Superar adicción al juego: Descubre la historia inspiradora de Tom Giovanetti

¿Te imaginas fundar una empresa a los 16 años y ser considerado uno de los próximos líderes del mundo? Descubre la fascinante historia de Tom Giovanetti en esta increíble charla TEDx.

Hace poco tuve la oportunidad de ver una charla Tedx muy interesante sobre cómo aprendemos y el papel que los videojuegos pueden desempeñar en este proceso. El orador, Tomas Giovanetti, compartió su historia personal y cómo ha utilizado los videojuegos como una herramienta para educar y generar cambios positivos en las personas.

Un nuevo enfoque hacia el aprendizaje

Tomas comenzó su charla citando a un filósofo antiguo que decía que se puede conocer mejor a una persona con tan solo un día de juego que en todo un año de conversación. Esta frase fue el punto de partida para reflexionar sobre cómo aprendemos actualmente.

Pidió al público que levantara la mano aquellos que creyeran que hoy en día aprendemos de la manera correcta, ya sea en colegios, universidades o empresas. La respuesta fue clara: muy pocos levantaron la mano.

Luego, Tomas compartió su propia historia. Hace seis años, cuando tenía 16 años, decidió dejar atrás su carrera como tenista profesional debido a las incompatibilidades entre sus estudios y entrenamientos. Durante esos años escolares, también experimentó altos niveles de acoso escolar en varios colegios diferentes.

Utilizando los videojuegos para generar conciencia

Fue entonces cuando se preguntó por qué no utilizar los videojuegos como una herramienta para abordar el problema del bullying. Así nació “Ignacio”, el primer videojuego creado por Tomas con el objetivo de concientizar sobre las consecuencias negativas del acoso escolar.

Leer también:  El poder del cambio personal: empresas que transforman el mundo

Ignacio se convirtió en un éxito a nivel global, superando a muchos otros juegos con grandes presupuestos. Pero lo más importante para Tomas fue darse cuenta de que estaba impactando la vida de las personas mientras jugaban. Los usuarios estaban experimentando cambios en su comportamiento y reflexionando sobre la importancia de tratar bien a los demás.

El estigma del gaming

Tomas señaló que, aunque cada vez menos, los videojuegos todavía tienen mala prensa. Muchos padres regañan a sus hijos por pasar demasiado tiempo frente a la computadora y los medios de comunicación atribuyen al gaming problemas como la violencia en los jóvenes o el déficit de atención.

Sin embargo, Tomas no está de acuerdo con esta visión negativa. Él cree que los videojuegos son una herramienta poderosa de comunicación y que depende del contenido dentro del juego cómo se utilizará esa herramienta.

Revolutionizando la forma en que aprendemos

Hace seis años, Tomas se propuso hacer algo diferente con los videojuegos: utilizarlos como una forma divertida y efectiva para aprender. Su objetivo era revolucionar la forma en que aprendemos y cambiarla hacia un aprendizaje grupal y divertido.

En su charla mencionó el ejemplo personal de cómo cambió su propia percepción sobre el aprendizaje. Durante mucho tiempo se criticó por no ser una persona ávida lectora, hasta que comprendió que su mecanismo de aprendizaje era distinto debido a haber crecido rodeado de dispositivos electrónicos desde muy joven.

El potencial del gaming

Tomas compartió su visión sobre el potencial del gaming en diferentes ámbitos, no solo para los jóvenes. Mencionó que la edad promedio de un gamer es de 34 años y que también se puede aplicar esta herramienta en el ámbito empresarial.

Leer también:  Transforma tu vida con la empatía: una charla inspiradora

Imaginemos juegos que fomenten hábitos saludables, reduzcan la huella de carbono o enseñen educación financiera. También se pueden utilizar en cursos de capacitación, como una forma más atractiva y efectiva de aprender temas como ciberseguridad.

Aprender mientras nos divertimos

El mensaje principal que Tomas quiere transmitir es que el aprendizaje no tiene por qué ser aburrido ni estar separado de la diversión. Los videojuegos pueden ser una herramienta poderosa para cerrar la brecha entre los métodos tradicionales de aprendizaje y las habilidades necesarias para el futuro.

Tomas Giovanetti nos invitó a reflexionar sobre cómo aprendemos actualmente y cómo podemos utilizar los videojuegos como una herramienta educativa efectiva. Nos mostró cómo ha utilizado los videojuegos para generar conciencia sobre problemas sociales importantes, como el bullying, y cómo estos juegos pueden motivarnos a cambiar nuestro comportamiento en la vida real.

Nos recordó que los videojuegos no son solo para niños, sino que tienen un gran potencial en todos los ámbitos: desde la educación hasta las empresas. Aprendiendo mientras nos divertimos, podemos cerrar la brecha entre las formas tradicionales de aprendizaje y las habilidades necesarias para enfrentar el futuro.

Así que la próxima vez que veas a alguien jugando videojuegos, recuerda que no solo están pasando el tiempo, sino que también pueden estar aprendiendo y creciendo de una manera divertida y efectiva.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.