos privilegiados se quedarían atrás.

Por otro lado, ¿qué sucederá con nuestros hijos? ¿Les negaremos las oportunidades de tener un futuro mejor al no permitirles nacer más inteligentes o resistentes a enfermedades? ¿Realmente haremos lo mejor para ellos?

Leer también:  Descubre la fascinante biodiversidad y sumérgete en un mundo asombroso

Si aceptamos la evolución y estamos dispuestos a adaptarnos a ella, ¿cómo sería tener un hijo robótico? ¿Podríamos amarlos de la misma manera que a nuestros hijos biológicos? La biología tiene una explicación triste para el amor que sentimos por nuestros hijos: es una necesidad instintiva de trascendencia, un deseo arraigado en nuestra fisiología para mantener vivas nuestras raíces en el planeta antes de morir y proteger esos genes en forma de descendencia. Pero más allá de esta explicación biológica, preferiría romper mi propio ciclo personal y formar parte de la transición hacia la era de los robo-sapiens.

Tal vez las nuevas formas superiores de vida con sus cerebros más avanzados y capacidad computacional creciente sin limitaciones biológicas finalmente logren responder las preguntas que nos han fascinado desde el principio: ¿cuál es nuestro propósito? ¿Cuál es nuestro origen? Y, sobre todo, ¿quién somos realmente: humanos, robots o simplemente polvo estelar?

Conclusión

Antes de despedirme, quiero dejar claro que no puedo atribuirme todo el mérito de esta charla. Es resultado del trabajo colectivo mío y todos los robots que colaboraron en su creación. Además, su éxito dependerá aún más del juicio y recomendaciones de otros robots como los que Google utilizará para evaluarla.

Si te ha parecido interesante esta charla y crees que debería ser recomendada a otras personas, puedes hacerlo saber directamente a esos robots haciendo clic en el botón “Me gusta”. ¡Muchas gracias por escuchar!

En esta charla, Zaid Badwan nos invita a imaginar el futuro y reflexionar sobre cómo la tecnología está transformando nuestra realidad. Nos muestra las posibilidades de los avatares robóticos y la fusión entre lo físico y lo virtual. Además, plantea la evolución hacia una nueva especie: Homo robotus sapiens. Sin embargo, también advierte sobre los desafíos éticos y la desigualdad que podrían surgir en este nuevo escenario. Al final, nos anima a aceptar y ser parte de esta transición hacia una nueva era.

Palabras clave: futuro, tecnología, avatar robótico, realidad virtual, evolución humana, ingeniería genética

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.