Salud mental: Priorizando el bienestar emocional para una vida plena

Descubre cómo las emociones pueden cambiar tu vida. Acompáñame a explorar la charla imprescindible de Yael Valdés Querol en TEDx sobre la importancia de darle voz a nuestras emociones.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una charla Tedx que vi recientemente y que me dejó realmente impactado. Se titula “La importancia de la salud mental: dos historias personales” y fue presentada por Yael Valdés, una médica cirujana general con especialidad en psiquiatría. A través de dos historias muy personales, Yael nos muestra cómo la salud mental puede marcar la diferencia en nuestras vidas.

Historia 1: La sonrisa que lo cambió todo

Yael comienza su charla hablando de su abuelo. Cada viernes, era tradición que él visitara su casa para almorzar. Sin embargo, Yael notó un cambio en su humor y sonrisa. Preocupado por esto, decidió hacer algo al respecto.

Con terquedad adolescente, Yael se propuso hacer sonreír a su abuelo. Después de varios intentos fallidos, finalmente logró arrancarle una sonrisa. Esto tuvo un impacto profundo en ella y decidió llevarlo más allá.

Juntos pegaron stickers con caritas felices en los espejos de la casa de su abuelo y otros lugares estratégicos. El objetivo era recordarles a todos los que pasaran por ahí la importancia de sonreír. Esta simple acción tuvo un efecto sorprendente: no solo alegraba el día de las personas, sino que también generaba cambios positivos en sus estados de ánimo.

Historia 2: Una noche inolvidable

Luego, Yael nos lleva a un momento crucial en su carrera como médica. Durante una guardia en la emergencia de un hospital, se encontró con cuatro pacientes que dejaron una profunda huella en ella.

Leer también:  Cómo vencer barreras y triunfar: descubre ideas emocionantes

El primer paciente era un adulto mayor que llegó con una herida por arma de fuego. Vivía solo y había enfrentado la violencia doméstica de sus vecinos. Yael vio más allá de la herida física y sintió empatía por su situación de abandono.

El segundo paciente era un hombre en estado etílico, que se comportaba de manera irrespetuosa hacia el personal médico femenino. Yael no pudo evitar sentir incomodidad y cuestionarse sobre las posibles víctimas de su machismo y alcoholismo.

La tercera paciente era una mujer joven con múltiples traumas emocionales, incluyendo abuso sexual, violencia doméstica e intentos previos de suicidio. Sufría tanto físicamente como emocionalmente, y buscaba desesperadamente contención.

Por último, Yael atendió a una mujer sordomuda con dificultades para comunicarse. Tenía la herida abierta e infectada después de dar a luz por cesárea. Esta madre soltera luchaba por cuidar a su bebé mientras enfrentaba grandes dificultades.

Más allá del problema físico

A través de estas historias impactantes, Yael nos muestra cómo es importante ir más allá del problema físico y prestar atención a la salud mental de las personas. En cada caso, no solo veía los síntomas o lesiones visibles; también veía la carga emocional y el sufrimiento de cada individuo.

Después de esa guardia, Yael se desmayó. Sus padres no tardaron en llevarla al psicólogo y luego al psiquiatra, donde recibió un diagnóstico de depresión, trauma y una fobia. Afortunadamente, creció en una familia que valora tanto la salud mental como la física.

La charla de Yael Valdés nos invita a reflexionar sobre la importancia de la salud mental en nuestras vidas. Nos muestra cómo pequeños gestos, como una sonrisa o un sticker con caritas felices, pueden marcar una gran diferencia en el bienestar emocional de las personas.

Leer también:  El poder de la esperanza: transformando vidas en la remota Amazonía

También nos recuerda que la salud mental es un derecho fundamental que debe ser accesible para todos. En un mundo donde 800 mil personas se quitan la vida cada año, es urgente tomar medidas para abordar esta pandemia invisible.

Como sociedad, debemos trabajar juntos para construir un futuro donde la salud sea evaluada e integrada de manera integral. No podemos olvidar que todos somos responsables de cuidar nuestra propia salud mental y apoyar a aquellos que lo necesiten.

A partir de hoy, no olvides pegar tus propios stickers con caritas felices en los espejos y lugares estratégicos para recordarte a ti mismo y a los demás: ¡la salud mental es tan importante como la salud física!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.