Tabúes y estigmas en enfermedades mentales: impacto de la cuarentena

Te quedarás boquiabierto al descubrir los impactantes hallazgos sobre salud mental en la cuarentena. Sigue leyendo para acabar con estigmas y tabúes.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo algo que acabo de descubrir en un video de una charla Tedx que me dejó realmente impactado. La charla se titula “¿Por qué no hablamos de enfermedades mentales?” y es presentada por Cecilia Lopez Steinmetz, una científica y doctora en psicología.

La sala de espera

Cecilia comienza su charla hablando sobre una experiencia personal en la sala de espera de un sanatorio. Mientras esperaba su turno, notó algo curioso: las personas desconocidas que estaban allí empezaron a entablar conversaciones sobre sus enfermedades físicas. Compartían detalles íntimos y recibían apoyo empático por parte del resto. Sin embargo, lo que llamó la atención fue la ausencia total de menciones a enfermedades mentales como depresión, ansiedad o esquizofrenia.

En contraste, cuando alguien era llamado para entrar a un consultorio cardiológico, por ejemplo, recibía alientos y palmaditas en la espalda. Pero si el consultorio era para salud mental, el ambiente cambiaba drásticamente. Las miradas se volvían incómodas y los prejuicios afloraban.

Hablemos sin tabúes

Cecilia plantea entonces una pregunta interesante: ¿por qué no nos animamos a hablar abiertamente sobre las enfermedades mentales? Tal vez sea porque creemos que existen personas “normales” en algún lugar lejano. Pero aquí viene la revelación: las personas normales no existen.

Ella nos invita a reflexionar y cuestionar nuestra certeza sobre la normalidad. Si padecemos síntomas relacionados con trastornos mentales, es importante buscar ayuda profesional en lugar de negarlos o esconderlos. Las enfermedades mentales son tan reales como las físicas y no nos hacen menos valiosos como personas.

Leer también:  Descubriendo el universo: Un viaje emocionante a través de los secretos del cosmos

La cuarentena y la salud mental

Cecilia también menciona el impacto que tuvo la cuarentena por la pandemia de COVID-19 en nuestra salud mental. Durante ese período, muchas personas empezaron a preocuparse por su bienestar emocional y el de sus seres queridos. Se dieron cuenta de que los síntomas relacionados con depresión, ansiedad o consumo nocivo de alcohol pueden afectarnos a todos, incluso a aquellos que se consideran “normales”.

Desde su laboratorio en la Universidad Nacional de Córdoba, Cecilia realizó investigaciones para medir el estado de salud mental antes, durante y después de la cuarentena. Uno de los hallazgos más interesantes fue que los indicadores de malestar psicológico general se mantuvieron estables en aquellos estudiantes universitarios que habían sido diagnosticados previamente con trastornos mentales. Sin embargo, en aquellos sin diagnóstico previo, hubo un aumento significativo en los niveles de depresión y ansiedad.

Aceptación y comprensión

Lo importante es reconocer que nuestros pensamientos y emociones son parte integral de lo que nos hace humanos. No solo cuando son positivos o bonitos, sino también cuando se vuelven oscuros o negativos. Nuestro estado de ánimo fluctúa, al igual que un electrocardiograma, y eso es normal. Pero cuando esos cambios nos generan sufrimiento o afectan nuestra calidad de vida, es crucial buscar ayuda y afrontarlos.

Cecilia nos invita a remover los prejuicios sobre las enfermedades mentales y reconocerlas como parte de nuestro estado de salud total. Así como no nos invalida tener una enfermedad física, tampoco lo hace tener una enfermedad mental. Ambas son igualmente importantes y merecen ser tratadas con respeto y comprensión.

La charla de Cecilia Lopez Steinmetz nos invita a reflexionar sobre la importancia de hablar abiertamente sobre las enfermedades mentales. Nos muestra que todos somos susceptibles a padecer síntomas relacionados con trastornos mentales en algún momento de nuestras vidas, sin importar cuán “normales” creamos ser. Es fundamental aceptar y comprender estas condiciones para poder buscar ayuda profesional y mejorar nuestra calidad de vida.

Leer también:  Virus como aliados: La revolución de la medicina

Así que te animo a romper los tabúes y prejuicios sobre las enfermedades mentales. No tengas miedo ni vergüenza de hablar sobre tus emociones o buscar apoyo si lo necesitas. Recuerda: no existe la normalidad absoluta, solo existimos nosotros con nuestras particularidades y luchas internas. ¡Hablemos sin temor!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.