Rompiendo límites: cómo alcanzar tus sueños con perseverancia

En esta charla TED, descubre cómo las coincidencias nos guían hacia nuestro destino. Una lección inspiradora que cambiará tu perspectiva. ¡No te la pierdas!

Un sueño hecho realidad: de la adversidad al éxito

Hace diecisiete años, comencé algo sin tener idea de lo que se convertiría en mi vida. En aquel entonces, necesitaba encontrar una forma de mantenerme por mí mismo, ya que mi madre me dijo que no podía seguir manteniéndome y que debía empezar a ganarme la vida. Fue un momento decisivo en mi vida.

Hoy en día, doy empleo a más de 4000 personas y tengo un periódico llamado El Financiero, en alianza con Bloomberg. Somos un referente muy importante en nuestro país. Pero déjenme decirles algo: cuando era joven e indecente (sí, así como lo oyen), no venía de una familia adinerada ni heredé dinero. Venía de una familia de clase media y estaba buscando desesperadamente cómo hacerlo.

En busca del negocio perfecto

Siempre estaba pensando en alguna estrategia para poder emprender un negocio propio. Recuerdo haber trabajado como mensajero para una revista política local mientras también hacía mandados y recados para mis jefes. Aprendí a manejar sin siquiera tener licencia y solía ayudarlos llevando personal a sus casas después del trabajo.

Fue durante ese tiempo que me di cuenta de algo interesante: conocía a todas las secretarias y personas con las que me encontraba diariamente al entregar la revista. Tenía un trato directo con ellos y descubrí que había todo un comercio entre oficinas donde vendían cosas unos a otros.

Leer también:  Claves para enfrentar el futuro postpandemia: aprende ética y emociones en minutos

El negocio de la joyería

Así que se me ocurrió una idea. Decidí entrar en el mercado de la joyería y empecé a ofrecer joyas en consignación a las personas con las que tenía contacto diario. Les entregaba las joyas y ellos me pagaban a quincena, quedándose con un porcentaje de las ventas.

Este pequeño negocio fue creciendo y al cabo de un año, ya había fundado mi propia empresa. Me di cuenta de que vendiendo comida podía ser millonario, así que decidí abrir un pequeño local de comida donde ofrecía comidas por solo 7 pesos cada una.

Fue difícil al principio porque tenía compromisos financieros pendientes, pero poco a poco fui encontrando soluciones para hacer frente a los problemas económicos. Empecé a ofrecer comidas no solo en mi local, sino también en otros negocios cercanos. Recorría papelerías, salones de belleza e incluso gasolineras para ofrecer mis servicios.

De la comida a las antenas parabólicas

A medida que mi negocio de comida iba creciendo, también descubrí mi pasión por la televisión y la electrónica. Aprendí cómo operar sistemas parabólicos e incluso empecé a repararlos para otras personas.

Recuerdo haber tenido un cliente cuyos televisores se habían dañado debido a un rayo. Decidí ayudarlo reparándolos yo mismo y así comenzó mi aventura en el mundo de las telecomunicaciones.

Hacia nuevos horizontes

Poco tiempo después, empecé a vender sistemas de antenas parabólicas y equipos profesionales de televisión. Mi negocio creció rápidamente y en tan solo 10 años, el 95% de las televisiones en el país habían sido instaladas por mi empresa.

Pero siempre estaba buscando nuevas oportunidades para seguir creciendo. Decidí expandirme a Centroamérica y comenzamos a instalar sistemas en diferentes países de Latinoamérica. También incursionamos en la venta de cámaras de circuito cerrado y nos convertimos en líderes del mercado.

Leer también:  Prevención del suicidio: cómo salvar vidas y encontrar esperanza

El periódico financiero

A pesar del éxito que había alcanzado, sentía que aún me faltaba algo. Siempre me había interesado el mundo de los medios de comunicación, pero solo estaba detrás de la información, sin participar activamente.

Fue entonces cuando decidí comprar un periódico llamado El Financiero. No sabía nada sobre cómo operar un periódico, pero eso no me detuvo. Viajé alrededor del mundo para aprender sobre el negocio y durante uno de mis viajes conocí al fundador del diario Bloomberg News en Nueva York.

Después de una breve conversación con él, logré convencerlo para que permitiera que mi periódico se integrara a su plataforma global. Hoy en día, El Financiero Bloomberg es una plataforma muy importante en nuestro país.

Mi historia es un claro ejemplo de cómo los sueños pueden hacerse realidad si uno se lo propone y persigue sus metas con perseverancia. A lo largo del camino he aprendido que las adversidades son oportunidades disfrazadas y que cada obstáculo puede convertirse en un trampolín hacia el éxito.

Así que, si tienes un sueño, no importa cuán grande o imposible parezca, ¡ve tras él! No te detengas por las circunstancias actuales o las limitaciones que puedas tener. Si yo pude convertirme en uno de los empresarios más importantes de mi país, tú también puedes lograrlo.

Recuerda siempre seguir buscando nuevas oportunidades y aprender de cada experiencia. El camino al éxito puede ser difícil y desafiante, pero con determinación y pasión, puedes alcanzar tus metas y hacer realidad tus sueños.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.