Tango: La herramienta para la resiliencia que cambiará tu vida

Descubre cómo la resiliencia puede transformar tu vida de la mano de Zu, una profesora de tango apasionada y experta en mejorar la calidad de vida. Prepárate para una charla inspiradora llena de sabiduría.

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una charla TEDx que acabo de ver y que me dejó realmente impactado. Se titula “La danza del tango como herramienta de resiliencia” y la ponente es Susana Zamarrón, una bailarina mexicana que decidió estudiar tango en Buenos Aires después de superar una lesión en la columna vertebral.

El desafío de aprender un nuevo lenguaje

Susana comienza su charla relatando cómo, a pesar de haber dedicado muchos años a la danza, desde gimnasia rítmica hasta bailes folclóricos y salón, tuvo que enfrentarse a un nuevo desafío cuando decidió estudiar tango en Argentina. Aunque todos creemos hablar el mismo idioma, descubrió que los porteños hablan con su propio modismo y utilizan términos diferentes.

Para ella, esta experiencia fue un verdadero aprendizaje sobre cómo enfrentar la realidad cuando nos encontramos en situaciones nuevas o desconocidas. Tuvo que adaptarse al lenguaje del tango para poder comunicarse efectivamente con sus maestros y compañeros de baile.

El equilibrio autónomo

Uno de los primeros conceptos clave que Susana aprendió durante su estudio del tango fue el “equilibrio autónomo”. En palabras simples, se trata de tener autonomía en nuestra postura y no depender del hombre para mantener el equilibrio durante el baile. Esto implica tener una postura firme e independiente, capaz de resistir incluso si nuestro compañero nos suelta.

Leer también:  La fórmula de la felicidad: descubre cómo superar desafíos y destacarte

A través de mucha práctica y ejercicios específicos, Susana logró desarrollar este equilibrio autónomo y se dio cuenta de que ya podía bailar tango. Sin embargo, su viaje no terminaba ahí.

La responsabilidad del aprendizaje

Cada nuevo maestro que tuvo le enseñó nuevas figuras, movimientos y posturas. Cada uno depositaba un “granito” en su proceso de aprendizaje. Pero también le pedían algo más: hacerse responsable de la nueva información y del dominio adquirido.

En ese momento, Susana se preguntó qué significaba exactamente ser responsable en el contexto del tango. La respuesta fue clara: asumir la responsabilidad de lo que sabes hacer. No basta con ir a clases y aprender las técnicas; hay que ser consciente de ello y aplicarlo durante el baile.

Conciencia del espacio compartido

Otro aspecto importante que Susana descubrió durante su estudio del tango fue la importancia de tomar conciencia del espacio compartido en la pista. Aprendió a moverse solo dentro del área asignada por su pareja y a evitar chocar o discutir con otros bailarines.

Esta habilidad requiere inteligencia social y sociabilidad inteligente para adaptarse al entorno sin interrupciones ni conflictos. Es una forma elegante de comunicarse con los demás bailarines sin perder el ritmo ni perturbar la fluidez de la danza.

Frustración, tolerancia y resiliencia

A lo largo de su proceso de aprendizaje, Susana confiesa que experimentó momentos de frustración. Sin embargo, sus maestros también le enseñaron a transitar por esa frustración y a tolerarla. Aprendió que no todo está escrito y que el tango es un arte en constante evolución.

Finalmente, llegó el momento en el que pudo abrazarse con su primer compañero de baile. Pero más allá del tango, esta experiencia la llevó a reflexionar sobre la resiliencia.

Leer también:  Descubre cómo encontrar propósito y vivir dos veces a través de la creatividad

La danza como herramienta de resiliencia

Cuando regresó a México, Susana comenzó a investigar sobre la palabra “resiliencia” que había estado rondando su mente durante todo este proceso. Estudiando al doctor Dagoberto Flores, descubrió una definición clara: la resiliencia es la capacidad innata de todo ser humano para salir triunfante después de atravesar situaciones adversas.

En ese momento, comprendió cómo cada maestro de tango había fortalecido uno de los pilares fundamentales de su propia resiliencia sin siquiera saberlo. Cada clase representaba un nuevo desafío y una oportunidad para desarrollar habilidades como autonomía, responsabilidad, conciencia espacial y sociabilidad inteligente.

Susana concluye su charla diciendo que todos nos encontramos en diferentes áreas y enfrentamos distintas situaciones en nuestras vidas. Pero si somos conscientes de cómo estamos enfrentando esos desafíos y cómo estamos fortaleciendo nuestros propios pilares de resiliencia, podemos tener la certeza de estar creciendo constantemente como individuos.

La charla de Susana Zamarrón nos invita a reflexionar sobre cómo las experiencias que enfrentamos en nuestras vidas pueden convertirse en poderosas herramientas de resiliencia. A través del tango, ella aprendió a ser autónoma, responsable, consciente y sociable, habilidades fundamentales para superar cualquier adversidad.

Así que la próxima vez que te encuentres frente a un desafío o una situación nueva, recuerda la historia de Susana y pregúntate: ¿cómo puedo fortalecer mis propios pilares de resiliencia?

¡El baile del tango puede enseñarnos mucho más que solo pasos elegantes!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.